Se encuentra usted aquí

caridad

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Un granito de arena

La evolución que requiere nuestra sociedad no va a suceder con un granito de arena que cada individuo pueda dar; no podemos sembrar expectativas de un cambio radical con una aportación tan insignificante, no hay magia ni milagros que multipliquen tu aportación, recibes lo que das. En otras palabras, tienes lo que mereces. La educación, el gobierno, el respeto, etcétera. Todo está en función de la capacidad de cada uno, y de todos, de lo que cada quien puede dar.

Un granito de arena ayuda a expiar la culpa de la indiferencia, al final del día sólo tenemos un puñado de tierra… y nos quejamos de que todo sigue igual. Ni la intención, ni la metáfora, ni las oraciones, ni la compasión, van a lograr por si solas, más, que una sola acción.

Si tu granito de arena no te quita nada, es que no estás dando nada. No se trata de deshacerte de lo que te sobra, sino de compartir lo que tienes; haces pantomima de caridad con la ropa que ya no usas; es lo único que puedes donar.

A veces las palabras alimentan más que el pan; un exhorto a continuar, una caricia, una voz de ánimo, un abrazo, la comprensión y el valor pueden convertirse en todo un festín.

Un mendigo harapiento y hambriento, un niño de la calle implorando limosna, un limpia parabrisas, o cualquier persona que frecuentemente despreciamos por su desdicha, puede darte más, si platicas tres minutos con ella, que lo que vale tu moneda.

¡Debería ponerse a trabajar!, sentenciamos, ¡el aspecto que le da a la ciudad es nefasto!, juzgamos, ¡se ve fuerte!, calificamos, ¡debería ejercer algún oficio en lugar de estarse mutilando la espalda con esos vidrios!, criticamos; y lo abandonamos, sin poder comprender las razones de su condición.

¡Por supuesto!, no somos La Madre Teresa ni el Padre Chinchachoma, somos un granito de arena en el universo, ¿qué podemos ofrecer?... No es para los más necesitados, porque no sabemos quiénes son. Los más pobres de espíritu, generalmente no son los más pobres de bienes; justamente son sus bienes, lo que maquilla su paupérrima substancia.

Quien realmente posee no te dará jamás un granito de arena, tampoco te dará pan. La riqueza verdadera está en el significado de la vida. Quién llena tu vida de significado es quien te ama, te dará entusiasmo, esperanza, comprensión, paz, ilusión, serenidad; la fortaleza para salir en busca de tu pan. En esto se conocerá quienes son discípulos de los preceptos de su moral, quienes los farsantes, los ignorantes y quienes los más necesitados.

Cuando llega la hora de contribuir y termina la etapa de ser contribuido, es cuando la vida adquiere sentido. Es cuando el adolescente se desprende de su nido y se lanza en busca de su cometido. Quiere convertirse en hombre, en mujer; para transformar el mundo, la sociedad, su familia, su ser. Encontrar su sentido.

Cuando una persona se involucra, da lo que puede, lo que tiene; cuando sólo observa, da apenas suficiente para no sentir culpa. Y esto se paga con una moneda, o simplemente con salir a las urnas a votar por un partido del cual no se sabe nada, o porque está guapito el candidato.

Quizá no estamos preparados para recibir más de lo que damos, quizá un granito de arena es más de lo que podemos recibir, más de lo que podemos dar. No es lo que das, sino cómo lo das, y por qué lo das. ¿Quién pudiera estar atrapado en el diezmo de su libertad?, ¿quién compra con abonos su tranquilidad?, ¿quién ha encallado en la auto compasión?, ¿quién puede pretender comprar su indulgencia con caridad?

No nos engañemos. Nadie puede dar lo que no tiene; y nadie puede tener lo que ignora que le es propio. El conocimiento de nosotros mismos nos da y nos quita, nos enriquece o nos empobrece en la medida en que es auténtico. 

Secciones:

Fecha: 
Martes, 12 de Mayo 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La discapacidad: un problema físico y social

El día de mañana conmemoramos el Día Mundial de las Personas con Discapacidad, establecido por la ONU para impulsar una sociedad más inclusiva.[1] Este año resulta de especial interés analizar las estrategias para atender la discapacidad, especialmente por las críticas que recientemente se le han hecho al Teletón, el cual, por cierto, también se lleva a cabo este fin de semana.

La discapacidad es un problema complejo

La discapacidad implica una deficiencia física o mental y puede ser consecuencia de un defecto corporal, una limitación intelectual o un trastorno que impide o limita a un individuo para realizar ciertas actividades. Las tipos más comunes de discapacidad limitan la habilidad de:

  • Caminar/moverse
  • Poner atención y aprender
  • Ver
  • Comunicarse
  • Escuchar
  • Mantener relaciones sociales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 1,000 millones de personas (15% de la población mundial) tienen algún tipo de discapacidad. 80% de los discapacitados vive en países en vías de desarrollo.[2]

captura_de_pantalla_2014-12-02_16.32.33.png

Fuente: Elaboración propia en base al World Report on Disability. Pág. 297

Discapacidad en México

De acuerdo al INEGI,[3] en México hay 5 millones 740 mil personas con alguna discapacidad, de las cuales:

  • Casi la mitad (48%) son mayores de 60 años y sólo el 9% son menores de 15 años.
  • El 16% tiene la discapacidad desde el nacimiento y 39% la adquirió como resultado de una enfermedad, 23% por la edad avanzada y 15% por un accidente.

captura_de_pantalla_2014-12-02_16.34.13.png

Fuente: Elaboración propia en base a INEGI.

Discapacidad, desarrollo y derechos humanos[4]

Las personas con discapacidad tienen más riesgo de caer en pobreza debido a la falta de oportunidades laborales, dificultad para realizar actividades, movilidad limitada, discriminación, entre otros.

Además, las personas con discapacidad se enfrentan a violaciones de sus derechos humanos, pues generalmente experimentan:

  • Desigualdad. Por ejemplo, falta de oportunidades laborales, educativas y de participación política.
  • Violaciones a su dignidad. Por ejemplo, cuando sufren violencia, abusos y prejuicios.[5]
  • Poca autonomía. Por ejemplo, cuando son internados en instituciones en contra de su voluntad o cuando no existe infraestructura para que hagan uso del transporte o de edificios públicos.

Discapacitados por el cuerpo y por la sociedad

Además de enfrentar su padecimiento, las personas con discapacidad afrontan barreras económicas y sociales. Al eliminarse estas barreras, las personas con discapacidad pueden participar activamente en sus comunidades y ser productivas.[6] Ante ello, varios países (incluido México) han firmado la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de 2006, en la que los Estados firmantes se comprometen a asegurar y promover que las personas con discapacidad gocen plenamente de todos los derechos humanos y libertades.

Personas con derechos, no sujetos de caridad

Hace algunas semanas, el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU emitió un informe sobre el progreso de México en la adopción de medidas para cumplir con la Convención. Entre otras cosas, en el informe se enfatiza la necesidad de hacer una distinción entre el carácter privado de campañas como Teletón y las obligaciones que tiene el Estado para rehabilitar a las personas con discapacidad. Adicionalmente, el informe señala que Teletón contribuye a perpetuar la percepción de las personas con discapacidad como sujetos de caridad, en vez de poseedores de derechos.

Ante ello, Fernando Landeros, Presidente de la Fundación Teletón descalificó al organismo internacional por no haber solicitado información al Teletón antes de emitir el informe y ha comentado que posiblemente este será un año duro para el Teletón debido a la polarización social.

Conclusiones

La discapacidad, además de ser un problema físico, es un problema económico y social, pues el entorno y los estereotipos pueden contribuir a su desarrollo y a la desigualdad de oportunidades de quienes la padecen. Por ello, es necesario cambiar el paradigma que entiende la discapacidad como un problema que debe ser atendido por las instituciones de salud, a uno en que también los responsables de la educación, el trabajo, el acceso a servicios y la justicia deben atender a esta minoría.

El gobierno mexicano tiene la obligación de establecer las condiciones que permitan la igualdad de las personas con discapacidad, así como de atender a quienes la padecen. Sin embargo, es importante que la atención esté orientada a empoderar a las personas con discapacidad y a eliminar las barreras que no les permiten gozar de sus derechos.

_____________________________________________________________________

[1] http://www.un.org/es/events/disabilitiesday/background.shtml

[2] http://www.un.org/es/events/disabilitiesday/background.shtml

[3] Consultar tablas en http://www3.inegi.org.mx/sistemas/temas/default.aspx?s=est&c=21702

[4] http://whqlibdoc.who.int/publications/2011/9789240685215_eng.pdf?ua=1 págs 9 y 10

[5] Cabe señalar que las personas con discapacidad son más a menudo víctimas de la violencia.

[6] http://www.un.org/es/events/disabilitiesday/

 

Fecha: 
Martes, 02 de Diciembre 2014 - 17:30
Redes sociales: 
1