Se encuentra usted aquí

celebridades

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los famosos y los célebres: Date a desear y olerás a azahar

Decidí hacer mi servicio social en el museo de Frida Kahlo, un lugar que, aunque sea un ícono de la cultura mexicana y universal realmente, resultaba por de más incongruente con mi carrera. Pero me dije: por algo estoy aquí. Me aferré a creer que esto sería algo más que se sumara a mi larga lista de decisiones desafortunadas en mis veinte. Tal vez fue mi fascinación por lo célebre lo que me llevó ahí de manera inconsciente. 

Lo primero que noté fue que el lugar desmerecía en belleza y valor histórico entre turistas y locales igualmente taimados sólo visitando como "tocando base" en uno de los puntos turísticos obligados. El museo reservaba su mejor cara a los tuvimos la fortuna de poder recorrerlo los días que no abría al público. 

Dentro de Casa Azul se intercambiaban anécdotas, relatos y mitos. Para historias de terror ibas con los policías, "…a mí se me apareció una vez en el baño de su recámara, ¡sacó la mano por la ventana y me hacía señas con el dedo para que me acercara, señorita!" Para las historias detrás de las pinturas estaban los guardias de sala, "cada pico de la sandía representa las veces que el panzón desgraciado le puso el cuerno." Yo creo que todos teníamos opiniones encontradas respecto a las obras de Frida y Diego (me gusta pensar que me he ganado el derecho de tutearlos), pero todos coincidíamos en lo más obvio: fueron personas que en su tiempo provocaban intriga y fascinación tanto como lo siguen haciendo. 

En el área de Restauración, nos explicaron a mi compañero y a mí, que todo sería tratado como una obra de arte, vaya, hasta las cosas más cotidianas como papeles del banco, recibos y notas personales. No pasaba un día en el que no me sintiera privilegiada por lo que me tocó ver: los bosquejos de los murales que ahora adornan edificios alrededor del mundo, dibujos pícaros que alguna vez intercambiaron, cartas, etc. Mi trabajo consistía en elaborar guardas (una especie de sobres a la medida con dobleces intricados, hechos con un papel especial para conservar las obras en buen estado); una tarea que podía atormentar hasta la persona mejor intencionada. Admito que después de un tiempo se vuelve una tarea enfadosa hacer una guarda para la enésima copia de un papel que seguramente ni ellos se acordarían de él. 

Lo que más me gustó ver durante mi tiempo ahí eran las cartas personales. Específicamente una que iba dirigida a Diego de parte de un admirador canadiense. No sé si la carta despertó en mí mi lado groupie de clóset o qué, pero me conmovió el saber que Diego la conservó porque la consideró valiosa. Yo la leí y releí imaginando cuál habría sido la respuesta, dando por hecho que  W. Kenneth Hoff tuvo una. 

Creo que el mundo de las personas que son consideradas famosas y/o célebres siempre ha poseído algo de misticismo, nos intriga y fascina, o al menos así lo veo yo, aunque los conceptos "fama" y "celebridad" son muy distintos.

Los célebres cada vez son menos y ahora cualquiera puede ser famoso. Pero, ¿por qué son famosos? ¿Qué los hace célebres? ¿Qué hace que los admiremos? Los motivos son cuestionables y subjetivos, y algunas veces no se debe a lo que hagan. Es decir, hasta Frida se hizo fama al principio por asociación. Leyendo algunas de sus primeras entrevistas perdidas, los periodistas siempre estaban con lo mismo, todo era "Diego esto, Diego lo otro" antes de que sus pinturas tuvieran más exposición.   

Otro roce que tuve con la fama ajena, y que probablemente encabeza mi lista de errores cometidos en la víspera de cumplir veinte, fue conseguir una posición como becaria durante mi primer año de carrera en una casa productora independiente. Si bien me iba era la asistente, muchas otras veces me tocó ser asistente del asistente. Naturalmente tengo muchísimo respeto por las personas que se dedican a esto. En fin, hice de to-do ahí… menos lo que están pensando. 

Algo que definitivamente no entraba en mis actividades era hablar con los fans de cierta cantante mexicana que en algún momento fue considerada el equivalente de la mismísima Britney Spears en nuestro país. En una ocasión se juntó un grupo mediano de sus admiradores afuera de las oficinas exigiendo una explicación por un malentendido respecto a un concurso que ganaron. Viendo que no sólo mis compañeros se burlaron de ellos, sino que mi jefe ni se inmutó, yo tuve a bien bajar y escuchar cada una de sus quejas. Ellos no sabían que yo no tenía poder ni autoridad para solucionarles su problema pero se fueron desahogados y me gusta pensar que un poco satisfechos. 

De regreso encontré a mi jefe incrédulo por lo que había hecho, estaba realmente indignado. "Se me hace muy lindo y muy chingón de tu parte que hayas bajado, güey", me dijo, con esa expresión impasible y robótica que caracterizaba a las personas de esa oficina, "pero si yo no les hice caso fue por algo, no sólo porque sea un mamón, hijodelachingada. Debe haber un halo de misterio alrededor del artista, si tienen mucho contacto, incluso con nosotros, significa que están más cerca del artista y si eso pasa entonces ya no existe la fantasía." ¡Halo de misterio sus calzones, nadie se acuerda de ella!, pensé. 

El resto del día me quedé pensando horrorizada al darme cuenta que él tenía razón. No pude evitar tomármelo personal después de que dediqué gran parte de mi niñez y adolescencia a ser fan por el gusto de serlo. Fue en ese momento  cuando entendí cómo funcionaba todo desde adentro. ¿A eso se reduce el supuesto halo de misterio, entonces? ¿A ser inalcanzable? ¿Un patán? 

Nos quejamos de la gente que es famosa por ser famosa, o de la gente que lo fue y se aferra al recuerdo, pero somos nosotros quienes seguimos alimentando su propia fantasía hasta que ellos y nosotros nos la creemos.   

El contraste es evidente entre el tiempo de Diego y Frida y el de ahorita. Tampoco se puede evitar comparar la manera en la que nos comunicamos en general, pero sobre todo con la gente que admiramos. Antes escribir era la norma, ahora nada pintan los sobres a menos que se trate de un estado de cuenta. En estos tiempos las redes sociales facilitan el alcance con quien sea, pero entorpecen la comunicación. 

Tenemos armas poderosas que nos infiltran en las vidas privadas de las personas haciéndonos sentir que de alguna manera nos hemos ganado el derecho de opinar sobre sus vidas, siempre creyendo que ellos están obligados a responder a nuestras alabanzas, comentarios o ataques. Lo cual funciona a la perfección para ellos porque sólo dejan ver lo que quieren que veamos alimentando nuestra imaginación y fanatismo.

Mientras tanto, Kenneth Hoff, escribió una carta a mano pidiéndole a su ídolo que lo dejara visitarlo la próxima vez que estuviera en su país, Diego guardó la carta y lo más seguro es que lo haya recibido de brazos abiertos, importándole un reverendo pepino si tenía que hacerse el difícil. ¿Quién asegura que no terminó quedándose en el antiguo cuarto de Trotsky? 

 

Fecha: 
Lunes, 04 de Mayo 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Swiss Leaks 2

Los resultados de la investigación “Swiss Leaks: Dinero Turbio Resguardado por el Secreto Bancario: Como uno de los bancos más grandes del mundo ayudó a esconder millones en cuentas relacionadas a traficantes de armas, dictadores y evasores de impuestos”, realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y difundida el domingo pasado ha causado un revuelo internacional debido a que entre los probables evasores de impuestos que de 1998 a 2007 abrieron cuentas en la sucursal suiza del banco inglés HSBC hay empresas internacionales y personalidades de la política, el deporte, el mundo empresarial y la delincuencia. La investigación señala que fueron poco más de 100,000 millones de dólares provenientes de 106,000 clientes relacionados con 203 países.

Es importante recalcar que depositar dinero en una cuenta en Suiza no es constituye delito alguno, lo ilegal es que el titular de dicha cuenta no haya declarado el ingreso de dicho dinero a su patrimonio y evadido el pago del impuesto sobre la renta correspondiente.

En lo que a México se refiere, los archivos del HSBC filtrados por un ex empleado del banco indican que entre 2006 y 2007 un total de 2,642 personas de alguna manera asociadas con México, de las cuales 39% tenían un pasaporte o nacionalidad mexicana, depositaron o escondieron aproximadamente 2,200 millones de dólares en 1,893 cuentas que supuestamente fueron diseñadas para que sus titulares evadieran el pago de impuestos al fisco mexicano. El monto máximo que se encontró en una de estas cuentas fue de 596.4 millones de dólares.

Algunos de los mexicanos cuyos nombres hasta el momento han sido relacionados con estas cuentas han explicado el porqué de las mismas. Si procede, le toca ahora al SAT determinar si los fondos depositados tuvieron un origen lícito y si en su momento fueron declarados como un ingreso en las declaraciones de impuestos correspondientes a esos años.

Los nombres de estos mexicanos se han difundido ampliamente durante esta semana y la información que hasta el momento se puede ver en el sitio www.icij.org/project/swiss-leaks/explore-swiss-leaks-data es insuficiente para llegar a conclusión alguna.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 11 de Febrero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Evasores mexicanos revelados?

Está visto que los tiempos que corren no son los de los secretos, sino los de las revelaciones. Julian Assange, Chelsea Manning y Edward Snowden, por citar a los más famosos, nos han develado un mundo de secretos de Estado, espionaje y canalladas. A quienes se maravillan de estas “revelaciones” habrá que recomendarles asistir más al cine o leer novelas puesto que nada de lo que se da a conocer es realmente sorpresivo. De una u otra forma ya se sospechaba. Si acaso la concreción con nombre y apellido de lo sospechado ha confirmado que vivimos en un mundo de intereses evidentes y no tan evidentes, como ha sido siempre la sociedad humana, sólo que ahora con tecnología.

En esta idea de las “revelaciones”, dos investigaciones diferentes amenazan balconear a varios políticos y empresarios mexicanos con cosas que ya suponíamos todos: que poseen propiedades y depósitos en el extranjero, obtenidos vaya usted a saber cómo, pero todos sospechamos que hay un gato encerrado que se llama corrupción. Por cierto que ninguna de las dos investigaciones periodísticas tenía como meta sacar a la luz a los mexicanos, pero ahí donde parece haber corrupción se ha vuelto un lugar común que haya nacionales, así sea del otro lado de la frontera o del océano.

La primera de las investigaciones corresponde a una serie de cinco reportajes del New York Times que se abocó a saber quiénes estaban detrás de las compras de bienes raíces de altos precios en la Gran Manzana. Un desfile de rusos, indios, chinos y otros personajes tercermundistas han desfilado en las páginas como poseedores de estos inmuebles de lujo. Mañana miércoles saldrá la parte en donde se seguirá sacando a balcón a José Murat, pero al parecer habrá más nombres mexicanos.

La otra investigación está hecha por Le Monde y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación a partir de información secreta revelada por un trabajador del banco HSBC. En principio, fue un escándalo relacionado con la evasión de impuestos, pero ha devenido en político. Artistas, deportistas, hombres de negocios y políticos han sido expuestos. En América Latina el asunto tendrá repercusiones. Brasil es el país latinoamericano con más cuentas, pero Venezuela tiene los depósitos más cuantiosos. De México se han exhibido nombres conocidos: Camil, Hank, Elías, Ebrard, entre otros.

Por lo pronto, el banco enfrenta una seria investigación en Estados Unidos y varios países europeos, con excepción de la Gran Bretaña. Es probable que muchos de los personajes aparecidos en las investigaciones periodísticas aludidas enfrenten cargos en sus países de origen. Sería deseable que en México no se viera sólo como una nota de color, sino que el SAT anunciara que al menos va a dar un vistazo a los datos, a ver si los impuestos pagados por estos personajes corresponden a su guardadito en Suiza. Digo, al menos para guardar las apariencias.

Foto: elmanana.com.mx

Fecha: 
Martes, 10 de Febrero 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Swiss Leaks 1

En www.icij.org/about puede leerse que “el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) es una red global de 185 periodistas de investigación en más de 65 países que colaboran en la realización de investigaciones a profundidad sobre diversos temas.

“Fundada en 1997… ICIJ se inició como un proyecto del Centro para la Integridad Pública de Washington, DC, para difundir el estilo de periodismo de investigación del Centro, enfocándose en cuestiones que no se detienen en las fronteras nacionales: la delincuencia transfronteriza, la corrupción, y la rendición de cuentas del poder. Respaldado por el Centro y sus especialistas en periodismo asistido por computadora, expertos en registros públicos, verificadores y abogados, los periodistas y editores de ICIJ proporcionan recursos en tiempo real y herramientas con tecnología de última generación y técnicas para periodistas de todo el mundo”.

Entre las investigaciones que ha realizado el ICIJ vale la pena mencionar, además de la que esta semana expone las cuentas multimillonarias depositadas en la sucursal suiza del frecuentemente impugnado banco inglés HSBC, las siguientes: Filtraciones de Luxemburgo: Los secretos de las compañías globales expuestos; Secrecía a la Venta: En el Interior del Laberinto Global de los Paraísos Fiscales; El Saqueo de los Mares I, II y III; Piel y Hueso: El Lucrativo Negocio del Reciclaje de Humanos Muertos; Cortina de Humo: Las Grandes Tabacaleras Están Reenfocando su Cabildeo en los Mercados Emergentes; La Bandera Roja de Interpol: Las Naciones Alineadas a la Interpol Han Usado Al Grupo como Una Herramienta contra Opositores Políticos y Refugiados. En http://www.icij.org/projects puede consultarse la lista completa de dichos proyectos.

Todo lo anterior lo anoto para que no quede duda de que el ICIJ es una organización que realiza cuidadosamente sus investigaciones, como la que difundió el domingo pasado y que lleva por nombre “Swiss Leaks: Dinero Turbio Resguardado por el Secreto Bancario: Como uno de los bancos más grandes del mundo ayudó a esconder millones en cuentas relacionadas a traficantes de armas, dictadores y evasores de impuestos”.

En www.icij.org/project/swiss-leaks/explore-swiss-leaks-data el ICIJ aclara que “Hay usos legítimos para cuentas bancarias y fideicomisos suizos. No pretendemos sugerir o implicar que algunas personas, empresas o entidades incluidas en la aplicación interactiva de Swiss Leaks del ICIJ hayan violado la ley o de alguna manera se hayan comportado indebidamente. Si encuentra un error en la base de datos, por favor comuníquese con nosotros”.

¿Qué es Swiss Leaks? El ICIJ lo explica: “El proyecto se basa en un tesoro de casi 60,000 archivos filtrados que proporcionan detalles de más de 100,000 clientes de HSBC y sus cuentas bancarias”. La mayoría de la información sobre clientes y sus cuentas cubre el período 1998-2007. La información sobre los montos de dinero es de los años 2006 y 2007. En la aplicación interactiva pueden compararse los países de origen de los cuenta-habientes y más sobre algunos de estos clientes. En el sitio no aparece información para países que enviaron cero dólares o con tres o menos clientes. Cada cliente podría estar relacionado con varios países y hay más de 19,000 clientes no asociados con un país.

La aplicación interactiva muestra los 34 países que más clientes generaron para HSBC. Los 10 primeros son Suiza, con 11,235 clientes, seguido por Francia (9,187), Reino Unido (8,844), Brasil (8,667), Italia (7,499), Israel (6,554), Estados Unidos (4,183), Argentina (3,625), Turquía (3,105)  y Bélgica (3,002). Con 2,642 clientes, México aparece en el lugar 13.

También aparecen los 34 países que más dinero aportaron a las cuentas de los clientes de HSBC. Los 10 primeros son Suiza, con 31,200 millones de dólares. Luego aparecen Reino Unido (21,700 millones), Venezuela (14,800 millones), Estados Unidos (13,400 millones), Francia (12,500 millones), Israel (10,000 millones), Italia (7,500 millones), Bahamas (7,000 millones), Brasil (7,000 millones) y Bélgica (6,300 millones). Nuestro país, con 2,200 millones aparece en el lugar 30.

Mañana: los nombres de algunos de los criminales, traficantes, evasores fiscales, políticos y celebridades que depositaron dinero en estas cuentas.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 10 de Febrero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1