Se encuentra usted aquí

autor

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Recordando a Germán

“El que esté libre de culpa, que arroje la primera chela” Germán Dehesa

Este miércoles (2 de septiembre) cumplimos cinco años sin German Dehesa y debo decir que lo seguimos extrañando. Se extrañan sus columnas, su blog, sus programas de radio y televisión, sus obras de teatro, su humor, su manera tan coloquial de escribir.

Desde que comencé a escribir, primero en mi blog y luego en otros espacios, siempre he estado influenciado por su obra. Fue el leerlo lo que me impulsó a iniciarme en este mundo con la esperanza de un día lograr algo remotamente similar. Con el paso de los años me he dado cuenta que igualarlo es sencillamente imposible. Más aún, he entendido y aprendido que cada escritor, cada periodista, cada comunicador debe tener su propio estilo sin copiar el de nadie más.

Leer al maestro Dehesa es toda una experiencia. Sin importar si nos hablaba de política, sociedad, deportes, sus viajes o su familia, no reír con sus aventuras no era una opción. Sus atropelladas vacaciones plasmadas en “Viajero que vas”, las experiencias con sus hijos en “No basta ser padre” o las reflexiones musicales que en “La música de los años” hereda a su hijo Ángel, hacen que nos identifiquemos con sus vivencias, que nos veamos reflejados en ellas e imaginemos que estamos a su lado escuchando de viva voz las más cómicas experiencias.

Pocas veces he sentido en un libro al autor tan cercano como con él. Su lenguaje coloquial y sencillo hacía que cualquiera que se acercara a su columna “La gaceta del Ángel” se sintiera atrapado y regresara una y otra vez por nuevas anécdotas. Con su pluma nos enteramos de temas actuales, del acontecer político, de lo que pasaba en la sociedad y hasta conocimos a su familia que en más de una ocasión protagonizó las historias del autor.

Siempre crítico inundó de sarcasmo periódicos y revistas y con sus mordaces y atinados comentarios nos enseñó a sobrellevar los problemas de nuestro país,  a hacer más llevadera la vida, pero, sobre todo, nos enseñó a amar a México, a reírnos de los problemas y de nosotros mismos, a disfrutar la vida en todo momento y a enfrentarla con humor más allá de las crisis y devaluaciones.

Habitante ilustre de la Ciudad de México y ciudadano distinguido, fue galardonado en 2008 con el Premio Don Quijote de Periodismo Rey de España por su “síntesis brillante entre el idioma español y el habla popular mexicana, en una combinación imaginativa de las palabras, que demuestra la plasticidad, riqueza y vitalidad de la lengua de Cervantes”.

El 25 de agosto de 2010 compartió a sus lectores con su particular estilo la noticia sobre su salud: “Creo que no les he contado que estoy enfermo, seriamente enfermo. Tengo cáncer, pero hasta ahora la enfermedad no me ha producido ningún dolor insoportable. Trato de vivir sobre las puntitas de los pies, pues en mis delirios, imagino que si casi no hago ruido, la enfermedad no se va a percatar de mi presencia y me permita colarme a la vida que es a donde me gusta estar. No me estoy despidiendo. Yo espero que falte mucho como para que ocurra algo tan ingrato”.

El 2 de septiembre de ese año perdió la batalla. Yo prefiero pensar que se bajó del mundo tras escuchar el informe de gobierno.

¡Hoy toca!

Voy vengo.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Septiembre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Recordamos tanto a Julio

El pasado 26 de agosto se cumplieron ciento un años del nacimiento de Julio Cortázar —acaso el más universal de los escritores argentinos junto al inabarcable Borges—, a quien se recuerda siempre, porque con Cortázar existe una conexión sensible que va más allá de su obra, y que ocasiona la pregunta ¿por qué queremos tanto a Julio?

No es un misterio tal puente que se crea entre Cortázar y sus lectores, después de todo se sintió poeta hasta los cuarenta años; es decir, su expresión natural era la poesía; su lenguaje, era el de un eterno niño, un Peter Pan, que nunca se cansó de la rayuela, del juego, de lo lúdico, de ese salirse del infierno para alcanzar el cielo que no era otro sino el de ser completamente libre.

Libre de ataduras en materia de escritura creativa que muchas veces imponen el traje y la corbata que él tanto aborrecía. Había que ir más allá de las palabras como le eran dadas. Cortázar buscaba el reverso de las cosas, y muchas veces, en ese estar volteando las palabras encontraba su escritura, su forma de inocencia, de belleza, que sólo tienen aquellos que no han dejado de ser niños.

Lo suyo era el divertimento, la creación alegre, desenfadada y natural, que se expresó de manera concreta con sus Cronopios, Famas y Esperanzas, esos seres luminosos que nunca terminó por definir bien a bien, porque él entendía perfectamente que aquél azar era indefinible de tan fantástico.

Hay que recordar a Julio siempre, a deshoras, en verano o en cualquier lugar, también en las autopistas y en ese París donde creyó encontrar a una Maga que se le deshacía en el sueño, en el anhelo por encontrarla.

Entendía que los sueños eran también una forma de vivir la realidad, de interpretar el mundo, de reordenar las cosas ya ordenadas; es decir, hallar en el desorden cierta proporción, cierto deseo de ser, una insospechada forma creativa que en sí misma era un diálogo, muy a la manera surrealista, metafísica, que de igual forma acompañó a “Cocó”, cómo lo llamaban entre familia.

Cortázar no le tuvo miedo a que la casualidad lo encontrara. Para él la casualidad fue fundamental durante su vida. Aquello imposible se le presentaba en forma de cuento, de novela, de poema, de notas musicales.

Siempre esperó lo inesperado que resultaba de la imaginación, porque para él los dioses eran terrenales, para Cortázar el otro lado estaba dentro de nosotros, nos habitaba como una especie de infinito que constantemente está en necesidad de ser reinterpretado con nuestras distintas herramientas como lo puede ser nuestro lenguaje, nuestras letras.

El Cortázar del nocaut, del aliento largo, el del poema interminable; el ensayista, el crítico, el comprometido social, el conferencista, el profesor, el traductor siempre fueron el mismo eterno enamorado del mundo.

Porque Cortázar igualmente nos permitió ver hacia afuera, con los ojos abiertos, no ya solamente hacía nuestro interior, sino al mundo, a la belleza contenida en éste.

En fin, que se quiere tanto a Julio porque no sólo se encargó de decirnos que la literatura era también un espacio para pintar la rayuela, sino que estimuló la experiencia creativa a todos los niveles.

De pronto nos ilusionó a todos al pensar que éramos capaces de escribir sus palabras, de jugar su mismo juego, de pisar los mismos cuadros que él pisaba, y claramente esto era un juego, pero uno bastante inocente, uno en el que, como niños, nos dejaba creer que también podíamos crear nuestra propia casa y tomarla.

Y le creímos tantos que no paramos de jugar junto a él ese juego que es su obra completa. Ese andar sin buscarnos pero sabiendo que andamos para encontrarnos.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 04 de Septiembre 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Presentando un libro

Las presentaciones de libros con formato y en secuencia dentro de las ferias parecen sacrificio humano en tiempos modernos. Los reflectores encandilando y calentando como pollos rostizándose delante de su futuro comprador. También los hay que no alumbran nada y habrá que enfocar la vista y apuntar el libro hacia la luz.

Habla, lúcete, regala la mejor o peor sonrisa, estás en exhibición, así, como los pollos, el de menos pellejo, el de muslos más gordos, que chorreé menos grasa y si acaso el de pechugas gigantes, cualquiera de esos pollos ya se vendió. Antes tuvo que pasar por su proceso de engorda en encierro, o de hambre según se vea por aquello de las hormonas, su tiempo de soledad casi absoluta para no distraer la crianza, la convivencia a través de los alambrados con los otros pollos o las gallinitas ponedoras, todo de camino al matadero en el que se verán expuestos al mejor postor para terminar en el mencionado rosticero al que vuelvo, al sacrificio público de los escritores que han pasado su proceso de encierro, de soledad, de alimentación chatarra e inhibidores del sueño, de comunicación tras los alambrados -llámese en éste caso dispositivos electrónicos- y de deudas.

Mientras sus letras llenaban el ordenador o las libretas, el mundo se movía, las otras personas comían, corrían, se sofocaban, dormían. El escritor empedernido pierde la calma en su espacio reducido y no es posible que salga porque su preparación para el sacrificio aun no termina. Punto Final. Al matadero. A la espera. A la piedra del sacrificio.

Se encienden los reflectores y ahí estás, en una presentación de tu obra. Todos esos, frente a ti, puede ser que te compren, puede ser que solo quieran la foto de ti sudando y encandilado, puede ser que solo quiera robarte un beso, porque después de todo tu peor sonrisa les encantó y poco les importó lo que cuenta tu libro. Otros se quedaron porque al pasar te vieron chistosito o les gustó tu chamarra, que ni al caso porque hace calor, no sé qué pensabas cuando te vestiste.

Ahí viene la fastidiosa sesión protocolaria, aprendida de memoria por el elegante presentador institucionalizado que le borra la sonrisa a cualquiera y por supuesto las ganas de quedarse a escuchar.

Tardas mucho tiempo en romper el hielo porque el maestro de ceremonias lo congela todo.

Ahora la chamba es toda tuya, desde el aplauso que intenta ser el picahielos hasta el grito del que ya quiere preguntarte algo y no sabe quién eres, es solo que vio mucha gente y pensó que eras alguien muy importante.

Cuéntales de qué trata tu historia en el papel y no olvides decirles que el proceso de engorda fue devastador y también diles si quieres que lloraste un poco o te reíste a morir, tú diles lo que quieras, es más, ni les digas de que trata, platícales un chiste muy malo y cuéntales de tu kínder. Lo que sea que al fin el tiempo que tienes son solo cincuenta minutos y pasan rápido, aunque en realidad los primeros veinte parecen eternos y nada agradables, sobre todo cuando tienes antes de ti, otros tres presentadores, el que te conoce y habla bien de ti, el que se tuvo que soplar tu obra para desbaratarla porque no le gustó la estructura o la alaba como perfecta porque no tiene idea del género que tiene en sus manos.

Ya se sabe que vas directo a la guillotina por puritito gusto, bien lo valen los boletos de avión, el hotel y las comidas pagadas. Échale nomás cincuenta minutos y llégale después a la fiesta con tus cuates, esos que ya conocen de ti lo peor y que además tenías abandonados por andar escribiendo libros.

Casi al final de tu majestuosa presentación, con todo el hielo ya derretido y tus espectadores convertidos en amigos te preguntan hasta de qué color son tus calcetines hoy. No te acomodes demasiado y no te sorprendas, no te escapas de un aire gélido como llegado del ártico que viene a estropear tu trabajo y a volverestático tu escenario, como si nunca hubieras empezado.

Sí señor, vuelve el protocolo de cierre ridículo para detenerlo todo, la entrega de tu reconocimiento de la mano de la lectura de toda la leyenda con todo y fecha y firmantes.

Ahora sí, de nuevo, aviéntate tú solo el paquete y carga tu picahielos porque te toca firmar todo lo que vendiste.

Es cierto que hay escritores a los que les apasiona el resplandor de los reflectores y no se conforman con un par, requieren de todos los posibles, será que con ello se ciegan lo suficiente como para no ver y eso les aminora la sensación de ser observados.

A algunos otros no les bastan sus cincuenta minutos y exigen horas o se cuelgan sin pensar que hay alguien más esperando la sala, tanto tiempo confinados a las libretas necesitará de ojos y oídos a la hora del sacrificio.

Otros, tan acostumbrados dormirán con la luz encendida y las ventanas abiertas para sentirse observados todo el tiempo.

Otros que no quieren acompañantes ni presentadores o comentaristas que les eleven el ego con la lectura interminable de sus hechos y sus desechos y prefieren vivir su tiempo de sacrificio, solos a manera de masoquismo.

Cuando los que saben cómo es eso, ya saben qué pedir y qué eliminar dentro de un protocolo institucionalizado inventado por quien sabe quién, muchos no sabemos que podemos pedir y eliminar y nos quedamos con lo que está establecido y nos aguantamos porque luego nos dicen divos, pedantes y mamones, ellos  no entienden que se llama susto, nerviosismo o acato de la norma.

Me gusta que los escritores se salgan de los parámetros y que hagan lo que se les dé la gana, que digan lo que se les antoje, digo, ya lo hicieron mientras escribieron, que se permitan venderlo como mejor les plazca, solos o con la comitiva completa, allá ellos y sus cincuenta minutos, ya suficiente es con el hielo impuesto como para no permitirse un sacrificio público a placer.

Aplauso a los escritores que se enfrentan al ejecutor y que lo hacen con la mejor o la peor sonrisa, con egos o sin ellos a la moda o en fachas, que con todo y la guillotina enfrente lo disfrutan, se divierten igual y además venden.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 10 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1903 - Nace George Orwell

Eric Arthur Blair (Motihari, Raj Británico, 25 de junio de 1903 - Londres, Reino Unido, 21 de enero de 1950), más conocido por el seudónimo de George Orwell, fue un escritor y periodista británico, cuya obra lleva la marca de las experiencias personales vividas por el autor en tres etapas de su vida: su posición en contra del imperialismo británicoque lo llevó al compromiso como representante de las fuerzas del orden colonial en Birmania durante su juventud; a favor de la justicia social, después de haber observado y sufrido las condiciones de vida de las clases sociales de lostrabajadores de Londres y París; en contra de los totalitarismos nazi y stalinista tras su participación en la Guerra Civil Española.

Además de cronista, crítico de literatura y novelista, Orwell es uno de los ensayistas en lengua inglesa más destacados de los años treinta y cuarenta del siglo XX. Sin embargo, es más conocido por sus dos novelas críticas con el totalitarismo y publicadas después de la Segunda Guerra Mundial, Rebelión en la granja (1945) y 1984 (1949), escrita en sus últimos años de vida y publicada poco antes de su fallecimiento, y en la que crea el concepto de «Gran Hermano», que desde entonces pasó al lenguaje común de la crítica de las técnicas modernas de vigilancia.

En 2008, figuraba en el puesto número dos del listado de los cincuenta escritores británicos de mayor relevancia desde 1945, elaborado por The Times.

El adjetivo «orwelliano» es frecuentemente utilizado en referencia al distópico universo totalitarista imaginado por el escritor inglés.

Fecha: 
Jueves, 25 de Junio 2015 - 10:00

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Candidatos nefastos en Morena. Porfirio Jesús González Schmall, saltimbanqui de partidos

En esa enorme estela de corrupción que viene arrastrando el partido de familia que le regalaron al Peje López Obrador llamado MORENA, destaca el hoy candidato a Delegado Político en la Benito Juárez, Jesús Porfirio González Schmal, quien como buen saltimbanqui de partidos, tiene una larga lista de hechos y actos que para nada generan confianza como supuesto político.

Iniciando con que González Schmal, nació en 1942 en Torreón Coahuila. Militó en el Partido Acción Nacional, donde fue Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados en la LIII Legislatura, 1985-1988.

Egresado de la Licenciatura en derecho, por la Universidad Nacional Autónoma de México, y Licenciatura en Relaciones Industriales en la Universidad Iberoamericana. Fue militante en el PAN por 30 años de 1962 a 1992. Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional (1981-1984). Se dedicó al ejercicio libre de su profesión de abogado. Director de una empresa agropecuaria; Asesor jurídico de varias empresas; fundador de la Escuela de Dirigentes de la Parroquia Universitaria; Profesor en el Instituto Universitario de Ciencias de la Educación; Consejero jurídico del Arzobispo Primado de México Norberto Rivera Carrera; Colaborador editorial en el periódico El Universal.

Autor de los libros: “A la democracia sin violencia” (Epessa, 1986), en el cual se documenta con fotografías el fraude electoral cometido en Zamora, Michoacán, en 1983, cuyos responsables fueron el entonces gobernador priísta Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y funcionarios como Cristóbal Arias, Leonel Godoy y Roberto Robles Garnica. “Lucha de clases y sindicalismo” (UIA).

Coautor de los libros: “Problemas económicos de México” (1980); “La constitución comentada” (Trillas, 1985); “Manifiesto para un México justo y libre: un proyecto de constitución democrática” (DHIAC, 1985).

Miembro del Foro Democrático Social Cristiano. Precandidato a la Presidencia de la República 1988, perdiendo la candidatura en la Convención Nacional ante Manuel J. Clouthier. Candidato a senador por el Distrito Federal 1988; candidato a diputado federal del PAN en tres ocasiones: 1973, 1979 y 1985.

Diputado federal 1979-1982 y 1985-1988. Secretario del Gabinete Alternativo del PAN 1989-1990, removido del cargo tras participar en la creación del grupo denominado Foro Doctrinario y Democrático.

Tras renunciar al PAN, Jesús González Schmal participó en la fundación del Partido Foro Democrático, organización que nunca pudo cumplir con los requisitos señalados en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales para lograr su registro oficial.

Posteriormente se acercó al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el cual fue candidato a gobernador de Coahuila en 1993 apoyado por la denominada Alianza Democrática por Coahuila (PRD-PFD-PARM-PDM) que obtuvo menos del 3 por ciento de la votación.

En 1997 González Schmal encabezó la lista de candidatos plurinominales perredistas a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, pero no pudo llegar por esa vía a la ALDF.

En 1997 fue Oficial Mayor del Gobierno del Distrito Federal, con Cuauhtémoc Cárdenas, cargo que abandonó en menos de cien días, tras haber denunciado la existencia de una lista de 2 mil 500 aviadores en el Gobierno que resultó ser una acusación falsa.

Diputado Federal plurinominal 2003-2006 del Partido Convergencia por la Democracia. En 2011 también por Convergencia fue postulado para el mismo cargo. Tiene su propio despacho de abogados.

Importante destacar dos puntos centrales de Jesús Porfirio González Schmal, primero, que después de que publica un libro denunciando un fraude electoral en el cual estuvo involucrado Cuauhtémoc Cárdenas, Gobernador de Michoacán, años después acepta ser el oficial Mayor de Cárdenas en el GDF. Y dos, que MORENA es el cuarto partido que utiliza, porque solo fue militante del PAN, para cumplir sus caprichos personales.

Nada confiable el señor González Schmal, al igual que MORENA como partido con este tipo de candidatos.

Fecha: 
Jueves, 28 de Mayo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En Entrevista: Fabrizzio Guerrero, autor del Libro "Historia Militar de la Caloría y otros relatos sobre el cuerpo"

Fabrizzio Guerrero, autor del Libro "Historia Militar de la Caloría y otros relatos sobre el cuerpo" nos presenta su libro prologado por Tere Vale.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 20:00
Media: 

En Entrevista: Fabrizzio Guerrero, autor del Libro "Historia Militar de la Caloría y otros relatos sobre el cuerpo"

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Nuevos beneficios del INFONAVIT. La negativa de los candidatos a ser transparentes. El Barómetro Anticorrupción

El director general del INFONAVIT, Alejandro Murat, nos habla de la conversión de créditos en salarios mínimos a pesos y como beneficiará esto a los derechos habitantes. El candidato del PRD a la jefatura delegacional de Cuajimalpa, Luis Espinosa Cházaro, nos explica como va su campaña electoral. Fabrizzio Guerrero, autor del Libro "Historia Militar de la Caloría y otros relatos sobre el cuerpo" nos presenta su libro prologado por Tere Vale. En el estudio me acompaña Viridiana Ríos con quien platico de la negativa de los candidatos a transparentar sus declaraciones patrimoniales, fiscales y de interés; del Barómetro Anticorrupción que ha lanzado mexicocomovamos.mx. Adriana Páramo nos recomienda ser ordenados y por qué serlo. Mi discusión con Tere Vale.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Abril 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

A propósito de la muerte de Eduardo Galeano y Günter Grass

En muchas ocasiones los lectores nos nutrimos de las palabras que dejan los escritores al morir y no antes.

Los que parten a ese viaje, a través de la danza —en este caso, de palabras, de imágenes, de instantes, voces poéticas, que se liberan en el momento justo de su partida— tal como se simboliza, según lo entiende Octavio Paz, en el teatro Ño (allí, donde Paz encontró en su momento, el misterio que se oculta en la negrura de lo inacabado, de ese no terminar nunca de ser, que significa el arte) japonés, son los escritores, los poetas, esos caminantes que al irse se quedan hablándonos de tantas cosas que en vida no entendimos, no quisimos escuchar, ignoramos o perdimos entre el griterío de tantos otros.

La muerte del autor como descubrimiento o redescubrimiento, como nacimiento —no a manera de vuelta, no hay volver cuando se muere, sino es tan sólo una forma de decirlo—; es decir, se vuelve atemporal y al mismo tiempo presente.

La desaparición física del autor lo hace presente, y de esta forma se desentierra, se levanta desde la profundidad de su tumba donde permaneció todo su tiempo de vida, y así regresa, asomando la cabeza y hablando por primera vez, para muchos, las mismas palabras que dijo siempre.

Tal vez, de una forma natural –que de tan natural se nos pierde el sentido—, la palabra muerte, en el caso de los escritores, tiene un significado distinto, un revés más real, puro, donde se revela el misterio de tal paradoja mortuoria: el escritor está condenado a morir para perpetuarse entre cada una de sus palabras que dejó escritas.

Expresión poética, acaso la experiencia sensible más fascinante y difícil de conseguir por cualquier persona, el existir entre todos nosotros sin cuerpo. La sublime trascendencia poética, virtud de los inmortales. Y ese desprendimiento, esa muerte aparente, es un misterio que de igual forma ejemplifica el significado del sentido de la palabra arte. Es decir, sólo a aquel que consigue habitarnos desde la ausencia (aparente) se le concede la eternidad, la vida per se.

Por eso no vale la pena llorar la pérdida de tal o cual autor, porque en realidad ésta no existe, por el contrario, si a su muerte renace, podemos estar seguros que jamás se irá de nosotros, porque la vida es todo eso que no vemos, lo que se esconde detrás de nosotros mismos, en este caso, atrás de esa danza energética que se da al interior de cada uno de los libros de esos muertos tan vivos que siguen dialogando con nosotros los lectores.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 17 de Abril 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

En Entrevista: Edgar Ulises Portillo, autor "Hacia una secretaría de estado para el tiempo libre en México"

Secciones:

Fecha: 
Viernes, 19 de Diciembre 2014 - 20:30
Media: 

En Entrevista: Edgar Ulises Portillo, autor "Hacia una secretaría de estado para el tiempo libre en México"

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1775 - Nace Jane Austen

Jane Austen (Steventon, 16 de diciembre de 1775 – Winchester, 18 de julio de 1817) fue una destacada novelistabritánica que vivió durante el período de la Regencia. La ironía que emplea para dotar de comicidad a sus novelas hace que Jane Austen sea contada entre los «clásicos» de la novela inglesa, a la vez que su recepción va, incluso en la actualidad, más allá del interés académico, siendo leídas por un público más amplio.

Nació en la rectoría de Steventon (Hampshire). Su familia pertenecía a la burguesía agraria, contexto del que no salió y en el que sitúa todas sus obras, siempre en torno al matrimonio de su protagonista. La candidez de las obras de Austen, sin embargo, es meramente aparente, si bien puede interpretarse de varias maneras. Los círculos académicos siempre han considerado a Austen como una escritora conservadora, mientras que la críticafeminista más actual apunta que en su obra puede apreciarse una novelización del pensamiento de Mary Wollstonecraft sobre la educación de la mujer.

Ha sido llevada al cine en diferentes ocasiones, algunas veces reproducidas de forma fiel, como el clásico Más fuerte que el orgullo de 1940 dirigido por Robert Z. Leonard y protagonizada por Greer Garson y Laurence Oliviery en otras haciendo adaptaciones a la época actual, como es el caso de Clueless, adaptación libre de Emma, o bien Sentido y sensibilidad, de 1995; Mansfield Park, de 2000, y las versiones de Orgullo y prejuicio en 2004 (dirigida por Gurinder Chadha) y en 2005 (dirigida por Joe Wright). El interés que la obra de Jane Austen sigue despertando hoy en día muestra la vigencia de su pensamiento y la influencia que ha tenido en la literaturaposterior. Su vida también ha sido llevada al cine con la película Becoming Jane (2007).

Fecha: 
Viernes, 16 de Diciembre 2016 - 09:40

Efemérides:

Redes sociales: 
1