Se encuentra usted aquí

avances

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Alzheimer, la memoria perdida

Una fría mañana de 1901, una desaliñada y desorientada mujer entró con premura al Hospital Psiquiátrico de Frankfurt y se dirigió apresuradamente al consultorio del Dr. Alois Alzheimer. Saludó con enfado a la enfermera y en forma atropellada penetró al pequeño privado del doctor. Se arrojó a sus brazos y sin mayor preámbulo y entre sollozos exclamó: ¡Dr. Alzheimer, estoy perdiendo la razón!! Auguste Deter de 51 años todavía agitada describió con detalle sus alucinaciones, su dificultad para hablar con fluidez, su desorientación y sus olvidos que cada vez eran más frecuentes. Alzheimer la escucho con atención, la calmó y consoló, la tuvo como paciente otros cinco años, hasta que ella murió, el 8 de Abril de 1906.

Alois Alzheimer tenía gran interés en el caso de la señora Deter y consiguió el permiso familiar para hacerle la autopsia. Las regiones temporales del cerebro habían perdido su estructura, estaban esponjosas, muy difíciles de manipular. En esa época  la metodología para realizar investigación era muy limitada, todo se resumía a técnicas microscópicas y tinciones a base de sales de plata. El examen histológico reveló neuronas alteradas y deformes, con rugosidades nodulares distribuidas a lo largo de los axones y otras estructuras en forma de placas que resultaron ser polipéptidos adosados al tejido neuronal, era lo más notorio que podría conseguirse en esos tiempos. Posteriormente, se demostró que dichas placas son las que inician la mayoría de los trastornos característicos del síndrome. Las placas están formadas por péptidos (de 39 a 45 aminoácidos) que se asemejan a collares donde los aminoácidos son las cuentas y pueden ser de diferente color y tamaño, dando lugar a una estructura definida en los cerebros normales. En los pacientes con Alzheimer, los aminoácidos han mutado y por lo tanto la secuencia no es la misma, y el polipéptido esta deformado provocando el desacople y el funcionamiento irregular de moléculas especificas llamadas neurotransmisores. Dicho desajuste es lo que produce las alteraciones neuromotoras y la degeneración de las neuronas. Al parecer este proceso es irreversible, una vez iniciado no existe la posibilidad de aminorarlo. Por eso es muy importante diagnosticar el Alzheimer en su fase temprana, ya que la mejor posibilidad de tratamiento está enfocada a evitar la formación de las placas anormales, porque éstas una vez establecidas ya no se pueden corregir.

La iglesia y los políticos manipuladores por siglos han tratado de convencernos que todos somos iguales y que por lo tanto reaccionamos igual, existen muchas evidencias para probar lo contrario, pero para efectos del tema diremos que no hay dos personas con Alzheimer que presenten los mismos síntomas o la misma intensidad en el desarrollo de esta enfermedad. La expectativa de vida es de tres a nueve años, dependiendo de la etapa en que se haga el diagnóstico. Este se realiza teniendo en cuenta los antecedentes clínicos, la disminución en los niveles de colinesterasa (inhibe la transmisión del impulso nervioso),  o una tomografía computarizada del cerebro. Muy recientemente, investigadores de las universidades de Oxford y el King’s College en Londres han desarrollado una prueba diagnóstica que solo utiliza una pequeña muestra de sangre, su limitante es que solo ofrece el 87% de confiabilidad, pero es lo mejor que se tiene en la actualidad. Un dato colateral muy importante que arrojó esta serie de investigaciones es que la enfermedad empieza a afectar el cerebro muchos años antes de que se manifiesten los primeros síntomas, de tal manera que existe la posibilidad de detectarla con anticipación. Esto abre un sinfín de posibilidades pero primero habrá que optimizar el grado de confiabilidad de la prueba, tal como se describe en Alzheimer & Dementia.1

En términos generales podemos decir que los síntomas más característicos de la enfermedad son:

  • Pérdida de la memoria reciente (datos, nombres, incidentes, etcétera).
  • Dificultad para realizar labores simples (capacidades cognoscitivas).
  • Dificultad para recordar y usar las palabras y la expresión de las ideas.
  • Pérdida acelerada de la capacidad para leer y escribir.
  • Pérdida de coordinación neuromuscular, haciendo que el paciente dependa absolutamente de alguien que lo alimente y lo atienda en sus funciones básicas.

La degeneración neuronal y el desajuste de las moléculas proteínicas conllevan a una serie de impedimentos fisiológicos básicos como el descontrol de los esfínteres, la coordinación muscular básica para resolver las actividades de la higiene personal y la pérdida acelerada de las capacidades cognoscitivas y perceptivas2. Es un ser humano encerrado en un caparazón sin control, que no tiene conciencia ni movilidad, que no alberga esperanza y que no tiene registro. El paciente existe sin vivir hasta que una enfermedad cualquiera se apiada de él o ella y los lleva al descanso eterno.

Esta infortunada creatura apenas tendrá los alientos para morir, dejándonos una serie de reflexiones y planteamientos acerca de nuestra propia realidad y lo lábil y efímera que es nuestra existencia.

El Alzheimer fue descrita por médicos griegos y romanos y se le relaciona con la demencia senil, ellos pensaban que era un mecanismo de selección natural para que los viejos no perduraran. La enfermedad ataca a las personas mayores de 60 años, no tiene cura y es una maldición moderna que transforma a la muerte en una bendición sublime, no solo para el paciente sino para todos los que lo rodean.

La persona encargada del enfermo enfrenta un gran impacto emocional, social y económico que es muy difícil de sobrellevar sobre todo porque el paciente está totalmente incapacitado y requiere una atención las 24 horas del día.  Se calcula que en el mundo existen alrededor de 35 millones de personas afectadas con Alzheimer, de los cuales 500,000  son mexicanos. Desafortunadamente, las cifras suelen ser un mal pronóstico, pues cada año se aumentan 8 millones de pacientes, la situación es apremiante, es una carrera contra el tiempo, ya que es la tercera causa de muerte en los EUA, después de los trastornos cardiovasculares y el cáncer.

No se sabe a ciencia cierta que causa el Alzheimer, en algunas personas se han comprobado mutaciones en los polipéptidos alterados que afectan la plasticidad de las proteínas. Otras causas podrían ser los cambios en la estructura del cerebro ocasionados por la edad.  También pudiera ser la combinación de la genética, algunos factores ambientales y la edad. Existen evidencias indirectas que  señalan que esta enfermedad está latente durante mucho tiempo y de repente se manifiesta en forma agresiva e incontrolable en función de la edad.

Diversos laboratorios de investigación clínica y farmacéutica se han dedicado a encontrar diversas vías para combatir la enfermedad, algunos están buscando la manera de prevenir la aparición de las proteínas anormales, otros tratando de entender la genética y los factores ambientales que inciden en la enfermedad, otros tantos tratando de entender los mecanismos celulares con el fin de regular la actividad de los neurotransmisores. Sin embargo, el problema con esta enfermedad es que no tiene un patrón definido, los síntomas son inespecíficos para cada persona y los tratamientos medicinales tienen diferentes efectos, lo cual hace el tratamiento impredecible e inestable.

Al igual que la peste bubónica, la sífilis, la gripe asiática, el SIDA y el ébola; esta enfermedad tiene siglos y es un verdadero desafío al entendimiento del hombre y perdura como un mal que lo ha doblegado y lo ha humillado con una muerte horrible, como si quisiera recordarle que no es lo máximo de la creación.

Para aquellas personas que tienen la necesidad de cuidar a un paciente con síntomas de Alzheimer u otra enfermedad neurodegenerativa o incapacitante, les recomiendo consultar: www.nia.nih.gov/alzheimer.

_______________________________________________________

Referencias

Saltlecker Martina et al. Alzheimer’s disease biomarker discovery using SOMA scan multiplexed protein technology. Alzheimer & Dementia 10, 2014; 724-734
CDC Alzheimer’s.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 23 de Noviembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Internet industrial

 

El mundo ha experimentado dos grandes revoluciones: la revolución industrial del siglo XVII y la revolución del Internet del siglo XX. La revolución industrial cambió la manera de producir a través de la incorporación de la máquinas. La revolución de Internet modificó la manera de comunicarnos, informarnos, trabajar y vivir a través de estar conectados por medio del mundo digital.

Ambos movimientos han cambiado la historia de la humanidad y logrado grandes beneficios al incrementar la capacidad de producción y la generación de nuevos conocimientos.

La revolución de Internet se orientó a los consumidores, que empezaron a jugar un papel central al manifestar sus decisiones de compra, ampliar sus opciones de adquirir bienes o servicios con el comercio, a través de la tecnología e iniciar una nueva era de comunicación entre personas, que permitió la creación de grandes cantidades de nuevo conocimiento.

El Internet Industrial

En los últimos años, hemos avanzado con nuevos cambios tecnológicos: la conectividad total, la explotación inteligente de la información (Big data), el Internet de las Cosas y nuevas plataformas y sistemas inteligentes. Todo ello da pie al inicio de una nueva revolución: el Internet Industrial.

Por medio del Internet Industrial se busca pasar del enfoque en los consumidores a otro dirigido a la producción. Aprovechando la conectividad y las nuevas capacidades de cómputo, Internet Industrial busca unir diferentes áreas de avance tecnológico para la automatización inteligente de la producción. Con ello se busca ganar 1) mayor eficiencia, 2) reducir las necesidades de mantenimiento y 3) mejorar inteligentemente la administración de la máquinas y las personas.

De acuerdo con Wikipedia, los componentes de Internet Industrial son cinco:

  • Conexiones inteligentes. Se busca crear conexiones entre el espacio físico y el digital, comunicar diferente maquinaria, sistemas internos de una empresa de la industria o de cualquiera, que ayude a mejorar la capacidad y valor de la producción.
  • Explotación inteligente de la información (Big data). Se trata de encontrar los datos adecuados para los objetivos de mejora de la producción entre el mundo de información existente, convertirlos en aprendizaje automático, para crear una especie de conciencia propia de los activos.
  • Espacios digitales inteligentes. Toda la información tiene que ser reunida y procesada en un espacio cibernético, donde lleguen todos los datos de las máquinas y demás activos, para la realización de un análisis personalizado para convertirlo en conocimiento continuo para mejorar la productividad y competitividad.
  • Conocimiento inteligente. Por medio saber, resultado de la explotación inteligente de la información, se creará un nuevo conocimiento profundo de las máquinas o los activos controlados, para que puedan ser usados en la mejor toma de decisiones.
  • Cambios automáticos. Como resultado de todo el proceso de conexión, explotación de la información, creación de conocimiento y toma de decisiones, se aplicarán los cambios en tiempo real para lograr mejoras importantes en la producción.

Se espera que el impacto de Internet Industrial signifique ahorros y mejoras de entre 10% y 25% del valor de la producción. Además, será una fuente importante para la creación de nuevos negocios disruptivos. Por otro lado, se estima que el impacto económico de este nuevo paradigma pase de los 20,000 millones de dólares en 2012 a 514,000 millones de dólares en 2020.

Uno de los ejemplos más emblemático de Internet Industrial es el auto sin conductor de Google, que usa los datos recopilados de las calles, identifica los obstáculos, otros autos y riesgos, y procesa la información en tiempo real para controlar la dirección, acelerador y frenos del vehículo.

Ya está en proceso una nueva revolución, cuyo impacto se espera cambie la historia del mundo en los próximos 15 años. Bienvenidos a la tercera gran revolución: Internet Industrial.

Autor:

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Uso de la Inteligencia Artificial: el futuro que viene

 

El crecimiento exponencial de los sitios web y las aplicaciones ha provocado que para su manejo se llegue al uso de métodos genéricos de diseño, como son los casos de las platillas. Adicionalmente, con los avances del Internet de las Cosas, ahora se presenta también el problema de cómo coordinar las órdenes a diferentes sistemas y dispositivos.

Ambos temas ya tienen novedosas soluciones a partir del uso de la inteligencia artificial, mediante la personalización basada en el contenido y el uso de la voz como medio para coordinar instrucciones a varios sistemas y dispositivos.

The Grid: adaptación del diseño al contenido.

En el tiempo hemos pasado varias etapas en el manejo del diseño en la web: primero separamos el diseño del contenido, después tuvimos que adaptar nuestros diseños a los navegadores, para después hacerlo a los dispositivos móviles, como es el caso de los teléfonos celulares y ahora a las tabletas. El resultado: un diseño despersonalizado que no ayuda a crear identidad y dificulta lograr los objetivos en los medios digitales.

Este problema es mayor en el caso de las redes sociales, donde las opciones de personalización nos limitan a colocar una foto o imagen, una reseña y un diseño de fondo, si bien nos va.

Así nace la plataforma The Grid, que busca que el diseño se adapte al contenido, usando para ello la inteligencia artificial. Esta iniciativa lanzada recientemente promete acabar con las platillas en la web. La idea es que el usuario sólo publique su contenido, y el algoritmo de la plataforma detecte de que tema se trata, si las fotos son de una persona o un animal, haga los retoques necesarios en su caso, seleccione los colores adecuados, y escoja el diseño que más se ajuste al perfil de los contenidos.

Lo que se busca es que con mejores diseños y más adecuados a los contenidos que se publica en la web, los usuarios puedan lograr mejores resultados en el mundo digital, como más seguidores, mejores ventas, más influencia en sus comunidades y demás.

La voz coordinará todo.

El avance creciente del Internet de las Cosas está trayendo consigo un problema muy difícil de resolver por la vía tradicional: cómo coordinar instrucciones a varios sistemas y dispositivos conectados entre sí.

Para tener una idea de la complejidad de lo que hablamos, se dice que hasta el año pasado el Internet de las Cosas ha hecho posible la conexión de 4,000 millones de cosas, y la empresa Gartner espera que la cifra aumente a 25,000 millones de dispositivos en los siguientes cinco años. Esto quiere decir que vamos a estar rodeados en los próximos años de docenas de dispositivo conectados entre sí: celulares, computadoras, televisiones, refrigeradores, lavadoras de trastes y ropa, relojes, alarmas y muchos dispositivos más.

Por ello actualmente se está desarrollando, a través de la inteligencia artificial, una interfase universal basada en la voz, capaz de coordinar las instrucciones a los diferentes sistemas y dispositivos conectados. Esto es, vamos a poder coordinar lo que deseamos en nuestra casa u oficina a través de simples comandos de voz.

Todo ello evitará los actuales problemas que representan el uso de botones y funciones que cada vez son más complejas y provocan constantes problemas. Al usar la voz como medio de instrucción a los dispositivos, también se potencializará las capacidades de los sistemas, dispositivos y aplicaciones. Así al estar hablando de un tema, los aparatos y sistemas conectados al Internet de las Cosas nos pueden brindar opciones diversas y anticiparse a nuestra necesidades, sin necesidad de tocar ningún botón.

Conclusiones

  • La tecnología seguirá evolucionando y resolviendo los problemas de complejidad que se presentan. Una herramienta muy útil en ello, y que cada vez se utilizará más, es la inteligencia artificial.
  • Los sectores más beneficiados por ello, seguramente serán la salud, la educación, la seguridad y la mercadotecnia. Un nuevo mundo complejo, pero simplificado por nuevas herramientas como el web adaptado a nuestros contenidos y el uso de la voz como interfaz universal para coordinar los sistemas y aparatos conectados al Internet de las Cosas, está en proceso de desarrollo.

Pronto tendremos noticias de ello para seguir fascinándonos del mundo de la tecnología.

 

Autor:

Fecha: 
Martes, 25 de Agosto 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡Eeeeehhh…Plutooo!

 

Así gritaron en la NASA la semana anterior. Déjeme le cuento.

Si alguien le pregunta a un escritor de ciencia ficción de dónde vienen los aliens, casi seguro que dirá de Marte.

Por alguna extraña razón Marte ha sido la obsesión planetaria donde hemos ubicado miedos y esperanzas de todo tipo. Los marcianos han sido aliados, enemigos y bailarines de cha cha chá.

Por ejemplo cuando en Duck Dodgers (en el siglo 24.5) las reservas terrícolas de crema de afeitar son alarmantemente bajas, envían al Pato Lucas a reclamar el incógnito y recóndito planeta X donde se sospechan grandes cantidades de ungüento de barbería. Por fortuna al cadete novato del espacio, Porky, se le ocurre que para llegar al planeta X solo hay que pasar el planeta A, el B, el C hasta el X. Al llegar entran en una guerra planetaria con Marvin, el marciano con yelmo romano, quien también busca una rasurada más suave y al ras.

Muchos años antes del Pato Lucas, Percival Lowell también pensó en marcianos y en el planeta X. Lowell era un millonario bostoniano devenido en astrónomo que aseguraba ver canales de irrigación en Marte desde su observatorio en Flagstaff, Arizona. Pero también afirmaba la existencia de una gran masa gravitacional más allá de Urano y Neptuno, el planeta X.

Lowell murió pero Clyde Tombaugh siguió su trabajo. Tombaugh era una especie de hijo no reconocido de McGiver y Dr. Who que construía telescopios con partes de autos, tractores y demás chatarra de la época. Sin formación académica en astronomía pasó de Smallville en Kansas al observatorio astronómico de Flagstaff en Arizona. En 1930 descubrió el planeta X al que un año más tarde llamaron Plutón. La arqueóloga espacial Alice Gorman de la Universidad Flinders de Australia cuenta que la niña Venetia Burney, más tarde matemática destacada, propuso se le llamara Plutón, el dios griego del inframundo.

La despiadada deidad griega resultó ser más pequeña que Mercurio y no el gigante que Lowell calculó. El campo gravitacional que se notaba no se debía a la masa de Plutón sino a la suma de esta con la de su satélite Caronte, descubierto a finales de los setenta en Flagstff y a decenas de otros planetoides enanos y asteroides observados desde entonces. Eso llevó a que en 2006 la Sociedad Astronómica Internacional votara por degradar a Plutón de planeta a piedrota voladora.

En general podemos decir que los planetas inicialmente se consideraron así, simplemente porque así se habían considerado. Muchas veces las clasificaciones se respetan por simple herencia histórica. A nadie se le ocurrió que existieran objetos cuyas características pusieran en duda de qué se trataba, así que generar una definición más estricta fue inevitable. Las definiciones son las madres de las clasificaciones y las clasificaciones desembocan ineludiblemente en las discusiones sobre la existencia de los grupos naturales; es decir si somos nosotros quienes agrupamos o el grupo existe aún sin el clasificador. Por supuesto que a las mojarras, a los asteroides y a Plutón los tiene sin cuidado el estatus que les demos; la relevancia estriba en la validez de los argumentos usados.

El mismo año en que Plutón dejó de ser planeta fue lanzada la sonda New Horizons rumbo a él. Uno de los líderes de la misión, Alan Stern, escribió en un artículo para la revista Space Science Review en 2008 que es la oportunidad de saber de planetas exóticos con superficies volátiles, atmósferas que escapan, antiguos choques planetarios y el origen del Sistema Solar. Pero sobre todo New Horizons representa una victoria de la constancia, trabajo y dedicación humana para entender el Universo. Llegó la semana anterior, eclipsada entre el Chapo y el Piojo. Según la página de la NASA pasó a solo 13 mil KM de Plutón, más o menos la distancia entre Ciudad de México y Seúl. Tardó tanto porque las distancias espaciales son inimaginablemente grandes. Bill Bryson en Una breve historia de casi todo dice que si la Tierra fuera del tamaño de un chícharo, Plutón estaría a 2.5 kilómetros y tendría el diámetro de una bacteria. Vamos, que ni siquiera la Discovery 1 de 2001 Odisea del espacio llegó tan lejos. La aterradora Event Horizon, de la película del mismo nombre con Laurence Fishburne, sólo llega a Neptuno. Y aunque difícilmente tocará las puertas del infierno, la New Horizons lleva una botellita con cenizas de Clyde Tombaugh, posiblemente como amuleto. Uno nunca sabe. 

Fecha: 
Jueves, 23 de Julio 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tecnologías transformadoras

Hubo una época en que íbamos a tiendas para comprar libros, CDs, DVDs y otros productos que hoy cada vez más personas adquirimos a través de nuestros dispositivos móviles, laptops o PCs. La era de las librerías y tiendas de discos pasó y cada vez vemos menos comercios de este tipo, especialmente en los países en donde la población tiene acceso a tarjetas de crédito o débito y a altas velocidades de conexión a la Internet.

La tecnología está transformando la manera en que vivimos. También la manera de hacer negocios. Por ejemplo, ante la desaparición o achicamiento de muchos comercios se observa la aparición de inmensas bodegas en donde se guardan los productos que se venden a través del llamado e-comercio.

A continuación anoto tres tecnologías que de acuerdo a los especialistas de la empresa inmobiliaria global Knight Frank ya impactan o muy pronto impactarán a la economía, la forma en que nos desenvolvemos en ella y el mercado inmobiliario.

1. Robots de oficina. “Actualmente se están desarrollando robots de telepresencia por medio de los cuales un trabajador remoto puede iniciar una sesión en un droide, atravesar la oficina, ver lo que está ocurriendo y hablar con sus colegas. Ya hay disponibles robots de limpieza doméstica. Un robot de servicio de oficina que hace el aseo, recarga impresoras y realiza tareas de seguridad básica podría ser una futura extensión de esta tecnología. Los edificios de oficinas que se construyan en el futuro podrían necesitar áreas de almacenamiento, recarga y servicio para estos droides”.

2. La Internet de las cosas. “Esto se refiere a la etapa en la cual los aparatos de uso cotidiano están conectados a la Internet, de manera que pueden ser controlados o monitoreados remotamente. Por ejemplo, un refrigerador puede monitorear su contenido y enviar al móvil de su propietario una lista sugerida de compras con un botón de 'comprar'. Esto dará aún más impulso al surgimiento del e-comercio e incrementará la demanda por bienes raíces de logística. Diversos equipos y maquinaria vinculados vía Internet podrían también generar la construcción de edificios de oficinas inteligentes que se autogestionen parcialmente”.

3. Drones. “Cuando Amazon dio a conocer sus planes para entregar mercancías pequeñas por medio de drones aéreos la opinión pública recibió con escepticismo la noticia. Sin embargo, otras empresas anunciaron poco después que también experimentaban con entregas por medio de drones. En el futuro, los inmuebles de logística podrían llegar a parecerse a mini-aeropuertos, con drones yendo y viniendo. La aerolínea EasyJet tiene planes para que sus equipos de mantenimiento utilicen drones para efectuar la inspección de sus aeronaves. Asimismo, el sector inmobiliario podría utilizar drones para inspeccionar edificios”.

Los especialistas de Knight Frank hablan de otras tecnologías que transformarán el mercado inmobiliario y la manera en que vivimos. Parecen cosas de ciencia ficción pero la realidad es que cada una de estas tecnologías ya son una realidad.

¿Podrá México asimilarlas con rapidez para no quedarse fuera de la competencia económica global?

Más sobre este tema puede leerse en www.knightfrank.com/global-cities-index-2015/specials/real-estate-technology/

Secciones:

Fecha: 
Martes, 12 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mejorar la raza

Si pudiera evitarle un cáncer de mama a una hija seguro lo haría. ¿Pero si pudiera le cambiaría el tono del piel? El 18 de abril pasado Junjiu Huang de la Sun Yat-sen University en China publicó un artículo donde reportó la alteración de embriones humanos para evitar una enfermedad sanguínea hereditaria. Antes el artículo había sido rechazado por las prestigiosas revistas Science y Nature por razones más éticas que técnicas.

¿Qué tiene de malo evitar enfermedades? Hace unos seis años se tenía la capacidad para detectar cien enfermedades genéticas comparando los genes de un recién nacido o de un embrión contra genes no defectuosos. Hoy en día se puede reconocer genes asociados a casi 500 enfermedades. Fue famoso el caso de la actriz Angelina Jolie quien tras detectarse el gene BRCA1 ligado a cáncer de mama, decidió extirparse ambos senos. ¿Qué tal si en lugar de llegar a la automutilación pudiéramos quitar un gene estropeado y sustituirlo por otro?

En el núcleo de cada una de sus células, estimada lectora, existe una sustancia a manera de hebra larga y pegajosa, el ADN, formada a su vez de cuatro sustancias más simples y cuyo orden varía ligeramente de persona a persona y de familia a familia. Esta misma sustancia sirve como plantilla para producir proteínas que también varían según el orden de la plantilla. Donde inicia y donde termina un segmento de ADN asociado a una proteína es lo que en genética molecular se llama gene. Se calcula que los seres humanos tenemos alrededor de 25,000 genes. Los genes los heredamos de nuestros padres y ellos de nuestros abuelos y haremos lo propio con nuestros hijos. Entre la secuencia de ADN que usted tiene y que haya abueleado unos ojos pizpiretos hay miles de procesos que francamente desconocemos aun con los miles de datos que se tienen. No se sabe qué pasa. Pero sí se sabe que cuando un gene es defectuoso la proteína fabricada a partir de él también. Si se trata del gen de la insulina posiblemente esa persona será diabética. Aunque tal vez no. En Tamaulipas existen decenas de familias emparentadas que llevan varios genes de la enfermedad de Huntington y de ellos tarde o temprano alguien será incapaz de controlar los movimientos de sus brazos, más tarde piernas y finalmente llegará la demencia.

Aunque nadie lo dijo, todo el mundo lo pensó cuando a finales de los setenta Werner Arver, Hamilton Smith y Daniel Nathans descubrieron unas proteínas que cortaban y pegaban fragmentos específicos del ADN. Se podría editar el material hereditario de cualquier organismo que tuviera ADN, es decir todos descontando algunos virus. Se podría alterar la herencia humana a voluntad. Suena tentador cuando pensamos en devastadores padecimientos que minan la dignidad de quien amamos o de uno mismo. O cuando se trata de un alimento transgénico con más nutrientes o para la producción de medicamentos, ¿pero qué cuando se trata de, por decir algo, la belleza de un hijo? ¿Del color de la piel o del sexo? ¿Quién dice y con base en qué, cuál característica humana es mejor?

Alguien que lo dijo fue Francis Galton, un primo de Darwin, quien estaba convencido de que los hombres europeos blancos y ricos eran superiores. No es broma, en verdad lo pensaba. Se encontraba convencido que la criminalidad era hereditaria y que el estado debería evitar la reproducción de ciertas personas y propiciar la de otras. La mejora social por medio de la selección de características. Le llamó Eugenesia o buen nacimiento. Así que cualquiera que tuviera un prejuicio, es decir cualquiera, ya contaba con bases científicas para sostenerlo. Los nazis por ejemplo, cuyo entusiasmo por querer eliminar las características que consideraban indeseables los llevó, digamos, a acelerar el proceso. Durante el régimen de Hitler se llegó a esterilizar a la fuerza a casi 450 mil personas. Luego vino la “solución final”, sin duda más rápida. Por acá no llegamos a tanto pero tuvimos la Sociedad Eugenésica de México a principios del siglo XX y un montón de discusiones académicas sobre si los indígenas eran superiores o inferiores.

Y no solo la historia nos permite desconfiar. Avraham Ebenstein, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, recopiló hace unos años toda la información que indicaba la disminución de nacimientos de niñas luego de que en los ochenta el gobierno chino distribuyera equipos de ultrasonido prenatal y las parejas preferían abortar si se trataba de un embrión femenino. Sin embargo Jeff Steimberg en sus Fertility Institutes en California (con franquicia en Guadalajara en el Hospital San Javier) ofrece selección de sexo con 100% de éxito por poco más de 100 mil pesos. Y eso que ser mujer no es un padecimiento genético hasta donde la bibliografía médica más misógina indica. La ciencia ficción tampoco aporta al optimismo. En la película GATTACA del director y guionista Andrew Niccol, el personaje Eugene se ve imposibilitado de ascender por una escalera que tiene la forma de la doble hélice del ADN. La sociedad está dividida entre quienes pudieron pagar una mejora genética de sus hijos y quiénes no. Adivinen quiénes son los pobres.

Tal vez por ello de inmediato Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, declaró tras el artículo de Junjiu Huang, que continuará en su país la prohibición a este tipo de investigaciones que “son vistas casi universalmente como una línea que no hay que cruzar.” Alterar los genes de una persona implica alterar los genes de las generaciones futuras. Sobreviene el temor de la hipotética desaparición de grupos humanos enteros usando estas tecnologías con fines eugenésicos. Si se piensa bien, entre la eugenesia y el genocidio la diferencia es el método.

Por cierto, ¿cuál será la posición de la titular de la Secretaría de Salud (sí, hay una) y de los candidatos a diputados federales sobre este tema?

Fecha: 
Jueves, 07 de Mayo 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ley de Moore

El 19 de abril de 1965 se publicó un artículo intitulado Cramming more components into integrated circuits en la revista estadounidense Electronics. Su autor era un joven físico y químico californiano de 36 años de edad llamado Gordon Earl Moore, a quien la revista presentó como “uno de la nueva generación de ingenieros electrónicos, educado en las ciencias físicas en vez de la electrónica”.

Lo que Moore escribió fue profético y revolucionario.

Para empezar señaló que “Con el costo unitario cayendo mientras el número de componentes por circuito aumenta, para 1975 la economía podría dictar que hasta 65,000 componentes estén apretujados en un solo chip de silicio”.

Luego sentenció que “el futuro de los circuitos integrados es el futuro de la electrónica misma. Las ventajas de la integración traerán una proliferación de electrónicos, empujando a esta ciencia hacia muchas áreas nuevas”.

Y luego, lo que a muchos les costó trabajó entender hace medio siglo y que hoy a muchos les cuesta trabajo aceptar: “los circuitos integrados permitirán maravillas tales como computadoras en casa –o por lo menos terminales conectadas a una computadora central- controles automáticos para automóviles y equipos portátiles de comunicación personal. El reloj de pulsera electrónico solo necesita un pantalla para ser factible hoy”.

Añadió Moore que “el mayor potencial radica en la producción de grandes sistemas. En las comunicaciones telefónicas, circuitos integrados en filtros digitales separarán los canales en equipos multiplex. Los circuitos integrados también cambiarán los circuitos telefónicos y procesarán datos.”

“Las computadoras serán más potentes y estarán organizadas de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, las memorias construidas en electrónica integrada podrán ser distribuidas en toda la máquina en vez de estar concentradas en una unidad central. Además, la mayor confiabilidad hecha posible por los circuitos integrados permitirán la construcción de unidades de procesamiento más grandes. Máquinas similares a las que hoy existen se construirán a menores costos y tendrán mayor velocidad”.

Moore escribió también que “La complejidad de los costos mínimos de los componentes ha aumentado a un ritmo aproximado de un factor de dos por año. Sin duda puede esperarse que continúe este ritmo en el corto plazo, si es que no aumenta. En el largo plazo, el ritmo de aumento es un poco más claro, aunque no hay ninguna razón para creer que no se mantenga constante durante al menos 10 años. Es decir, de 1975, el número de componentes por circuito integrado al mínimo costo será de 65,000”. Creo que un circuito tan grande puede construirse en un solo chip de silicio”.

En otras palabras, en el párrafo anterior Moore aseguraba que la complejidad de los circuitos integrados se duplicaría cada año mientras que el costo de los mismos se reduciría a la mitad. 10 años después, actualizó su predicción señalando que el número de transistores en el chip se duplicaría cada dos años y que el precio se reduciría en un 50% en ese mismo período.

Voltea a tu alrededor y verás que Moore es un verdadero profeta. En 1968 este visionario fundó la que hoy es la mayor fabricante de microprocesadores del mundo, Intel, retirándose en 1987. Hoy tiene 86 años, posee una fortuna de casi 7,000 millones de dólares y se dedica a las actividades filantrópicas.

Medio siglo después de que formulo la Ley de Moore, mucha de sus predicciones se han cumplido. La última de ellas, los relojes inteligentes que muchos fabricantes ofrecen actualmente a los consumidores.

Su revolucionario artículo puede leerse en web.eng.fiu.edu/npala/EEE6397ex/Gordon_Moore_1965_Article.pdf

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 20 de Abril 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Y ciencia para qué?

Quizá usted, estimado lector, se pregunte qué rayos pretende una sección de ciencia en un portal más enfocado en el análisis político. No dudo que algún político, Miguel Ángel Mancera o Manuel Velasco Coello por ejemplo, digan cosas interesantes y hasta importantes de vez en cuando. Pero la inauguración de unas canchas deportivas (que solo fueron remozadas) o la puesta en marcha de la campaña contra el pié de atleta en el metro del D.F. no deberían quitarle espacio noticioso a los descubrimientos del CERN, el acelerador de partículas subatómicas. Más allá de lo que pueda ser noticia, la ciencia y la tecnología (CyT) son posiblemente las actividades de mayor impacto, ya no diga usted en la sociedad, en el planeta entero. Solo recordemos que el cambio climático es consecuencia de un camino tecnológico que inició hace más o menos 200 años. Por ello es esencial que nuestro país invierta más en ciencia y tecnología.  Si miramos un mapamundi, notaremos que los países con mayor bienestar e independencia son aquellos en que se invierte más en ciencia y tecnología. Hace unos días murió Lee Kuan Yew, el Miguel Hidalgo de Singapur que se enfrentó a la disyuntiva de gobernar una isla sin recursos naturales de ningún tipo, sobrepoblada y rodeada de vecinos nada amistosos como Malasia e Indonesia. ¿De qué vive Singapur? La economía de Singapur, una de las más sólidas, se basa en el conocimiento.

En nuestro continente pasó lo mismo, por ejemplo en Vancuver y Boston. En 1886 Vancouver era un miserable puerto maderero, pero casi de inmediato se buscó la creación de la Universidad de Columbia Británica. En 1635 los colonos de Boston hicieron una coperacha para fundar la Boston Latin School. Luego gracias al pastor puritano John Harvard la universidad con su nombre; más tarde Boston College en 1863 y la Boston University en 1871. El MIT, una especie de IPN estatal, llegó poco después. La ciudad ha sido, astillero, centro metalúrgico, informático, y ahora a biomédico. Boston vive de la ciencia y la tecnología que desarrollan.

¿De qué viven Tampico o Guaymas? De lo mismo, pero en este caso la tiene que comprar. Max Perutz el químico británico Premio Nobel, escribió hace unas décadas un libro llamado “Es necesaria la ciencia” ante la andanada de recortes presupuestales tacherianos y reaganianos. Para él los gobiernos deben invertir en CyT para tener soberanía en al menos, alimentación, salud producción energética y defensa. Agreguémosle hoy en día el cambio climático. Sí aún no se convence recuerde tan solo el conato de epidemia H1N1. A la hora de buscar antivirales Francia nos negó la venta pensando en sus ciudadanos. Es más el laboratorio donde se identificó el virus estaba en Canadá porque aquí no había la capacidad instalada para ello. No lo aburriré, querido lector, lectora, con ejemplos de las otras áreas pues llegarán solitos a esta columna con el tiempo. Francia, por cierto, invierte el 2.5% del PIB en CyT según el Banco Mundial. México el 0.4. No se sienta mal; Ghana el 0.38 y Gabón de plano nada. Ahora bien que Guatemala el 0.5. El presidente Peña prometió llegar al 1 % al final del sexenio. Veremos.

¿Mientras tanto qué se está haciendo con ese 0.4 hoy en día? De acuerdo con el CONACYT en México hay alrededor de 22 mil científicos en activo que reciben recursos públicos. ¿Qué hacen y cuánto de lo que producen tiene un beneficio social?

Olvídese de las epidemias, la autosuficiencia alimentaria, energética y de seguridad.

¿Estamos preparados para enfrentarnos a las nuevas circunstancias que provocarán la ciencia y la tecnología en política economía o educación; en la educación o la moral? Pensemos en aspectos médicos. ¿Podremos con la transexualidad, los xenotrasplantes, la eutanasia, la medicina genómica, la resucitación tardía, la suspensión animada, los implantes, el uso de células madre, los derechos de propiedad de secuencias de ADN o de estructuras proteicas, el patrimonio genético, la modificación de embriones, la identidad sexual o la subrogación de úteros y otras estructuras orgánicas…? ¿Qué harán jueces y magistrados? ¿Legisladores?

Aún más, olvide todo eso también. ¿Cómo interpretamos el mundo la mayoría de los mexicanos y de qué manera influye ello en la forma en que tomamos decisiones cotidianas? ¿Ha intentado bajar de peso bebiendo café? ¿Le da como miedito vacunar a sus hijos? ¿O por qué no hemos oído hablar de explosiones en tuberías de gas natural y casi a diario con el gas de pipa?

Y de la agenda cotidiana ya ni hablamos. Por ejemplo:

¿Cómo pueden identificar a una persona a partir de un pedacito de hueso? ¿Qué tan certero es? ¿Y cómo identificaremos a las personas que desde ahora, ya, en este año, pueden tener material genético de tres personas? ¿O qué tan buena idea es amarrarse a un árbol cuando autoridades ambientales piensan talarlo? ¿Qué tan inevitable es que Tabasco, la Holanda mexicana, se convierta cada verano en la Atlántida mexicana? ¿Votaría usted por un político que dijera tal cosa? ¿La esperanza de vida aumentará y qué haremos con las pensiones?

Así pues, la ciencia y la tecnología no solo se tratan de que alguien encuentre una nueva galaxia, un nuevo microbio o un procesador de computadoras más rápido. El panorama completo de nuestra vida, de la vida de México, pasa por entender un poco de ciencia, al igual que un poco de arte, de comida e incluso, a veces, hasta de política.

Fecha: 
Jueves, 16 de Abril 2015 - 13:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 2003 - Se completa el mapa del genoma humano

El 14 de abril del año 2003, luego de 13 años de trabajo, el Human Genome Proyect (HGP) completaba el mapa del genoma humano. El proyecto, propuesto por el gobierno de Estados Unidos, comenzó a gestarse en el año 1984 y se inició formalmente en 1990.

La secuencia de ADN del ser humano está dividida en 24 fragmentos y se compone de 23 pares de cromosomas. Cada par de cromosomas contiene, a su vez, entre 25.000 y 30.000 genes. De estos 23 pares, uno es el determinante del sexo: las mujeres poseen dos cromosomas X y los hombres un cromosoma X y uno Y. La secuenciación del genoma humano realizada por el proyecto de investigación científica Human Genome Proyect brindó beneficios para diversos campos, desde la medicina hasta el estudio de la evolución humana. El proyecto posibilitó importantes avances en la identificación de enfermedades genéticas y mutaciones ligadas al cáncer, permitiendo mejorar el diseño de medicamentos y predecir con más precisión sus efectos. La investigación también fue clave para el progreso de la medicina forense, la antropología y el desarrollo de biocombustibles. La secuencia completa del ADN, almacenada en bases de datos, está disponible en Internet para cualquier usuario. 

Fecha: 
Viernes, 14 de Abril 2017 - 09:20

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La mujeres encarceladas. Desprestigio del INE. Mentiras de partidos políticos a través de publicidad

Esta tarde platico con Luciana Biondo, de la Fundación Cuna de Cartón, sobre la cuna de bebé supereconómica que ha desarrollado para bebés de familias pobres. En el estudio me acompañan Liliana Alvardo y Juan Azcárraga y platicamos sobre las mujeres encarceladas, la inseguridad del internet, el desprestigio del INE, las mentiras difundidas por los partidos políticos a través de su publicidad. Desde Hermosillo, Marco Paz Pellat explica el nuevo http2.

Secciones:

Fecha: 
Martes, 10 de Marzo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa: