Se encuentra usted aquí

Ahí viene la plaga

Jueves, 27 de Agosto 2015 - 16:00

Autor

carlos_guevara_casas.jpg
Carlos Guevara Casas

Compartir

piojos.jpg

Este nuevo ciclo escolar su hijos llegarán a casa con la cabeza llena no solo de ideas.

Contrario en lo que Albert Camus insinúa en la novela La Plaga (La Peste), las infestaciones de insectos como las pulgas o piojos sí tienen explicación: los piojos han mutado.

Las mutaciones son cambios en el orden de las sustancias que forman el material hereditario, por lo común ADN. Esos cambios pueden generar cambios en la producción de la proteína asociada directamente a ese pedazo de ADN, pero también a mayor escala. El individuo que tiene estos cambios en su ADN es un mutante. Olvídese de los hombres X con alas o branquias. Los cambios están acotados a las características del organismo. A las plantas de fresas nunca les saldrán alas aunque las riegue con Red Bull, pero si pueden producir más azúcar y ser más dulces o fabricar una sustancia contra un parásito de las raíces. Y lo más importante, usted y yo somos mutantes

… Aghhh!

Cada individuo tiene ligeras diferencias físicas y genéticas muchas de las cuales se originaron por mutación. Tome al azar un jardín de niños. Aunque todos esos parvulitos se parecen, en realidad cada uno tiene ligeras diferencias. Incluso para resistir infecciones. Nos pasa a todos. Hace unos años se descubrió en un grupo de mujeres de África occidental, mutaciones que las hacían inmunes al virus del SIDA, el VIH.

Sus hijos no son los únicos mutantes del kínder. Lo mismo ocurre con los piojos que invaden el mismo jardín de niños donde desde el lunes su pequeño angelito socaba la psique de su maestra. Desde hace unos años se ha venido reportando la existencia de poblaciones de piojos resistentes a las sustancias que se aplican para eliminarlos. El año anterior un estudio publicado en el Journal of Medical Entomology daba cuenta que las poblaciones de piojos gringos, europeos y australianos eran cada vez más menos susceptibles a los medicamentos y champús para eliminarlos. Los piojos mutantes aguantan más, se mueren menos y heredan esa característica a la siguiente generación. En cada generación hay más piojos resistentes. Y mientras más se aplique el champú menos efecto tiene. Esa es la famosa selección natural. Pasa igual con las cucarachas y los insecticidas.

Las cucarachas mutantes siempre han sido un dolor de cabeza para los fabricantes de insecticidas y fuente de inspiración de la ciencia ficción. Poco valorada hasta por  Gillermo Del Toro, Mimic es una interesante y poco precisa alegoría de los efectos de la selección natural. Sobre todo si la compara con Bug de 1975 una divertida y maravillosa muestra de la basura que somos capaces de crear cuando tenemos dinero y una cámara de cine.

En realidad nuestra relación con los piojos ha sido larga y conflictiva como toda buena relación. La especie de piojo más cercana a nuestro piojo del cuerpo, Pedunculos humanus, es la especie Pedunculos schaeffi, feliz habitante de nuestro pariente más próximo, los chimpancés. De acuerdo con David Reed, de la Universidad de Florida, en un artículo de 2004, nuestra relación con estos piojos data al menos de hace seis millones de años. Si se extiende el estudio a todos los primates, alrededor de 25 millones de años. Hemos estado juntos siempre. La verdad es que somos la casa y el alimento de estos insectos. Y de sus microbios. El piojo del cuerpo es un trasmisor del tifus, una enfermedad de la cual, le aseguro, no quiere saber. Sin embargo el piojo de la cabeza más allá de la molesta comezón no da muchos problemas de salud. Eso sí, se disemina fácilmente en especial en las escuelas.

Hace unos meses el director de Vigilancia e Inteligencia Epidemiológica del DF, Noé Calderón, explicó a varios medios lo que estaba ocurriendo luego de que en 2014 fue notorio el auge de los piojos en las escuelas primarias de la capital. Hubo al menos 200 brotes de piojos, más del 80% en escuelas públicas. En ninguna de las declaraciones del funcionario del DF que se encuentran por internet se hace mención a la resistencia a los medicamentos. Pero está ocurriendo y buena velocidad.

Kyong Sup Yoon de la Universidad del Sur de Illinois y uno de los líderes de la investigación sobre resistencia actualizó la información durante un congreso de la American Chemical Society, el jueves de la semana pasada. Colectaron piojos en 30 estados de los Estados Unidos y en 25 de ellos había piojos mutantes resistentes. En el caso de los piojos colectados en Florida, todos eran resistentes. Quizá por eso esta semana una mujer de Florida intentó asesinar a su yerno por estar lleno de piojos de acuerdo con el Miami Herald. Por favor no llegue a estos extremos, pero manténgase alerta y saque el peinecito de la abuela. Lo va a necesitar.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER