Se encuentra usted aquí

autoridades

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fuga silenciosa

Nuevamente la práctica de las filtraciones pone de cabeza al sistema judicial del país. De nueva cuenta, las manos anónimas que venden o “regalan” materiales “calientes” a los medios, están operando desde la oscuridad con una finalidad obvia: minar la versión oficial de los hechos ocurridos hace un poco más de tres meses.

Pero cuando pasan cosas como estas, es que el ciudadano común se pregunta qué es lo que pasa en las esferas de la administración pública, que intenta ocultar lo que es evidente y que tienen que ver con la corrupción que se da en los centros de readaptación social, refiriéndonos a la fuga del Chapo.

Se han escuchado versiones tan absurdas y chabacanas, como aquella en la que decían que la fuga de El Chapo era una acción concertada con el presidente de la República para tender una cortina de humo que cubriera los cambios en el IMSS.

Lo que es cierto es que faltaba confirmar un elemento que muchos analistas y el sentido común señalaban, relativo a lo silencioso que parecía que había sido el proceso de construcción del túnel de la fuga. Y no, no había en la realidad tal silencio.

Para muchos, la profusa difusión que se dio al video de la fuga, hace tres meses, parecía suficiente, pensando, tal vez, en que no había micrófonos en las celdas en razón de los parámetros de incomunicabilidad a la que se sujetan los reos: están solos, sin medios de comunicación con el exterior (se supone), etc. Ahora nos damos cuenta de que sí hay micrófonos y que éstos registraron los sonidos de la horadación; los sonidos de la fuga.

Las implicaciones que esta filtración ha traído consigo son muy graves y denota el grado de corrupción de una cadena de personas con diferentes rangos de mando en el penal, muy extensa.

La pregunta que ahora es necesario que sea contestada, es por qué desde que se dieron a conocer los videos de la fuga, las autoridades no incluyeron el audio, que ahora los incrimina. Es decir, si cuando las autoridades de seguridad y de procuración de justicia, en el caso de El Chapo, dieron a conocer los videos de la fuga hubieran incluido el audio, evidentemente la percepción colectiva hubiera sido más grave (y justo aquí se encuentra la lógica de su ocultamiento), pero al ocultar ese elemento, ahora que se hace público “el chirrión se les voltea por el palito” y los involucra de manera directa, por lo menos por la omisión en que incurrieron.

En este momento es secundario saber cómo y quién hizo la filtración del audiovisual dado a conocer por Loret de Mola. Lo realmente importante es que se finquen las responsabilidades correspondientes, de acuerdo al marco jurídico aplicable y se esclarezca la cadena de corrupción al interior del penal. Los exámenes de confianza de los que tanto se habla, deben ser permanentes y en todos niveles del sistema de seguridad del país.

Fecha: 
Lunes, 19 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Tijuana, su transporte y la aventura

Los conflictos con el transporte público cobran fuerza todos los días: los que exigen porque son sindicato, los que discuten porque son independientes, los que se esconden porque son clonados, los que se enojan porque tienen unidades viejas y las autoridades que se callan porque ya no saben de qué manera poner orden.

En Tijuana hay taxis colectivos o de ruta, taxis libres, microbuses o “Calafias” y camiones que se adquieren la mayoría de ellos en Estados Unidos, y son autobuses reciclados de las escuelas. Cada uno tiene su historia, su concesionario y parece que también, cada uno tiene su propio reglamento porque cada quien hace lo que quiere.

Como cosa de rutina, la precepción de los usuarios que se transportan todos los días y la mía es muy diferente porque utilizo el transporte pocas veces por semana y en diferentes horarios, también me subo sólo para escuchar conversaciones ajenas y encontrar anécdotas o historias cuando no se me prende el foco para escribir. Entonces los conflictos y pleitos entre concesionarios y autoridades en realidad no me interesan tanto como para investigarlos y escribir una crítica sobre ellos, prefiero ir directo a las aventuras que se suscitan y que quienes viajan todos los días ya no ven.

En Tijuana no existen las paradas o lugares específicos para subir o bajar pasaje, se detienen en donde sea, donde el pasajero quiera, para bajar se escuchan cosas como: “en la ferretería”, “pasando el semáforo”, “en la clínica”, “en las hamburguesas”, “en el mercado”, “en la farmacia”. Nunca “en la esquina” y jamás “en la parada” como debería de ser, y es porque el espacio reservado para ello siempre está ocupado como estacionamiento. En una ocasión pedí bajar “en la parada” y el chofer me preguntó "¿En dónde?". Tuve que buscar cuál negocio estaba en su lugar -“en la taquería”– dije.

Hay tantos camiones y taxis en todas las calles y avenidas que si uno se para en la esquina y levanta el brazo para hacer la parada, se detienen al menos 5 de ellos. Si uno está parado en la esquina para cruzar la calle, cada taxi bajará la velocidad y sonará el claxon como avisando que ya llegó; a todos se les tiene que hacer la seña “no quiero”, de no ser así, se quedan esperando a que uno se suba.

He escrito historias de muchas hojas o unas líneas que describen un momento, como el que me sucedió hace poco, que al subir escucho la risita de un bebé, el cual en cuanto me vio agitó su manita "¡Hola!". Seguí hacia el fondo buscando lugar, una señora le pidió a su hijo que me dejara su asiento -"si ella no está viejita"- le contestó. "Gracias" –dije- y yo que pensé esta mañana que sí, que ese par de sonrisas eran solo para aminorar el viaje que seguía:

Horrible camión, los asientos diminutos inclinados hacia abajo, imposible no resbalar y en el intento por no caer sentados en el suelo llevábamos los pies en puntas y las manos en el asiento de adelante. Todos haciendo el mismo equilibrio mientras que los frenos del camión recién ajustados -quiero creer- porque el hombre al volante los pisaba cada cinco segundos. Estuve a punto de sentirme enojada cuando la siguiente frenada nos echó a todos al frente, vi las cabezas todas en perfecta sincronía, no podía ser de otra forma, empecé a reír. Siguiente frenada y otra y otra y todos al ritmo, atrás-adelante, atrás-adelante. Un pasajero que sí perdió la calma y gritó –"¡Ora’, no traes bueyes!"-. El chofer lo buscó en el espejo retrovisor y el compañero de asiento de quien gritó dijo –"Pos’ quien sabe compadre, mejor ni diga"-. Entonces entre las risas escondidas de todos y el continuo baile de cabezas me di cuenta que mi bajada era tres cuadras antes, y de todas formas llegué a tiempo.

Y no todo en los taxis y los taxistas es malo, aun cuando me he subido a ellos en versión contenedores de basura, cajas de herramientas, restaurantes ambulantes, choferes que creen que transportan ganado, al final siempre he llegado sana y salva a mi destino. En una ocasión me sorprendí gratamente, en un taxi Ruta 2 hacia Playas leí un letrero pequeño con letra manuscrita muy bien hecha encima de una cajita a manera de alcancía: “Pasaje pendiente, si gusta agregar a su pasaje un peso más o doble tarifa, le ayudará a pagar el pasaje a un estudiante o a una persona mayor. Soy honesto. No cubre borrachos o vagos”. Deposité mi parte pensando que alguien pudiera llegar a su destino, quisiera encontrarlo de nuevo para tomar el número de taxi, una foto de su letrero y felicitar como corresponde.

La modalidad de microbús también llamado "Calafia", como la Reina de las guerreras amazonas de la Isla de California, el color oscuro brillante de sus pieles, el orgullo en sus negras cabelleras y la fuerza de sus cuerpos, es parte de la leyenda que cuenta Garci Rodríguez de Montalvo en su novela “Las sergas de Esplandián” escrita alrededor de 1510.

Arriba de ese desvencijado camión no se puede evitar recordar la leyenda y se me antoja inventar que la historia descansa en los cimientos, piedras, muros y vientos del Hotel Calafia enclavado en los cerros que enfrentan el mar de la Baja California y que para llegar al Reino escondido había que emprender un trayecto de cielos y mares a través de las veredas inhóspitas de la costa en un transporte igualmente regio, único y muy exclusivo. Por supuesto había que bautizar al medio de transportación y su ruta, Calafia la Reina Negra, Calafia el Hotel y Calafia también ese elegante furgón.

Creo que aquel transporte sigue siendo hasta hoy, ¡el mismo! con todos los años encima acumulados en los asientos y la basura amontonada a través del tiempo en los rincones. Parece que la historia se disipa en el momento en que uno decide sucumbir ante la necesidad de atravesar la ciudad a bordo de una destartalada, triste y apesadumbrada Calafia. Al menos podrían cambiar de nombre para no olvidar la leyenda de hermosas amazonas y reinas, cuando al subir me veo inmersa en un contenedor de basura con el Ecoloco como chofer, y el letrero de “Lanzadera de Calafias” anuncia que de aquello, no queda más que un libro también olvidado en el tiempo.

En uno de mis paseos de tramo corto, en uno de los camiones escolares reciclados, se subió una mujer ataviada con una blusa de lentejuelas amarillas brillantes y un pantalón azul eléctrico; recorre el camión hasta atrás con pasos muy “sensuales”, muy coqueta ella sonriéndole los pasajeros. De pronto empieza a cantar, terriblemente entonada, su cara se ponía morada, por el esfuerzo gritaba casi, no se sabía la letra de las tres canciones con que nos deleitó.  Se afianzaba del tubo de arriba y bailaba, seguía cantando, después nos declamó una poesía que con seguridad se inventó en el momento, una letanía de tiempos y dolores y dijo que para despedirse, nos regalaría una última canción a cambio de una moneda limpia. Mal entonó y bailó Azúcar Amargo, hizo reverencia y agradeció.

Los pasajeros buscaban la “moneda limpia” para retribuirle su actuación mientras, una pequeñita sentada junto a su mamá se paró, juntó sus manitas, aplaudió y su vocecita gritó "¡Bravo!". Acto seguido, nos miró a todos y preguntó: "¿No le van a aplaudir a la señora?", y así obedeciendo, nos hizo aplaudir a todos.

Que del desorden en las calles y los camiones se encarguen las autoridades, porque de las anécdotas y las aventuras sin querer, se encarga la gente.

Autor:

Fecha: 
Martes, 15 de Septiembre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mazapil

Con una superficie de 12,139 kilómetros cuadrados, Mazapil es el municipio más extenso de Zacatecas, abarcando el 36% del territorio del estado. Es más extenso que el Distrito Federal (1,495 Km2 y los estados de Tlaxcala (4,016 Km2), Morelos (4,879 Km2), Aguascalientes (5,471 Km2), Colima (5,616 Km2) y Querétaro (11,699 Km2).

Pese a su extensión, en 2010 el municipio apenas tenía 22,172 habitantes; 20 años después quedaban 17,813. Hoy tal vez sean menos si recordamos que Zacatecas ocupa el segundo lugar nacional en exportación de mano de obra a Estados Unidos debido a la falta de oportunidades que gobiernos priístas y perredistas no han sabido generar y promover durante los últimos 50 años.

De las 175 localidades que en 2010 tenía el municipio, la cabecera municipal, también llamada Mazapil, es la cuarta más poblada. Hace cinco años apenas vivían ahí 794 personas; hoy puede afirmarse con certeza que son 27 menos.

27 personas, entre ellos seis niños, que murieron después de ser atropellados por un camión materialista el miércoles de la semana pasada cuando formaban parte de un grupo de peregrinos que se dirigía hacia la iglesia dieciochesca de San Gregorio Magno para postrarse ante la estatua conocida como la de Nuestro Padre Jesús.

Ese día, cuando los peregrinos estaban a solo 100 metros de su destino, el materialista modelo 1977 que iba a exceso de velocidad se quedó sin frenos y los embistió. 19 murieron en el lugar o poco después y unas 103 quedaron heridas. Desde el miércoles hasta ayer han muerto ocho más. 33 personas, entre ellos seis niños, siguen hospitalizadas, nueve de ellas están graves.

Para variar, el chofer homicida, del cual se desconoce su nombre, huyó sin mayor problema.

El dueño del antiguo camión materialista que aparentemente estaba en malas condiciones ya ha sido identificado pero hasta anoche tampoco había sido localizado por las autoridades zacatecanas.

Desde el día del accidente, la clase política del país ha manifestado su pesar por lo ocurrido. Desde el presidente Enrique Peña Nieto hasta el gobernador priísta Miguel Alonso Reyes pasando por miembros de los gabinetes de ambos, diputados, senadores, etc., etc., etc., han lamentando el hecho.

Sin embargo, en un país en donde accidentes similares al de Mazapil ocurren con demasiada frecuencia, ¿no deberían estos funcionarios hacer algo para que dejen de circular por nuestras carreteras y calles carcachas como el materialista modelo 1977 que mató a 27 personas, más las que pudieran fallecer por las heridas que recibieron el 29 de julio?

Aparentemente es más fácil lamentar la pérdida de 27 vidas que poner orden en el sector del autotransporte, sea el de bienes o de pasajeros.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2010 la tasa de muertos en accidentes viales (calles y carreteras) de México fue de 14.1 por cada 100,000 habitantes. Esta cifra podría reducirse si nuestros gobernantes decidieran que en las calles y carreteras de nuestro país no circularan vehículos en mal estado conducidos por personas que no saben manejar. Aquí me refiero a todo tipo de vehículos, no solamente a camiones de carga de mercancías y pasajeros, sino a automóviles, motocicletas y bicicletas.

La tragedia de Mazapil podría haberse prevenido si las autoridades no permitieran que chatarra rodante fuera conducida por irresponsables. Como están las cosas, solo nos queda esperar un suceso similar en el futuro.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 03 de Agosto 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las pocas patentes que se generan en México. La recuperación del sector turístico nacional. Los ataques contra el periodista Ezra Shabot

Esta tarde me visita Jaime Escalera para hablar del evento de emprendedurismo que se celebrará los días 25 y 26 de marzo en el WTC de la Ciudad de México. En el estudio me acompañan Mónica Uribe y Luis Miguel González y hablamos de las pocas patentes que se generan en México, la recuperación del sector turístico nacional, la sugerencia de realizar elecciones en Guerrero mediante el sistema de usos y costumbres. Tere Vale condena el antisemitismo y racismo que están demostrando los seguidores de Carmen Aristegui y la manera débil o nula con que han reaccionado las autoridades, la propia Aristegui y AMLO ante los ataques contra el periodista Ezra Shabot.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 25 de Marzo 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Derechos Humanos, 365 días al año

En 1950, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 10 de diciembre como el Día de los Derechos Humanos por celebrarse ese día el aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento que detalla en sus 30 artículos los derechos fundamentales, civiles, culturales, económicos, políticos y sociales que nos dan identidad a todos los habitantes del planeta bajo los mismos ideales y valores.

La Declaración proclama el reconocimiento universal de los derechos y libertades fundamentales, los cuales son universales, indivisibles e inalienables a todos los seres humanos por el hecho de serlo, sin importar nacionalidad, residencia, género, origen étnico, color de piel, religión, idioma o cualquier otra condición; por lo que la comunidad internacional se ha comprometido a defender la dignidad y la justicia para todos los seres humanos.

Este año, la ONU, lanzó la campaña #Rights365 para recordarle a todas las naciones, pueblos y personas, que los derechos humanos se viven y se respetan los 365 días del año, no es un día es específico, todos los días tenemos que trabajar como comunidad para que se respeten en momentos de conflicto, para evitar la represión, la desaparición forzada, la discriminación, la tortura, y en general luchar contra las injusticias para lograr que en cada rincón del mundo se respeten y se disfruten, teniendo un acceso equitativo a la educación, oportunidades económicas, tradiciones culturales y atención sanitaria.

A lo largo de los años, se ha generado un compromiso internacional para difundir la cultura de respeto a los derechos humanos, por lo que en el campo del Derecho se han elaborado alrededor de 80 tratados y declaraciones internacionales, reformas a disposiciones constitucionales, acuerdos regionales o leyes nacionales.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer en cuanto a la cultura de respeto y defensa de los derechos fundamentales, ya que en el caso de México, según informes de la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en el año inmediato anterior, el total de las quejas corresponde a 143,819 quejosos de violaciones a los Derechos Humanos, siendo las 10 principales autoridades federales señaladas en los registros de quejas del Organismo público las siguientes:

  • Instituto Mexicano del Seguro Social
  • Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Seguridad Pública
  • Secretaría de la Defensa Nacional
  • Procuraduría General de la República
  • Policía Federal
  • Secretaría de Educación Pública
  • Instituto del Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado
  • Instituto Nacional de Migración
  • Comisión Federal de Electricidad
  • Secretaría de Marina

Los motivos presuntamente violatorios de Derechos Humanos señalados con mayor frecuencia en los expedientes de queja son:

  • Prestar indebidamente el servicio público
  • Faltar a la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficacia en el desempeño de las funciones, empleos, cargos o comisiones
  • Omitir proporcionar atención médica
  • Detención arbitraria
  • Trato cruel, inhumano o degradante
  • Obstaculizar o negar las prestaciones de seguridad social a que se tiene derecho
  • Omitir fundar el acto de autoridad
  • Negligencia médica
  • Omitir motivar el acto de autoridad
  • Incumplir con alguna de las formalidades para la emisión de la orden de cateo o durante la ejecución de éste, así como para las visitas domiciliarias

En total se emitieron 109 Recomendaciones a 43 Instituciones, de las cuales, sólo 57 se han cumplido de manera parcial, por lo que aún falta mucho que trabajar en México para que se respeten los derechos humanos, y se puede hacer, fomentando desde nuestras casas y nuestro entorno acciones contra cualquier forma de violencia, discriminación e inequidad.

___________________________________________________

Fuente:

Informe de Actividades 01 de enero a 31 de dieiembre 2013. CNDH. México. 2014.

Fecha: 
Miércoles, 10 de Diciembre 2014 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ingenuos e hipócritas

Ingenuos o hipócritas son aquellos que le exigen al gobierno federal la presentación con vida de los 43 estudiantes que el 26 de septiembre pasado fueron secuestrados por policías municipales de Iguala y Cocula, Guerrero, y entregados ese mismo día a sicarios de la banda delincuencial Guerreros Unidos, quienes seguramente los asesinaron e incineraron, de acuerdo a las declaraciones de algunos miembros de dicha banda aprehendidos por las autoridades federales.

Ingenuos, porque solamente alguien muy, pero muy inocente puede creer que los 43 siguen vivos exactamente 60 días después de haber sido secuestrados. Estos individuos desconectados de la realidad aparentemente no se han preguntado: ¿en dónde puede alguien recluir contra su voluntad a 43 jóvenes aguerridos, como muy seguramente lo era cada uno de los normalistas? ¿en qué lugar pueden ser mantenidos secuestrados 43 individuos sin que éste sea detectado después de una intensa búsqueda realizada durante 60 días por miles de soldados, policías federales y estatales? ¿cómo adquiere alguien los alimentos y agua necesarios para mantener con vida a 43 personas sin llamar la atención de quienes se los les venden?

Supongamos una dieta básica de 1,300 calorías, la cual un hombre adulto necesita para permanecer vivo según estimaciones de Gordon Edlin, Eric Golanty y Kelli McCormack Brown, los autores de Essentials for Health and Wellness (Jones & Bartlett Publishers, Sudbury, MA, Enero 2000). Dicha dieta consiste aproximadamente de lo siguiente: Té o café con leche descremada, 6 galletas María ó 300 gr. de fruta fresca, 300 gr. de verdura cocida ó 100 gr. de papas cocidas, ensalada, 100 gr. de carne ó 150-200 gr. de pescado, 2 huevos, 75 gr. de jamón sin grasa, tres rebanadas de pan.

Para alimentar a los 43 estudiantes desaparecidos durante los últimos 60 días se necesitarían aproximadamente 774 Kg. de fruta fresca o 15,480 galletas María, 258 Kg. de carne, 774 Kg. de verdura cocida o 258 Kg. de papas, 5,160 huevos, 193.5 Kg. de jamón y 7,740 rebanadas de pan, y bastantes litros de leche descremada. La compra de tal cantidad de alimentos ya hubieran llamado la atención de las autoridades.

¿Y qué del agua necesaria para que sobrevivan los 43? Cada uno requiere de dos litros diarios, lo que significa que en 60 días se han bebido 5,150 litros. ¿De dónde la han obtenido?

Los hipócritas son los que exigen la presentación con vida de los normalistas sabiendo que lo más seguro es que están muertos. Estos farsantes saben que lo que reclaman no se les puede conceder pero lo hacen con el único propósito de desprestigiar al gobierno federal que nada tuvo que ver con el secuestro de los 43 jóvenes.

Estos hipócritas juegan con el dolor de los padres y familiares de los desaparecidos y abusan de la buena voluntad de los miles de ingenuos que sinceramente creen que éstos siguen vivos. Y todo para ganar puntos políticos a su favor rumbo a las elecciones de junio del año entrante. Nunca imaginé que Cuauhtémoc Cárdenas fuera uno de ellos, como demostró serlo el sábado al exigir “la presentación con vida” de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. 

Estos hipócritas demuestran tener muy poca vergüenza, moral, ética, decencia y mamá.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 24 de Noviembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1