Se encuentra usted aquí

bill clinton

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Delitos y deleites

El multimillonario Jeffrey Epstein acusado de delitos sexuales contra numerosas  jovencitas menores de edad, apareció “inexplicablemente” muerto en su celda de la cárcel federal de Manhattan.

El incomprendido magnate financiero y filántropo, tenía montada una red de estimulación temprana e implementación práctica de las enseñanzas de la “ideología de género”, a la que dotaba incluso con un shuttle aéreo VIP, donde las jovencitas tenían la oportunidad de alternar socialmente y conocer a destacadísimos líderes de la democracia y del mundo libre, como Bill Clinton y al parecer, hasta Donald Trump.

Epstein puso su avión “Lolita Express” a disposición de las jovencitas favorecidas con su preceptoría y patrocinio, a fin de que dejaran aflorar espontáneamente sus apetitos y deseos eróticos, bajo la guía de hombres y mujeres cuya experiencia es garantía de aprendizaje pronto y efectivo para alcanzar una sexualidad sana. Y sin traumas.

Jeffrey Epstein viene siendo un mártir de la incomprensión y la hipocresía, que cuando por fin vivamos en el reino de la “absoluta libertad”, será recordado como un héroe y un pionero de la liberación sexual sin barreras.

Por lo pronto, el “suicidio” de Jeffrey Epstein es tan convincente como la versión que explicaba la muerte del Cardenal Posadas, ¡por haberlo confundido con el Chapo Guzmán!

Al parecer, la aprehensión y procesamiento del financiero neoyorkino ha puesto muy nerviosos a los prominentes personajes que frecuentaban su pequeña Isla Saint James en el archipiélago caribeño irónicamente conocido como “islas Vírgenes”, ese paraíso tropical donde la virginidad fue abolida desde que se convirtió en territorio de los Estados Unidos.

La versión caribeña del “Mar al Lago” de Donald Trump, era visitada por personajes tan prominentes como Bill Clinton (1), su alcahueta socia conyugal, Hilaria Rothman; el príncipe Andrés de Inglaterra, Alan Dershowitz, (maestro emerito de Harvard), Ghislaine Maxwell (heredera del imperio periodístico de Robert Maxwell),  Leslie Wexner (la billonaria dueña de Victoria’s Secret), Tom Barrack (manager de la campaña presidencial de Clairol Trump), y un numeroso “who is who” de la política, las finanzas y los espectáculos de Estados Unidos y Europa.

(¿Cómo pueden poner en duda la eficacia didáctica de Alan Dershowitz, a la hora de compartir sus conocimientos sexuales con jovencitas que de otra forma podrían caer en brazos de algún perverso o maniática?).

El fallecimiento de Jeffrey Epstein sin embargo, no pone fin a las investigaciones que incomodan a sus comensales.

Los fiscales encargados de investigar el asunto en Nueva York y  Florida, han comenzado a realizar cateos en las propiedades del millonario incomprendido, y han encontrado por lo pronto, un gran retrato al óleo del  presidente Bill Clinton ataviado con seductor y entallado vestido azul cobalto armonizado con altos  tacones rojos, sentado en un sillón en actitud seductora, invitando a la locura y el desenfreno...

¡Toda una transformación de Billy the pig a Guillermina la coqueta...!

Según parece, los seminarios, practicas tántricas de campo, el kundalini y el kunilingus, terapias eróticas de grupo y demás actividades auspiciadas y patrocinadas desinteresádamente por Epstein en su refugio tropical, fueron profusamente filmadas y fotografiadas con le intención de donarlas al archivo cultural de UNICEF.

El magno acervo gráfico de sus actividades eróticas, va a ser donado a un fondo educativo que sera administrado por la comunidad  LCPD (2) y la “Fundación Epstein por la Ideología de Género”.

Entre los nobles objetivos de dicha fundación, se encuentra promover iniciativas globales de reformas legislativas, para despenalizar el estupro, la perversión de menores, el turismo sexual, el incesto, la violación, el aborto, el adulterio y demás conductas que hoy son motivo de escándalo a raíz del cuál, los que no están (ni mucho menos) limpios de pecado, son los que hipócritamente tiran la primera piedra.

Hasta poco antes de su detención, Epstein iba camino de ser nombrado embajador de UNICEF, que promueve e impone la ideología de género y la estimulación temprana de la sexualidad infantil, junto con el Banco Mundial y el FMI.

Donald Trump se cuenta entre los numerosos amigos habituales de Epstein, que buscaban compartir sus conocimientos eróticos con las nuevas generaciones.

¿Qué mejor ocasión para sacarle los trapos al sol a Donald Trump y demás atascados, que en este momento electoral en el que los videos, fotografías y declaraciones comprometedoras, pueden significar la reelección o la cárcel, entre otros, para el racista con la peluca de tlacuache?

Beschreibung: Donald Trump and his then girlfriend Melania Knauss, Jeffrey Epstein and Ghislaine Maxwell at Mar-a-Lago in Palm Beach, Florida, on 12 February 2000.

La única razón por la que Melania Knauss no se ha divorciado del cliente estrella de Stormy Daniels, es porque en otra época Donald también fue su cliente y lo sigue siendo, solo que Trump  ahora le paga por su silencio y no por sus acrobacias de alcoba.

Si sus temerosos invitados habituales no hubieran contribuido al “suicidio asistido” de Jeffrey Epstein, muy pronto habría sido absuelto y hasta premiado como precursor de la liberación sexual que cunde por el planeta.

Por lo pronto, la historieta promete capítulos dignos del “prime time”.

¿Sí Epstein tenía un oleo de Clinton de travestido, se imagina el impacto de una fotografía de Donald Trump ataviado con la lencería Stormy Daniels (como le gusta)  montado por alguna jovencita  acicáteandolo con unas espuelas de oro y un látigo de Louis Vuitton?

No deja de extrañarme que la comunidad LGBT no haya salido en defensa de Jeffrey Epstein, cuya conducta ha sido unicamente la de un precursor de los tiempos que ya nos han alcanzado.

El único pecado del financiero neoyorkino, fue haber salido del closet para hacer respetar el derecho de todas las preferencias sexuales a ser desplegadas sin tapujos ni mojigaterías.

La intensiva promoción e imposición de la ideología de género, va en camino de lograr que todos estos PECADOS imperdonables, muy pronto sean vistos como conductas totalmente naturales.

¿No sería de lo más normal que las hijas se liberaran de la virginidad en brazos de sus padres, sus hermanos o sus tíos, en vez de arriesgarse en brazos de algún desconocido?

¿No será maravilloso que el feo nombre de pederastia sea sustituido por sexo intergeneracional?

Quienes escudriñan ávidos entre los archivos de Jeffrey Epstein, lo hacen en pos de agendas que nada tienen que ver con la ideología de género ni con las maravillas de la homosexualidad.

Los que esperan ansiosos tener acceso a esos archivos, quieren usarlos para demoler las posibilidades políticas de sus adversarios.

¿Será posible que en los oscuros rincones de la mansión de Epstein en Nueva York o en su pequeña isla caribeña, se lleguen a encontrar fotografías que muestren el profundo amor paternal que siente Donald Trump por su hija Ivanka?

De darse el caso, la sociedad gringa está tan corrompida, que en vez de costarle el impeachment y la cárcel, podría asegurarle la reelección, con su hija consentida en funciones abiertas de primera dama, ya sin la obligada presencia de Melania Knauss cuyo silencio cómplice ya no le sería necesario.

El lenguaje políticamente correcto, ha llevado la homosexualidad y el lesbianismo de la oscuridad de los roperos, a los desfiles multitudinarios del orgullo gay.

Ese lenguaje políticamente correcto, nos ha impuesto una inquisición verdaderamente tiránica y violenta.

A este paso, no habrá de transcurrir demasiado tiempo para que los delitos atribuidos a Epstein y tantos otros, sean reconocidos como deleites, y se le pueda dar vuelo a la hilacha impunemente.

...Con la salvedad de que los virus como el VIH, no entienden de semántica, ni de lenguaje políticamente correcto.

     ____________________________

  1.  ¡Yo no tuve relaciones con Mónica Lewinsky! ¿Se acuerda usted de lo serio que se veía Clinton jurando su inocencia por televisión?
  2. Comunidad LCPD. Locas, cochinos, puercos y depravados S.C.

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner

Fecha: 
Viernes, 16 de Agosto 2019 - 13:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 16 de Agosto 2019 - 15:30
Fecha C: 
Sábado, 17 de Agosto 2019 - 04:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

“Es la economía, estúpido”

Un letrero que decía “It’s the economy, stupid” colgaba de la pared de cada una de las oficinas de campaña de Bill Clinton cuando éste buscó por primera vez la presidencia de Estados Unidos, en 1992.

Acuñada por James Carville, el estratega de la exitosa campaña que impidió que George Bush papá se reeligiera, la frase tenía el propósito de recordarle a todos los que trabajaban en dicha campaña que debían concentrar todos sus esfuerzos para convencer al electorado estadounidense que bajo el gobierno de Bush la economía se había ido para abajo y con ella los niveles de vida de la mayoría de los votantes. El equipo de Clinton aprovechó así la recesión económica que entonces afectaba a Estados Unidos.

Tan efectiva fue la estrategia seguida por los demócratas que la popularidad de Bush se desplomó. Una encuesta de marzo de 1991 señalaba que era calificado positivamente por el 90% de las personas, porcentaje que cayó en agosto de 1992 cuando otra encuesta indicó que era calificado negativamente por el 64%

Carville no se equivocó y Clinton hizo bien en hacerle caso. Si en algo pensamos los seres humanos al momento de votar es en nuestras finanzas personales y la forma en que un gobernante y su partido han manejado la economía nacional. Si nuestra cartera no está contenta manifestamos dicha insatisfacción votando en contra de quienes percibimos como los responsables de la mala situación económica que estamos padeciendo.

Las encuestas dadas a conocer en los últimos días en torno a la gestión del presidente Enrique Peña Nieto muestran que la mitad o más de los mexicanos mayores de 18 años de edad reprueban el trabajo que ha realizado hasta la fecha. Peor aún, las reformas por las que apostó gran parte de su capital político son percibidas negativamente por un alto porcentaje de personas. Y todavía peor, lo responsabilizan por la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, crimen aparentemente perpetrado por órdenes de un presidente municipal perredista en un estado entonces gobernado por otro perredista.

Todo lo anterior porque el presidente y su equipo olvidaron la famosa frase de “Es la economía, estúpido” y tomaron decisiones que golpearon duramente los bolsillos de la mayoría de los mexicanos. En el primer año de gobierno, por quien sabe que razones hasta ahora no explicadas con claridad, la Secretaria de Hacienda impidió que se ejerciera gran parte del multibillonario presupuesto federal que el Congreso autorizó para 2013; en el segundo año, la decisión de Peña Nieto de dotar al gobierno de más recursos económicos se tradujo en un aumento injustifcado de impuestos a partir de enero de 2014, lo que tuvo efectos funestos para la empresas, los consumidores y la economía en general.

Peña Nieto no estaría tan mal calificado si la economía hubiera crecido a tasas más altas que las registradas durante sus primeros dos años de gobierno y si una mayoría de los mexicanos sintiera que su situación económica mejoró desde diciembre de 2012. Esto no ocurrió y ahora el presidente debe pagar el precio. Hoy en las encuestas, el primer domingo de junio en las urnas.

Foto: www.vice.com

Secciones:

Fecha: 
Martes, 02 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Premio Hult y la innovación

Nueva York.- En un salón del Hotel Sheraton New York & Towers el expresidente de Estados Unidos, Bill Clinton, entregó ayer el Premio Hult que anualmente se concede a jóvenes emprendedores que estudian en diversas universidades del mundo.

Ante las aproximadamente 1,000 personas que estábamos en el lugar, los seis equipos finalistas presentaron sus proyectos ante el jurado compuesto por el premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus; Sanjay Gupta, neurocirujano y corresponsal médico jefe de CNN; Fadi Ghandour, fundador y vicepresidente de Aramex; Kathleen Rogers, presidenta de Earth Day Network; y Ashish Thakkar, fundador y director administrativo del Mara Group.

Este año, el tema que los organizadores del proyecto le fijaron a los proyectos participantes fue “Resolviendo Enfermedades No-Contagiosas en las Zonas Urbanas Marginales”.

Me impresionó cada uno de los seis proyectos impecable y profesionalmente presentados por jóvenes que estudian diversas carreras.

Los seis proyectos fueron los siguientes:

1. Sweet Bites utiliza goma de mascar elaborada 100% con xilitol para combatir la caries dental, desarrollado por cinco estudiantes de la Universidad de Pennsylvania.

2. Bee Healthy utiliza abejas para revolucionar la detección de enfermedades, creado por cinco estudiantes de la HEC de París.

3. Haciendo que los cuidados básicos de cuidado ocular sean accesibles mediante el empoderamiento de los habitantes de las zonas urbanas marginales, ideado por cinco estudiantes de la española Escuela de Negocios ESADE.

4. Rompiendo las barreras para dispositivos médicos globales, trabajo de cuatro estudiantes del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

5. Utilizando tecnología innovadora para crear redes de microseguros de salud para los habitantes de zonas urbanas marginales, ideado por cinco estudiantes de la Indian School of Business (ISB).

6. Proporcionando administración económica de la diabetes a través de una red de distribución innovadora y descentralizada, desarrollado por cinco estudiantes de la británica Universidad de York.

La explicación detallada de cada proyecto puede leerse en http://www.hultprizesix.com.

La mayoría de los comentarios positivos se volcaron hacia el proyecto que utiliza a abejas para la detección de varias enfermedades. Para mí era el que debía ganar pero los miembros del jurado decidieron otra cosa y le concedieron el premio de un millón de dólares al equipo integrado por los estudiantes de la ISB, uno de los cuales se desmayó durante la presentación del proyecto y tuvo que ser retirado en una camilla.

Los seis mexicanos que estábamos en el evento no nos sorprendimos de que no hubiera participantes de nuestro país. Después de todo, la mentalidad empresarial aún no es dominante entre nuestra población (a pesar de que la mayoría sean micro o pequeños empresarios dentro de la economía informal) y el sistema educativo no está generando estudiantes del calibre que atestiguamos anoche. Sin embargo, los seis nos propusimos trabajar para que en evento de premiación del año entrante haya un equipo de mexicanos entre los finalistas.

En un año sabremos si un grupo de estudiantes de México llega a competir para ganar el millón de dólares que viene con el Premio Hult.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 24 de Septiembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1