Se encuentra usted aquí

App antiextorsión

Martes, 09 de Agosto 2016 - 16:00

Autor

marco_a._paz_pellat.png
Marco A Paz Pellat

Compartir

app-antiextorsion.jpg

La inseguridad es un elemento corrosivo de la confianza ciudadana en sus autoridades. Tiene altos costos económicos porque implica pérdidas en los ingresos y el patrimonio de las familias que son víctimas de un hecho delictivo; obliga a las empresas a invertir en sistemas de protección en lugar de hacer crecer los negocios, y representa una variable crítica en el proceso de atraer inversión para crear empleos y desarrollo.

Todos los estudios de opinión siguen ubicando a la inseguridad entre los tres temas que más preocupan a los ciudadanos, junto a la situación económica y la corrupción. Existe una correlación positiva entre niveles de seguridad y evaluación de las autoridades por parte de los ciudadanos.

El presupuesto para la función de seguridad pública aprobado para 2016 es de 163,000 millones de pesos, cifra equivalente al doble de lo que el gobierno invierte en el Programa Prospera. Sin embargo, la rentabilidad social de estos recursos es cuestionable, porque mientras aumentan los gastos en policías, armamento, patrullas e infraestructura, el problema crece.

Cambio de paradigma

Frente a la evidencia del fracaso del modelo basado en insumos para el combate a la delincuencia, los países más avanzados en la materia han cambiado el enfoque de sus cuerpos de seguridad y comenzado a utilizar como principal insumo la inteligencia; esto es, a establecer procesos formales y técnicos de  recolección, evaluación y análisis de información, a fin de producir conocimiento útil para la toma de decisiones, al estilo del Sistema de Inteligencia del Estado, en Chile.

A través de la inteligencia se pueden identificar con certeza y oportunidad los riesgos y conflictos que afectan la seguridad.

Hay una gran diferencia entre las estadísticas sobre el estado que guarda la información criminal en México y la inteligencia. Lo primero se refiere a la recolección y ordenamiento de datos, actividad que facilita el reconocimiento de tendencias y variaciones en el tiempo. Inteligencia, a su vez, es la explotación científica y sistemática de la información (datos) para crear conocimiento útil a través de la interpretación, usando diversas metodologías científicas y tecnología. Con ello se busca obtener elementos útiles para prevenir, evitar, controlar y castigar actos criminales.

App Antiextorsión

  • En México, el uso de la inteligencia es incipiente. Por ello destacan casos como el de la Secretaría de Seguridad Pública de Sonora, que acaba poner a disposición de la ciudadanía una App contra las extorsiones telefónicas, llamada #antiextorsion, en el marco del programa Escudo Ciudadano.
  • Aprovechando las bases de datos generadas a través de la identificación de números telefónicos usados por los extorsionadores, creó una aplicación para celulares inteligentes que le avisa al usuario cuando recibe una llamada o mensaje de texto proveniente de un número vinculado con la extorsión telefónica. Con ello se protege al ciudadano frente a un acto criminal creciente, que le apuesta al desconocimiento y al miedo de las personas.
  • La nueva aplicación tiene como objetivo la prevención de extorsiones telefónicas realizadas hacia las personas desde la telefonía móvil y mensajería de texto (SMS y WhatsApp), para que aquellas eviten caer en manos de criminales.
  • Al entrar la llamada de los delincuentes, la App avisa al usuario que está recibiendo una llamada vinculada con la extorsión e invita a rechazarla, a bloquear el número y a reportarlo ante las autoridades. Esta aplicación está disponible en versiones Android e iOS, y ha resultado más eficaz que los numerosos anuncios publicitarios de prevención ante este tipo de delitos.

Conclusiones

  • La App #antiextorsion es una forma sencilla y eficaz de poner la inteligencia al servicio de la prevención del delito. Ojalá que este tipo de estrategias sean más usadas por las autoridades responsables de la seguridad, para mejorar los resultados en el combate a la delincuencia.
  • La seguridad es un elemento clave del desarrollo, la legitimidad y la democracia. Necesitamos más y mejores policías, es cierto; pero si no actuamos con estrategias innovadoras e incidimos en la reconstrucción del capital social, la batalla estará perdida. Es tiempo de dejar atrás el paradigma basado en más insumos, que ha mostrado su ineficacia, para evolucionar hacia uno basado en la investigación y la inteligencia. Y ello implica, desde luego, diseñar nuevos paradigmas de seguridad pública con la participación de gobierno, empresarios, sociedad civil y ciudadanía.

Leer también


Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis