Se encuentra usted aquí

Comercio social

Martes, 29 de Marzo 2016 - 16:30

Autor

marco_a._paz_pellat.png
Marco A Paz Pellat

Compartir

comercio_electronico.jpg

En México el comercio electrónico crece de manera exponencial. Entre 2013 y 2015 creció 34%, para llegar a la cifra de 162,000 millones, según datos de la AMIPCI. También está claro que cada vez más los internautas mexicanos se sienten cómodos haciendo transacciones por Internet: tres de cada cuatro de ellos ha realizado alguna compra.

Realizar compras por Internet se ha vuelto una práctica constante y creciente, pero también en un tema complicado por la cantidad de información de opciones existentes. También hay que decirlo con claridad, hay mucha manipulación en el mundo digital. De ahí que surjan alternativas como el comercio social, donde confluyen en Internet y las redes sociales ofertas de productos y servicios, y opiniones de expertos y consumidores.

Comercio Social

  • De acuerdo con Wikipedia, “el comercio social (en inglés social commerce) es una ramificación del comercio electrónico, que supone el uso de redes sociales para ayudar en la compra y venta en línea de productos y servicios. El concepto incluye todo tipo de herramientas colaborativas para comercio electrónico que permiten a los compradores obtener consejos y recomendaciones por parte de personas de confianza, encontrar productos y servicios, y finalmente adquirirlos”.
  • Actualmente el área del comercio social se ha expandido hasta incluir cualquier tipo de herramientas en medios sociales y contenidos generados en el contexto del comercio electrónico, pudiendo así mencionar como ejemplos de comercio social las valoraciones y análisis de productos, recomendaciones por parte de usuarios, herramientas de compra social (que permiten realizar compra grupal), foros y comunidades, optimización de medios sociales, aplicaciones sociales y publicidad social (social advertising)”.
  • Así el comercio social cobra relevancia, principalmente porque permite conocer otras opiniones de consumidores para poder hacer una compra informada. A este fenómeno se le conoce como “aprobación social”. De acuerdo a diversos estudios de especialistas en comercio social, se piensa que entre seis o siete de cada diez consumidores en línea consultan la opinión social antes de hacer una compra en línea o en una tienda física.

Usos para el Comercio Social

Hay varios usos que pueden darse al comercio social, entre los que destacaría:

  • Clubes de compradores. Aquí se agregan personas con necesidades (deportistas, pacientes con enfermedades comunes, embarazadas, etc.) o capacidades de compras similares (pequeños comerciantes, asociaciones de profesionistas, etc.) para aprovechar su poder consolidado para conseguir mejores ventajas como descuentos, calidad, crédito o valor agregado.
  • Plataformas sociales de información sobre servicios y productos. Estos son portales o cuentas en redes sociales donde se difunde información relevante para los potenciales compradores sobre comparativos de productos y servicios, aprobación social, consejos y sugerencias o alertas. Generalmente estas plataformas tienen información asociada a los derechos de los consumidores y sobre los mecanismos legales para hacerlos valer.
  • Plataformas sociales de pequeños productores asociados. Estos espacios son una alternativa para competir contra las grandes cadenas y productores. Pequeños productores u oferentes de servicios se reúnen bajo un espacio digital donde consolidan sus ofertas y buscan distinguirse a través de precios, calidad del servicio o de las materias primas. Son comunes los casos de productores del campo, agrupaciones de diferentes oficios y de causas solidarias (minusválidos, tercera edad, etc.).

Conclusiones

El comercio social puede ser una alternativa muy efectiva para quienes quieren aprovechar los beneficios del comercio electrónico, pero sin caer en la desinformación y la manipulación. Además puede servir para agrupar necesidades o capacidades de compra para potencializarlas. Para México puede ser una magnífica opción para quienes quieren ofrecer sin intermediarios sus productos o para quienes quieren lograr mejores condiciones de compra. Contamos con una larga tradición de comercio tradicional social, mismo que puede ser ahora potenciado con la tecnología. Aquí hay otra oportunidad para promover nuestra competitividad, desde la base del consumo o la capacidad productiva.


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis