Se encuentra usted aquí

boko haram

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terrorismo y economía

Si el Estado Islámico busca afectar las economías de los países de Occidente por medio del terror que generan sus ataques a civiles inocentes - sean estos turistas que viajan a bordo de un avión de una aerolínea rusa, comensales en un restaurante parisino, asistentes a un estadio para presenciar un partido de futbol, mujeres que con sus hijos realizan compras en un mercado o cualquier persona que nunca ha tenido el menor contacto con el islam – aparentemente empieza a lograr ese objetivo.

Francia está en estado de emergencia, lo que en alguna medida afecta el libre tránsito de personas y bienes, lo cual encarece el costo de hacer negocios y el de los bienes y servicios que adquieren los consumidores.

Bruselas se encuentra en un virtual estado de sitio que indudablemente golpeará a la economía de esa ciudad y de todo Bélgica.

En Nueva York y Washington impera cierto nerviosismo ante la posibilidad de un ataque terrorista por parte de los yihadistas de ISIS (o ISIL o Daesh, como prefiere llamar el gobierno de Estados Unidos al Estado Islámico del califa Baghdadi).

Para preocupar aún más a quienes viajan a diferentes destinos europeos y norteamericanos por cuestiones de negocios o de placer, el Departamento de Estado estadounidense emitió ayer una Advertencia Mundial de Viaje que dice lo siguiente:

“El Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses sobre los posibles riesgos al viajar debido al aumento de las amenazas terroristas. La información actual sugiere que ISIL (también conocido como Da'esh), al-Qaeda, Boko Haram, y otros grupos terroristas continúan planeando ataques terroristas en varias regiones. Estos ataques pueden emplear una amplia variedad de tácticas, utilizando armas convencionales y no convencionales, y dirigidas contra intereses oficiales y privados. Esta Advertencia de Viaje expira el 24 de febrero el 2016.

“Las autoridades creen que la probabilidad de ataques terroristas continuarán conforme los miembros de ISIL/Da'esh regresen de Siria e Irak. Además, existe una amenaza continua de personas no afiliadas [a grupos terroristas] que planean ataques inspirados por organizaciones terroristas importantes, pero llevadas a cabo de manera individual. Los extremistas han atacado grandes eventos deportivos, teatros, mercados abiertos, y servicios de aviación. En el último año, ha habido varios ataques en Francia, Nigeria, Dinamarca, Turquía, y Malí. ISIL/Da'esh ha reivindicado la autoría del atentado contra un avión ruso en Egipto.

“Los ciudadanos estadounidenses deben ejercer una vigilancia cuando estén en lugares públicos o usen medios de transporte. Deben ser conscientes de lo que ocurre en sus alrededores inmediatos y evitar grandes multitudes o lugares donde haya muchas personas. Deben tener especial precaución durante la temporada de vacaciones y en festivales o eventos festivos. Los ciudadanos estadounidenses deben monitorear los medios de comunicación y fuentes de información locales y tomar en cuenta dicha información para actualizar sus planes personales de viaje y actividades. Las personas con problemas de seguridad específicos deben comunicarse con las autoridades locales responsables de la protección y seguridad de todos los visitantes a su país de acogida. Los ciudadanos estadounidenses deben:

“Obedecer las instrucciones de las autoridades locales. Monitorear los medios de comunicación y fuentes de información locales y usar dicha información para actualizar sus planes personales de viaje y actividades.

“Estar preparados para un control de seguridad adicional e interrupciones inesperadas.

“Mantenerse en contacto con sus familiares y asegurarse de que saben cómo comunicarse con el viajero en caso de una emergencia.

“Registrarse en nuestro Smart Traveler Enrollment Program (STEP).

“Los gobiernos extranjeros han tomado medidas para protegerse de los ataques terroristas, y algunos han hecho declaraciones oficiales sobre las condiciones de mayor amenaza. Las autoridades siguen realizando redadas y desbaratando complots terroristas. Continuamos trabajando de cerca con nuestros aliados contra la amenaza del terrorismo internacional. La información se comparte rutinariamente entre Estados Unidos y nuestros socios clave con el fin de frustrar planes terroristas, identificar y tomar medidas contra los terroristas potenciales y fortalecer nuestras defensas contra las amenazas potenciales”.

Y todavía hay quienes no toman en serio este asunto. El Estado Islámico va contra las economías occidentales.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 24 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Terrorismo en cifras

El ataque terrorista del viernes pasado en París podría ocasionar pánico entre los habitantes de las principales ciudades europeas y eso no sería nada bueno ya que afectaría la vida cotidiana de millones de personas y las economía de sus países.

Que el número de ataques terroristas va en aumento es indiscutible. El Índice Global de Terrorismo 2015 (GTI 2015) elaborado por el Institute for Economics and Peace, el think tank basado en Sídney, Australia, nos proporciona la siguiente información:

“La actividad terrorista se incrementó en un 80% en 2014, a su nivel más alto registrado. El aumento más grande de muertes por terrorismo de un año a otro se registró en 2014, pasando de 18,111 en 2013 a 32,685 en 2014. El número de personas que han muerto a causa de la actividad terrorista ha aumentado nueve veces desde el año 2000.

“Boko Haram supera a ISIL para convertirse en el grupo terrorista más mortífero en el mundo. Las muertes atribuidas a Boko Haram se incrementaron en 317% en 2014, a 6,644. ISIL fue responsable de 6,073 muertes terroristas.

“La actividad terrorista está muy concentrada - cinco países representaron el 78% de las muertes. 57% de todos los ataques y el 78% de todas las muertes se produjeron en sólo cinco países; Irak, Nigeria, Afganistán, Pakistán y Siria.

“Casi el 60% de los países incluidos en el GTI no sufrió una sola muerte por terrorismo en 2014. 95 de los 162 países incluidos en el estudio no registraron una sola muerte por terrorismo, mientras que 67 países experimentaron una o más muertes por la actividad terrorista.

“Sin embargo, la mayoría de los países experimentó un incidente terrorista de algún tipo. 93 países experimentaron un incidente terrorista en 2014, frente a 88 en 2013.

“Más países que nunca tienen altos niveles de terrorismo. Los países que registraron más de 500 muertes aumentaron en un 120%. En 2014, 11 países registraron más de 500 muertes, contra sólo cinco en 2013.  

“13 veces más personas mueren en todo el mundo por homicidios que los mueren en ataques terroristas. Al menos 437,000 personas son víctimas de homicidios cada año, que es 13 veces más que el número de víctimas del terrorismo.

“La mayoría de las muertes por terrorismo no ocurren en Occidente. Excluyendo el ataque del 11 de septiembre [de 2001], desde 2000 sólo el 0.5% de las muertes por el terrorismo han ocurrido en Occidente. Incluyendo el 11 de septiembre, el porcentaje alcanza 2.6.

“Los atacantes tipo “lobo solitario” son los principales responsables de la actividad terrorista en Occidente. El 75% de todas las muertes por terrorismo en Occidente desde 2006 fueron por lobos solitarios y el resto fueron ataques por desconocidos o ataques de grupos integrados por más de tres atacantes.

“El fundamentalismo islámico no fue la principal causa del terrorismo en Occidente durante los últimos nueve años. El 80% de las muertes por terroristas tipo “lobo solitario” en Occidente fueron ocasionados por el extremismo de derechas, el nacionalismo, el sentimiento antigubernamental y el extremismo político y otras formas de supremacía.

“La actividad terrorista es un importante generador de refugiados y desplazados internos. Los países que generan la mayor cantidad de refugiados y desplazados internos también registran la mayoría de las muertes por terrorismo. 10 de los 11 países que tenían más de 500 muertes por terrorismo en 2014 tenían los niveles más altos de refugiados y desplazados internos en el mundo”.

Con base en los datos arriba anotados, ¿deben de preocuparse los europeos por posibles ataques terroristas en sus países? Definitivamente, según el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido (el Foreign Office), especialmente quienes viven en España, Francia, Reino Unido y Rusia, países a quienes los analistas del ministerio ven como los más susceptibles de sufrir un ataque terrorista, seguidos por Alemania, Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Dinamarca, Grecia, Holanda, Italia, Kosovo, Suecia y Ucrania. Con menor riesgo están Albania, Austria, Bielorrusia, Bulgaria, Croacia, Irlanda, Eslovaquia, Finlandia, Georgia, Macedonia, Noruega, Portugal, Rumania y Serbia. El riesgo mínimo de sufrir un ataque terrorista es en Armenia, República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Moldavia, Polonia y Suiza.

El Índice Global de Terrorismo 2015 puede verse en static.visionofhumanity.org/sites/default/files/2015%20Global%20Terrorism%20Index%20Report_0_0.pdf

El mapa que muestra los riegos de ataques terroristas según el Foreign Office británico puede verse en: www.telegraph.co.uk/travel/travelnews/11707583/Mapped-Terror-threat-around-the-world.html

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 19 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Amnésicos

Cuando algo espantoso ocurre en algún lado, los medios y las redes sociales se encargan de difundirlo de inmediato. Podemos a todo color ver lo que ha sucedido y, cada vez con más frecuencia, en vivo, cuando el mismo suceso se está llevando a cabo. Solo falta que la tecnología pronto permita que a través de nuestros dispositivos móviles captemos los desagradables olores de muerte y destrucción que generalmente se respiran en los lugares en donde han habido hecho violentos.

Si no fuera porque constantemente nos falla la memoria, y más cuando se trata de eventos terribles que ocurren en otros lugares y afectan a otras personas, viviríamos en un constante estado de terror.

Después de la sorpresa inicial que nos provoca un hecho desagradable que afecta a otros no pasa mucho tiempo para que lo olvidemos o archivemos en algún lugar remoto de nuestras memorias. Nuestros cerebros aparentemente cuentan con un mecanismo de defensa que nos hace olvidar las tragedias ajenas. Este mecanismo tiene un lado positivo ya que evita que vivamos en un estado de constante miedo o terror ante lo que pudiera ocurrirnos; pero también tiene un lado negativo porque al olvidar ciertos eventos corremos el riesgo de no estar preparados para evitar ser protagonistas de un evento similar.

El caso de los ataques terroristas ejemplifica lo anterior. Cuando ocurre uno de ellos los medios y las redes sociales lo difunden y comentan intensamente. Después de unos días, el evento que pudo haber acabado con muchas vidas inocentes pasa a segundo plano hasta que se olvida.

La semana pasada la atención del mundo se centró en París, donde los letales ataques perpetrados por tres ciudadanos franceses (dos de ellos hijos de argelinos y el otro de senegaleses) que supuestamente seguían instrucciones del ejército terrorista autodenominado Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL, por sus siglas en inglés) dejaron 20 muertos (incluidos los tres atacantes) y 21 heridos.

Unas semanas antes, el 16 de diciembre, la atención se centró en Peshawar, Paquistán, en donde terroristas de la organización islámica Talibán (del árabe, talib, que significa estudiante) entraron a una escuela y mataron a balazos a 145 personas, la mayoría de ellos niños.

12 días antes, el 4 de diciembre, en la ciudad chechena de Grozny, en Rusia, militantes de la organización islámica Emirato del Cáucaso, atacaron diversos edificios y se enfrentaron a balazos contra la policía. Al final del día había 26 muertos, entre terroristas y policías, y 26 heridos.

Y dos días antes de los eventos en Chechenia, militantes de la organización islámica Al-Shabaab mataron a 36 mineros no musulmanes en Mandera, Kenia.

¡Ah! Olvidé mencionar que el 27 de diciembre, en un pueblo de la región de Mazogo, en Camerún, militantes de la organización islámica Boko Haram (que en el lenguaje hausa que se habla en esa parte del mundo significa “la educación occidental es un pecado”) atacaron e incendiaron un pueblo. Al final del día había 84 muertos entre terroristas y civiles.

Solamente en diciembre del año pasado ocurrieron 18 de los 248 ataques terroristas que se perpetraron el año pasado. En total murieron 459 personas.

La mayoría de los atentados ocurrieron en el Medio Oriente, Asia Central, Asia y África, pero también autoproclamados yihadistas causaron muertes en Australia, Bélgica, Canadá y Estados Unidos. Los ataques en París confirman que algunas organizaciones islámicas, entre ellas el ISIL, han decidido llevar su “guerra santa” a escenarios más cercanos a todos nosotros, donde habitan los no musulmanes que consideran sus enemigos que deben ser convertidos o muertos.

Mas vale que dejemos de ser amnésicos y empecemos a analizar y estudiar la yihad que los musulmanes fundamentalistas y fanáticos han decidido emprender contra el mundo que no es como ellos quieren que sea.

La relación de los ataques terroristas ocurridos en 2014 está en http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_terrorist_incidents,_2014

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 14 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1