Se encuentra usted aquí

carta de Urzua

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Habla Urzúa

En esta columna y en otras publicaciones y discursos se criticó que Carlos Urzúa, en su renuncia, no fue lo suficientemente explícito. La carta de despedida fue un mensaje fuerte que se resumió en: se tomaron decisiones de política pública sin el suficiente sustento, la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la hacienda pública y la falta de una política económica libre de extremismos, pero no dijo qué políticas eran equivocadas, qué funcionarios se habían impuesto y quiénes eran aquellos que tenían conflicto de intereses. 

Después de esa renuncia y lo dicho por el presidente López Obrador minimizando la salida de su excolaborador, muchas plumas se pusieron a especular acerca del significado concreto de las palabras del ahora catedrático del Tec de Monterrey. Hubo quienes escribieron con una seguridad tal que se diría que habían hablado con Urzúa. Lo cierto es que el exsecretario se negó a ampliar su texto. Finalmente, en una entrevista publicada en Proceso desarrolla sus dichos. Lo que dice en el semanario puede resumirse en: 1) el principal conflicto de interés lo tienen Alfonso Romo, quien habría nombrado a la responsable del SAT y a los directivos de la banca de desarrollo; 2) el exfuncionario era partidario de atacar la desigualdad desde lo fiscal; 3) el desacuerdo con la cancelación del NAICM-Texcoco; 4) el desacuerdo acerca de la construcción de Dos Bocas; 5) el diferendo con Manuel Bartlett acerca de los gasoductos; 6) el voluntarismo del gobierno. Estos son algunos de los desacuerdos que el presidente López Obrador ha intentado hacer ver sólo como diferencias de puntos de vista, cuando en realidad son de una gran profundidad.

Hay más elementos de desacuerdo, pero cabe preguntarse: ¿por qué resistió tanto tiempo en su puesto si no había acuerdo casi en nada?, ¿creyó Urzúa, ingenuamente, que López Obrador iba a cambiar de opinión en algún momento?, ¿supuso que la realidad (cualquier cosa que sea) iba a lograr que el presidente se retrajera?  Carlos Urzúa no tiene la disculpa de decir que nunca había trabajado con el ahora mandatario federal. En su paso por la Secretaría de Finanzas del GDF también le renunció al tabasqueño.

Las revelaciones de Urzúa acaban con la especulación, las diferencias de fondo están en blanco y negro y sólo hay una conclusión: el exsecretario no quiso ser cómplice de las equivocaciones que está cometiendo el presidente y que, de seguir así, ocasionarán un quebranto económico, un aumento del autoritarismo como no se veía en décadas, y una división social mucho más intensa que la del 2006.

Sería importante que los demás colaboradores del ejecutivo fueran cuestionados acerca de si comparten la visión de su jefe. Queda claro que muchos están ahí por un afán de poder y seguramente riqueza (spoiler: la corrupción no se ha acabado), pero hay otros que seguramente están de buena fe, ¿se quieren hacer cómplices de lo que viene? Más adelante, no se valdrá decir: “yo no estaba de acuerdo, pero obedecía”.

Es su momento de bajarse del barco.

Fecha: 
Martes, 16 de Julio 2019 - 13:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Martes, 16 de Julio 2019 - 15:15
Fecha C: 
Miércoles, 17 de Julio 2019 - 04:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frontera a Frontera: ¡Más contundencia por favor!

Cuando inicié en el periodismo en Tapachula me tocó una oficina deprimente, al momento de sentarme frente a mi escritorio, cayó del techo un ratón que de la caída se retorció por unos segundos y acto seguido salió despavorido hacia la entrada del periódico y se fue a refugiar a otro lado.

Me quedé perplejo, tenía mucho que cambiar en ese periódico de manera radical. El tiempo pasó y poco a poco fui mejorando las cosas en todos los sentidos y corriendo gente que no tenía nada que hacer y que era parte de otras empresas del dueño.

Hasta que llegó la noche cuando los Zapatistas iniciaron su revuelta, me pidieron una edición extraordinaria, pero no se podía porque los trabajadores estaban ilocalizables por ser fin de año. Se dio la última discrepancia con el dueño después de un intercambio de palabras ante la imposibilidad de imprimir esa edición extraordinaria.

Eso mismo pasó hoy con la renuncia del secretario de Hacienda Carlos Manuel Urzúa Macías y la 4ª Transformación del Sr. Presidente Andrés Manuel López Obrador, discrepancias irreconciliables, porque el patrón quiere hacer algo que desgraciadamente está llevando al país al bache financiero del que no podremos salir en muchas generaciones y que el empleado de alto nivel no está de acuerdo.

Me llamaron poderosamente la atención dos párrafos de la carta del secretario de Hacienda, primero:

Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que esta pueda tener y libre de todo extremismo, sea este de derecha o izquierda. Sin embargo, durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco.

La cancelación de las zonas económicas especiales ha sido un gran error que quedó como “decisión de política pública sin el suficiente sustento” siendo una decisión de “política económica debe realizarse con base en evidencia”. En este aspecto, no se llevó a cabo la debida cancelación legal, como se dio con el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en Texcoco, sino que la realidad está decisión de boca solamente trajo un manto sospechoso, ya que funcionarios de la Secretaría de Economía del Estado siguen promoviendo la zona donde estaría la zona económica especial de Puerto Chiapas, como si en verdad siguiera existiendo.

En este sentido, las cosas siguen igual que en el sexenio pasado, porque solamente están cambiando las caras de los “gestores” que solamente quieren comprar tierras a precios insultantes.

Este choque que representa la renuncia del hoy exsecretario de Hacienda con el Sr. Presidente Andrés Manuel López Obrador, es la consecuencia de que en la calle la situación económica de las familias y el desempleo campeé en todo el país.

El segundo párrafo que me llamó la atención fue el siguiente: Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés.

Este punto se está repitiendo por todo el país, donde los grandes funcionarios influyentes del nuevo régimen quieren imponer a sus incondicionales en puestos claves para preservar el poder por década y sexenios por venir. Nuevos ricos se pueden ver en todas las ciudades que ostenta sin pudor sus nuevos cargos políticos.

Pero, ¿saben por qué pasa esto? Porque por todo el país la impunidad campea en grande y todos quieren tener una tajada del pastel.

La impunidad se ha visto reflejada en las nulas detenciones de los grandes casos de corrupción que estamos viviendo heredadas por el pasado. Se robaban cientos de pipas en el pasado, dice el Sr. Presidente de la Republica Andrés Manuel López Obrador, pero no hay detenidos ni por esas pipas robadas de combustible ni por las 80 que dice el líder máximo que se siguen robando. No, no hay detenidos de nada.

Se robaban todo lo del sector salud y le dejaron al Sr. Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador un sistema de salud colapsado y… no, no hay detenidos ni en Chiapas, ni en ninguna parte de México.

El no hacer detenciones e investigaciones serias sobre la robadera resultado de la corrupción ha hecho que veamos una falta de seriedad y contundencia que lastima a la gente que ve con tristeza que votaron para que todo siguiera igual.

Matan impunemente a mujeres y niños y nada… No hay detenidos. Están desaparecidos miles de mexicanos y no… No hay investigaciones serias y contundentes, sino que esconden la información a la gente. Ocultan la información pensando que así todo se le olvidará a la gente.

Pero vámonos más cerca…

Aquí en Tapachula, están identificados los personajes nefastos que están poniéndole obstáculos y tratando a toda costa de difamar con acciones dolosas que infringen en su totalidad el nuevo bando municipal y no son sancionados, sino que se ha vuelto una guerra mediática que nadie cree y nadie pela, porque los Tapachultecos están realizando acciones que verdaderamente están apoyando las acciones que realiza el Presidente Municipal Oscar Gurria Penagos para mejorar a Tapachula.

Es necesario que se les finquen responsabilidades penales a los que ensucian a Tapachula, porque son enviados por políticos, líderes de tricicleros de basura y comercio ambulante lo que envían bajo cubierto de la noche a tirar basura en esquinas de cuadras plenamente identificadas. ¡Que los detengan! ¡Que se aplique la Ley! ¡Que se aplique el Bando Municipal y el Código de Procedimientos Penales en materia de daños a la vía Pública!

Eso es lo que queremos los mexicanos… ¡Contundencia! Sobre lo que nos lastima. Que verdaderamente haya justicia, porque vemos cómo la delincuencia crece paso a paso. Vemos con temor, como ejemplo, en Tapachula está el caso de un joven catedrático y empleado del Ayuntamiento que no aparece y que nadie sabe a ciencia cierta qué pasa. Está desaparecido o secuestrado, ¿qué pasa? El que no se sepa nada a la sociedad le crea pánico, mucho pánico.

Los mexicanos queremos acciones contundentes.

En el caso internacional, Donald Trump nos tiene agarrados y nos castiga como quiere, nos da trato de país enemigo. Impone aranceles a su antojo sin importarle que el Gobierno Mexicano le está cumpliendo cabalmente y Andrés Manuel López Obrador le está cumpliendo la palabra y él sigue imponiendo y sosteniendo aranceles al tomate y el acero entre otros productos mexicanos. ¿Cuánto tiempo más vamos a aguantar? Si en verdad los mexicanos vemos que nuestra moneda aguanta reparos como la renuncia del secretario de Hacienda, ¿por qué no le damos una sopa de su propio chocolate a Donald Trump y le cerramos la frontera a todo lo que sea de USA? ¿Por qué no hay una contundencia en ese sentido y se prefiere seguir aguantando al abusador de Donald Trump?

En el caso de la Secretaría de Hacienda, ¿cuándo van a darle un plan de regularización a miles de pequeños comerciantes en todo el país? Un plan acorde a los tiempos económicos difíciles que vivimos… ¿Cuándo? Así incrementarían de manera triple la recaudación fiscal, porque ahora esos comerciantes en pequeño ven que los impuestos se están manejando de manera rigurosa, pero tienen miedo y no saben cómo regularizarse. Ese plan de regularización sería una gran acción contundente para mover la economía de todos los mexicanos.

La actual renuncia de Carlos Manuel Urzúa Macías más que un fracaso para López Obrador, le representa una oportunidad de darse cuenta que el “pueblo” como él llama a los mexicanos, le apoyan en su inmensa mayoría. Por lo que le pedimos… “Con todo respeto” como él dice… que tenga más contundencia en apoyar él a los mexicanos en justicia y en activar nuestra economía de la que vivimos millones de familias.

Fecha: 
Miércoles, 10 de Julio 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 10 de Julio 2019 - 15:35
Fecha C: 
Jueves, 11 de Julio 2019 - 04:35
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

AMLO: Entre los leales y los fanáticos

¿Qué efectos tendrá la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda? Por lo pronto, al igual que la renuncia de Germán Martínez causó mucha atención, ¿por fin habría llegado un acontecimiento que cimbrara la 4T? La realidad es que no. Ni la salida de Martínez ni la de Urzúa afectará de manera importante la fuerza del nuevo gobierno y la 4T.

Cierto que Carlos Urzúa es un personaje ligado a la ortodoxia económica que ha prevalecido en México en los últimos años. ¿Se puede abolir el neoliberalismo y al mismo tiempo tener un secretario de Hacienda neoliberal? El presidente López Obrador no come lumbre, sabe que en ciertas acciones tiene que seguir el juego, o más o menos. El mismo exsecretario se ha definido como un técnico que llevó las riendas alejado de los extremos de izquierda o derecha. Más allá de lo insostenible del planteamiento, esto da idea de cómo concebía su labor. Urzúa al frente de Hacienda era considerado por los expertos como un funcionario serio, que daba garantía y buena imagen económica al gobierno de la 4T.

Entonces, ¿por qué no fue una bomba su salida? En primer lugar, porque la base sólida de la 4T es el presidente López Obrador, mientras siga teniendo números de popularidad tan altos será difícil que algo como una renuncia pueda afectar al gobierno. Cierto que, cuando se supo de la renuncia, los mercados accionarios y el tipo de cambio se fueron a la baja, pero esto fue un parpadeo que duró 15 minutos, posteriormente, el dólar y las bolsas tendieron a estabilizarse sin recuperarse del todo. Sin embargo, no fue el peor momento del mercado cambiario y accionario. La segunda razón por la que el asunto no creció mayormente se llama Arturo Herrera. Es un funcionario que también tiene buenas calificaciones y en su primera conferencia de prensa como secretario (o casi porque le falta el pequeño detalle de la ratificación del Congreso) lució bien, contestó o bateó con habilidad todas las preguntas. Se le vio desenvuelto y, sobre todo, conocedor del tema.

De cualquier manera, la carta de Urzúa es un mensaje fuerte que puede resumirse en: se tomaron decisiones de política pública sin el suficiente sustento, la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la hacienda pública y la falta de una política económica libre de extremismos. A todo esto, se puede decir que se supo desde el principio de esta administración que se estaban implementando políticas públicas (es un decir) sin sustento y que había funcionarios sin el suficiente conocimiento, no sólo en la hacienda pública sino en casi todos los terrenos. Acerca de la política económica sin extremismos, hay que decir que el principal extremismo son los brutales recortes y la canalización sin reglas de operación adecuadas y sin control de miles de millones de pesos. ¿En serio se tardó casi ocho meses el exfuncionario en notar todo esto o fue un efecto gota a gota?

Moody´s agrega algo de humor involuntario: descubrió que al interior del gabinete hay profundas diferencias. Agua tibia, hilo negro. ¿En qué gabinete no las ha habido?

En el gabinete de AMLO hay leales y hay fanáticos. Urzúa era un funcionario leal, pero no un fanático. Hay que hacer votos para que los leales no se vayan del todo y se queden solo los fanáticos.

Fecha: 
Miércoles, 10 de Julio 2019 - 13:10
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 10 de Julio 2019 - 15:25
Fecha C: 
Jueves, 11 de Julio 2019 - 04:25