Se encuentra usted aquí

EL CORONAVIRUS VILLANO

Lunes, 29 de Junio 2020 - 10:30

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

_111471446_virus.jpg

Los virus son auténticos parásitos que invaden el cuerpo de su víctima, lo usan para replicarse, desorganizarle las funciones y finalmente matarla. Estos patógenos solo atacan células vivas de animales, vegetales y al hombre. Su único objetivo es causar epidemias graves como: la viruela, la influenza española, la polio, el SIDA y en los últimos años: el ébola, el SARS, el MERS, el H1N5; muy recientemente el SARS-CoV-2 popularmente conocido como el COVID-19. Los virus siempre han estado presentes en la vida del hombre y nosotros hemos sido sus víctimas. La razón es muy simple: tienen un gran índice de mutación y carecen de funciones metabólicas, de tal manera que no tienen puntos débiles

De los virus que nos han infectado en fechas recientes, solo dos subtipos provienen de África, todos los demás han surgido de China en condiciones extrañas y misteriosas. El SARS, el MERS, los HN’s y ahora el SARS-CoV-2 todos se originaron en China. Existía la gran incógnita sobre si este virus se habría creado en algún laboratorio como los que existen en Wuhan (Laboratory of Molecular Virology) 1,2 que se dedican al estudio de esta familia de los Coronavirus desde hace varios años, y que son altamente patógenos, o si simplemente su aparición en ese lugar fue solo una casualidad.

Tomando en cuenta lo anterior, hace algunas semanas el presidente Trump y su secretario de Estado virtualmente responsabilizaron y amenazaron a China: no tolerarían que el coronavirus hubiera sido el producto de algún laboratorio y de ser así, habría repercusiones.

Afortunadamente, algunos investigadores de varias universidades ya habían emprendido la tarea de averiguar y responder a esta inquietante incógnita. Es increíble el número instituciones e investigadores que están estudiando a esta familia de Coronavirus, de manera que existe una plena confianza en sus resultados y conclusiones. Ninguno de ellos encontró indicios de que el virus hubiera sido sintetizado o que hubiera habido alguna manipulación genética para incrementar su patogenicidad. 3 No se ha vuelto a mencionar esta insidiosa acusación.  

Wuhan es una próspera ciudad China de 11 millones de habitantes, considerada entre las nueve más importantes, con desarrollos industriales productivos, dos excelentes universidades, dos complejos laboratorios de investigación microbiológica y cinco compañías automotrices. De repente, se vio congestionada por la afluencia de automóviles cerca de las zonas de los hospitales, según lo revelaron las imágenes satelitales logradas en la tercera semana de noviembre del 2019.  Además, hubo numerosas consultas por internet de ciudadanos chinos de esa región preguntando acerca de ciertos síntomas respiratorios característicos de los coronavirus4 Luego vino el primer registro del hospital de un paciente con neumonía atípica el 17 de noviembre del 2019, que las autoridades chinas reportaron a la WHO (World Health Organization) hasta el 31 de diciembre.

Wuhan logró la celebridad, pero no por mucho tiempo. Los decesos en Italia, España y Francia se proyectaron exponencialmente y los chinos pasaron a segundo término. El virus causó estragos tremendos en la población de la tercera edad, los contagios entre el personal médico causaron numerosas bajas, la escasez de implementos simples como el cubrebocas y los goggles aumentó la ansiedad y la desesperación, la demanda de ataúdes y la premura de los entierros sumieron a los deudos en dolorosas e intrascendentes ceremonias que nadie quisiera recordar. La pandemia se convirtió en endemia llevando con ello las crisis económicas, políticas y sociales a todos los países, inclusive los del llamado primer mundo como Alemania, Inglaterra y Francia que tuvieron que buscar y comprar a precios exorbitantes en el mercado mundial objetos y aditamentos que antes nunca faltaban en sus almacenes, la endemia ocasionó una escasez vertiginosa para la cual nadie estaba preparado.

Los detalles clínicos fueron saliendo con mucha confusión, la sintomatología era muy diversa aun en pacientes de la misma edad y sexo. En algunos casos, la recuperación era casi milagrosa en un breve lapso; en otros, las lesiones a los pulmones eran de una gravedad increíble, difíciles de superar. Se habló de que por lo menos había dos cepas diferentes del patógeno y al parecer existía algo de razón, pues se habían encontrado diferencias de aminoácidos en la recubierta de la cápside, lo cual también pudiera explicar ciertas diferencias en el proceso de la adsorción, cuando el virus hace el primer contacto con los receptores celulares ACE2 del paciente. 5

Otro de los grandes misterios que aún no se han aclarado es la respuesta inmunológica. En cualquier proceso infeccioso, el patógeno nos deja la capacidad de desarrollar anticuerpos que nos protegerán por algún tiempo de futuras infecciones contra ese mismo patógeno. Sin embargo, según reportes clínicos, tal parece que en ocasiones algunos infectados no desarrollan los anticuerpos, dejando vulnerables a las víctimas que ya habían sido contagiadas. Es decir, no obtuvieron ninguna memoria molecular que los defendiera de otra posible reinfección. 

Asimismo, durante el contagio casi siempre aparecen los llamados portadores asintomáticos; aquellos individuos que han sido infectados y que no desarrollan ninguna sintomatología y si la llegan a presentar es muy leve; muchos de ellos ni siquiera saben de su infección. Estos individuos son sumamente peligrosos precisamente porque al ignorar su condición, actúan sin guardar las precauciones debidas y pueden ser fuente de contagio.  

De acuerdo con los expertos en virología, los virus al igual que otros microorganismos, son capaces de compartir sus ácidos nucleicos en forma natural, en muchas ocasiones este intercambio puede resultar en mutaciones o en adaptaciones que no son visibles o simplemente no tienen trascendencia; entonces, nada sucede. Pero existen ocasiones con intercambios genéticos que se traducen en mutaciones que suelen acarrear enfermedades, tal es el caso de las infecciones respiratorias causadas por el SARS-CoV-2 que se aloja en los murciélagos frugívoros en forma natural. Estos virus invaden a otros animales mamíferos, los cuales al parecer son la fuente de contagio de los humanos que suelen manipularlos o bien servir como recurso alimenticio. 6 Esta dinámica es un hábito muy arraigado en muchas culturas donde las condiciones de vida y almacenamiento de los animales en jaulas estrechas son la costumbre. Las fotos del mercado de Wuhan muestran una gran variedad de especies animales vivas confinadas en espacios muy reducidos donde las condiciones higiénicas y los servicios de refrigeración son inexistentes. Estos ambientes de proximidad son muy propicios para el intercambio genético, lo cual ha sido comprobado por diversos virólogos, quienes plenamente demostraron que los coronavirus SARS-CoV son huéspedes naturales de los murciélagos y que éstos los dispersan hacia diversos animales mamíferos. Dicha transferencia es asintomática, posteriormente el hombre se contagia al manipularlos o utilizarlos como alimento. 5,6 Los coronavirus son minúsculas esferas de proteína que contienen al RNA en el centro, están rodeados por unas estructuras en forma de agujas o espinas que le dan la apariencia de un erizo. Las espinas poseen un complejo de proteínas muy específicas que van a reaccionar con los receptores ACE2 que todos los mamíferos tenemos en los revestimientos de nuestros tejidos del sistema respiratorio. La interacción de estas dos estructuras es fundamental para la adhesión del virus en las células respiratorias ya que también regulará el tipo, la intensidad de la infección y la respuesta inmunológica, de acuerdo con una excelente investigación realizada recientemente.5   La cepa causante de la pandemia, la SARS-CoV-2 es un enemigo formidable porque al parecer, nuestros receptores ACE2 son los que determinan el contagio y sus consecuencias, esto explica la gran cantidad de asintomáticos humanos y animales y la variada e indefinida respuesta inmunológica. 

Existe una gran expectación por la aparición de una vacuna efectiva para la gran mayoría; sin embargo, los problemas están en la compleja estructura proteica que interviene en la adhesión y las posibilidades de mutación que controlen este sitio, son solo siete genes, pero aún no se sabe del todo cómo interactúan con los receptores ACE2.

Tal como los virólogos y epidemiólogos lo han descrito, esto es solo el comienzo de una nueva era de trastornos moleculares que afectarán e influirán en las futuras generaciones. Todo va a cambiar, necesitamos prepararnos con educación, conocimiento y buena administración de los recursos materiales y profesionales. 

Debemos hacer entender a nuestras autoridades que no todos los asuntos y problemas son políticos ni tienen solución a la mexicana. Estos problemas requieren de personal interesado y comprometido con su profesión, con disposición analítica y resolutiva para la gran mayoría. En nuestro país contamos con personal muy calificado en todas las profesiones que solo esperan la oportunidad para resolver cualquier problema en forma eficiente y económica, la prueba está en los miles de profesionistas que trabajan con éxito para empresas transnacionales en México y en el extranjero. 

También será necesario educar al pueblo para que adquiera un concepto más realista de la salud pública y esté capacitado para exigir a las autoridades auténticos servicios de calidad y eficiencia. 

La epidemiologia y la salud pública no son disciplinas que deban reportarse a diario en forma tan desorganizada y displicente por los súbditos de una teocracia chusca, ridícula e innecesaria que pugnan a diario por encontrar su lugar en la tarima de la carpa.

Esto es muy serio y apenas está empezando…

 

REFERENCIAS:

1 Bill Gertz. Coronavirus may have originated in laboratories linked to China’s biowarfare program. The Washington Times. January 26, 2020.

2 Sharon Chen, Jing Li. Wuhan Laboratory Denies any Link to First Coronavirus Outbreak. Bloomberg News. April 19, 2020.

3 Eliza Barclay. The conspiracy theories about the origin of the coronavirus, debunked. Vox, March 12, 2020.

4 Kaitlyn Fohner and Josh Margolin. Satellite data suggests coronavirus may have hit China earlier: Researchers. abc News, June 8, 2020.

5 YushunWan, Jian Shang, Rachel Graham, Ralph S. Baric and Fang Li. Receptor Recognition by the Novel Coronavirus from Wuhan: an Analysis Based on Decade-Long Structural Studies of SARS Coronavirus. Journal of Virology. March, 2020. 94, (7)

6 Marie E. Killerby, Holly M. Biggs, Claire Midgley, Susan I. Gerber and John T. Watson. Middle East Respiratory Syndrome Coronavirus Transmission. Emerging Infectious Diseases. February 2020 26 (2).

 

Antonio G. Trejo.                                   Correo electrónico: octopus_951@msn.com


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER