Se encuentra usted aquí

aurelio nuño

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Es oficial

En este espacio escribí el 25 de julio de 2011 lo siguiente:

“En educación muy poco se ha avanzado desde 2000. En 2000 el PRI le heredó al PAN un sistema educativo fallido. Qué tan fallido no lo sabremos nunca porque los presidentes de la república priístas, incluido el dizque modernizador Carlos Salinas, evitaron que alumnos, maestros y el sistema fueran evaluados y, peor aún, comparados con los de otros países.

“Ernesto Zedillo permitió que en 1995 México participara en el Tercer Examen TIMSS (Trends in International Mathematics and Science Study o, en español, Tendencias Internacionales en el Estudio de Ciencia y Matemáticas). Sin embargo, los resultados mexicanos se desconocen porque México retiró su participación después de que los datos fueron recolectados pero antes de que fueran publicados. Según la ONG estadounidense, American Institutes for Research (Institutos Estadounidenses para la Investigación), la mayoría de los datos mexicanos fueron destruidos. Desde entonces se ha dicho que su destrucción fue ordenada por el propio Zedillo, quien antes de ser presidente fue secretario de Educación Pública, para evitar que los mexicanos nos enteráramos de la lamentable situación de nuestro sistema educativo, que en dicho examen ocupó el último lugar, junto con Turquía, de entre los 41 países participantes.

“En 2000 México participó por primera vez en la prueba PISA (Programme for International Student Assessment o, en español, Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) desarrollada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que mide la competencia de estudiantes de 15 años de edad en las siguientes tres áreas: lectura, matemáticas y ciencias.

“En las cuatro ocasiones en que PISA ha evaluado a los quinceañeros mexicanos -2000, 2003, 2006 y 2009- los resultados obtenidos han sido desalentadores.

“En 2000, nuestros estudiantes obtuvieron las peores calificaciones en lectura, matemáticas y ciencias de entre los quinceañeros de los entonces 27 miembros de la OCDE. De los 30 países que fueron evaluados, solamente le ganaron a los niños y niñas de Brasil. Mientras que el promedio de los 27 países la OCDE fue de 500 en las tres áreas, el de México fue de 422 en lectura, 387 en matemáticas y 422 en ciencias.

“En 2003 se repitió lo sucedido tres años antes. México fue el país peor evaluado de la OCDE. Peor aún es que ocupó una pésima posición entre los 39 países y territorios evaluados. El lugar 37 en lectura y el 36 en matemáticas y ciencia. Los promedios obtenidos por nuestros estudiantes fueron de 399 en lectura, 385 en matemáticas y 404 en ciencias. Es decir, debajo de los del 2003.

“En 2006, las cosas no mejoraron. De nuevo nuestros estudiantes resultaron ser los peores calificados de la OCDE y ocuparon algunas de las más bajas posiciones de los 57 países evaluados ese año. Posición 44 en lectura, 48 en matemáticas y 49 en ciencias. Los promedios obtenidos mejoraron un poco. A 410 en lectura, 405 en matemáticas y 410 en ciencias.

“Finalmente, en la más reciente evaluación PISA, realizada en 2009, de nuevo México estuvo en el último lugar de entre los países de la OCDE, que entonces ya eran 34. 65 países fueron evaluados ese año y México quedó en el lugar 48 en lectura, con un promedio de 425; en el 49 en matemáticas, con un promedio de 419; y en el 51 en ciencias, con un promedio de 416.

“Si se analizan los datos de 2000 contra los de 2009 se observa que nuestros niños y niñas de 15 años apenas avanzaron en lectura y matemáticas y retrocedieron en ciencias.

En 2012 se realizará la siguiente evaluación PISA. Nada permite predecir que México saldrá bien calificado de ésta. Y menos con los maestros de ínfima calidad que cada año se incorporan al sistema educativo, como quedo nuevamente en evidencia este fin de semana al darse a conocer los patéticos resultados obtenidos por la mayoría de los maestros de primaria que participaron en el Concurso Nacional para el Otorgamiento de Plazas Docentes 2011-2012”.

Hasta aquí lo que escribí hace poco más de cuatro años.

¿Cuáles fueron los resultados del examen PISA 2012 que obtuvieron los estudiantes mexicanos? En matemáticas, el promedio fue de 413, menor que el 419 de 2009; en lectura, el promedio fue de 414, menor que el 415 de 2009; en ciencias, el promedio fue de 415, también un punto menor que el 416 de 2009. Se corroboró que México tiene un sistema educativo fallido.

Desde hace tres décadas he expresado que el gobierno mexicano descuidó y corrompió el sistema educativo. Ningún alto funcionario de las administraciones federales o estatales jamás lo aceptó hasta que el Secretario de Educación Pública Aurelio Nuño, el martes pasado, en Puebla, dijo que “que el sistema educativo no está funcionando bien” al referirse a los resultados de la prue­ba Plan Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de los Apren­di­za­jes (Pla­nea).

Por eso, es oficial: tenemos un sistema educativo que no funciona, un sistema fallido.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 12 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Entonces es la educación y no la economía

En política no existen las coincidencias, lo que predomina son los intereses y las intenciones que se derivan de estos, lo que se impone es cómo estos elementos se entrelazan para convertirse en estrategias.

Esto provoca que aspectos de importancia puedan llegar a ser utilizados como plataformas que impulsan objetivos genuinos, pero que, al mismo tiempo, encubren otros propósitos.

Por ejemplo, en el pasado reciente la prioridad oficial era el combate a la pobreza y derivado de esta tendencia se podía pensar que la Secretaría de Desarrollo Social, dependencia encargada de este rubro, fortalecida económica e institucionalmente para ello, era el escenario ideal para construir proyectos electorales.

Sin embargo, las circunstancias cambian según coyunturas que atienden más a perfiles personales que institucionales, relacionadas más con los calendarios electorales que con la lectura de las prioridades.

Desde este punto de vista, acontecimientos recientes que evidentemente no son casuales, hacen deducir que hoy el segmento más importante para el gobierno es el educativo.

Sin pretender limitar su trascendencia llama la atención que, de acuerdo a la situación actual, según los parámetros que miden el comportamiento general del país, se privilegie la atención a la educación por encima de otros rubros que exigen acciones más urgentes.

Por supuesto que esta tendencia es contradictoria cuando persiste un grave problema de inseguridad, mientras atravesamos una crisis monetaria y los índices de crecimiento económico se han estancado, a pesar de las promesas de campaña.

Cuando la sociedad exige un auténtico combate contra la corrupción, elemento que, adicionalmente, lesiona profundamente el concepto de credibilidad y afecta en general a toda la clase política, sin distingo de su pertenencia partidista.

En el análisis estrictamente político con miras a la próxima sucesión presidencial, no hay ningún sector de atención gubernamental que pueda considerarse exento de ser calificado negativamente.

En el balance previo a la contienda electiva, el régimen necesita ubicar los espacios más adecuados, en los cuales sus precandidatos puedan establecer sus respectivos posicionamientos individuales, para lograr un desempeño que pueda reflejarse en popularidad.

Es por ello que no puede ser una coincidencia que desde el arribo de Aurelio Nuño a la Secretaría de Educación, este concepto se haya convertido en el más importante para el gobierno; en ello hay un interés, una intención manifiesta, ese es el mensaje.

En el discurso oficial, hoy todos los aspectos se entrelazan con la materia educativa. Además se diseñó un esquema de financiamiento especial para dotar de más recursos a la dependencia para invertirlos en infraestructura.

Lo que más se percibe en la acción de gobierno es, precisamente, la inversión en infraestructura, lo que además supone, como consecuencia, una presencia permanente en las entidades y en los medios de comunicación.

Hasta donde la analogía lo permite, en este gobierno la Secretaría de Educación Pública es la nueva Sedesol, la portadora de las buenas noticias y haciendo a un lado el conflicto magisterial, la renovada cara amable del gobierno.

Visto así, la ecuación da como resultado que el precandidato oficial del régimen para la sucesión presidencial es Aurelio Nuño, a quien se le ha diseñado y construido un escenario para poder desplegar una actividad intensa y permanente.

De la misma forma, un perfil sobrio, enérgico y efectivista, que son los valores que en Los Pinos seguramente identificaron como los más congruentes con su personalidad y que, eventualmente, podrán ser los principales argumentos de su futura oferta política.

De ser el todopoderoso Jefe de la Oficina de la Presidencia y al mismo tiempo un personaje arropado por la protección que otorga esa posición, Nuño Mayer pasó a transformarse en el protagonista del sistema.

La metamorfosis exige un alto nivel de exposición, pero a través de un gran cuidado de la imagen, una especie de escudo del que ningún Secretario de Educación había gozado jamás en el pasado.

Sin embargo, eso no limita que se corra el riesgo de utilizar la educación como una bandera política para hacer proselitismo, pero en todo caso esto obedece a que es el sector en el cual, al menos, puede haber más y mejores resultados tangibles y de corto plazo.

La mala noticia es que esto significa que ni en el combate a la pobreza, en la economía, la seguridad y el combate a la corrupción, podemos esperar por descontado grandes avances o soluciones.

De cualquier forma esta intención, por muy clara que se identifique, no define todavía, no se puede hacer de lado la presencia de Manlio Fabio Beltrones, quien desde la presidencia del PRI ya se ha convertido en el candidato de la militancia.

Fecha: 
Martes, 27 de Octubre 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De los terribles días para Colima y el país en general...

¡Vaya días para Colima! Primero, le disparan en pleno restaurante y desayunando al exgobernador Fernando Moreno; después anulan la elección para elegir gobernador y salen chispas del PRI por la decisión, y finalmente y como cereza en el pastel aparece la amenaza aterrorizante de la llegada de la terrible Patricia a esas tierras. En fin, que la limpia en Catemaco es urgente para ese bello estado de la República y también para el presidente Peña que ahora resulta también culpable (en las mentes desquiciadas) hasta por el mega huracán. Hay que decir en honor a la verdad que el operativo que se llevó a cabo para controlar los daños de este terrible fenómeno meteorológico fue muy exitoso y que la importancia que le dio el gobierno federal fue en buena medida responsable de que hoy no estemos lamentando ni una sola pérdida humana. Lo de la reposición del proceso electoral de aquella entidad es asunto harto complicado, por un lado dicen los que vivieron la elección muy de cerca, que se cometieron abusos de uno y otro lado y desde luego que no debe haber crimen sin castigo, pero nadie puede probar que por esos supuestos abusos se haya ganado o perdido la elección y parece muy difícil probarlo. Ahora se repondrá el proceso y será la primera prueba de fuego para Beltrones que tendrá que usar ese enorme colmillo del que dispone para enfrentar el aparato panista encabezado por Preciado (dueño de la mayoría de los hoteles de paso de su estado) en esta contienda. Por cierto, qué delgado se ve Manlio Fabio, seguramente es envidia de la buena, pero creo que luce mucho mejor con dos o tres kilitos más. Me contaron por ahí que se inyecta de menos una vez al año células madre (¿servirán?) y que eso, así como una dieta rigurosa y ejercicio lo han mantenido sano y ahora hasta rejuvenecido, en fin… Y ya que estamos en los consejos de belleza, valdría la pena que el hiperactivo secretario de Educación, Aurelio Nuño, se comprara camisas de vestir con otra forma de cuello, las que usa no le quedan ya que carece de un cuello largo y el corte que le encanta lo hace ver más subido de hombros y carón. El peinado, creo yo, tampoco le favorece, lo usa muy largo y se ve que le entra al gel que da gusto y eso ya no se usa. En fin, un fashion emergency le vendría muy bien. Y mejor les hablo de estas frivolidades porque si nos ponemos serios, muchos vamos a llorar por la violencia que se está viviendo en nuestro país. El hombre torturado y colgado en Iztapalapa; los dos jóvenes quemados vivos en Ajalpan, Puebla; el asalto al restaurante de la Colonia Roma, entre otros horrores. La gran pregunta que me hago como psicóloga es ¿qué estamos haciendo mal como sociedad que producimos esos seres humanos atroces y desalmados? La responsabilidad es de los papás, de los maestros, del gobierno y de todos. Lo que francamente me desconcierta e irrita es que este mismo país en donde se da una espantosa violencia sea el de la gente feliz. En una encuesta recientemente dada a conocer por el INEGI, 8 de cada 10 mexicanos (entre 18 y 70 años) dice ser feliz, a pesar del crimen, de la pobreza, de la desigualdad, del narco y la injusticia, sí… la mayoría de la gente dice estar satisfecha con su vida y pasársela bien. ¿Será que los mexicanos sufrimos de idiocia sonriente?, no se enojen conmigo, ni me digan amargada, mejor busquen lo que quiere decir en el diccionario. Y va la recomendación de hoy: fui a comer hace unos días al Asian Bay, en Tamaulipas 95, en la mera Condesa. Si les gusta la cocina china de “a de veras” les va a encantar. Los rollitos primavera de vegetales son crujientes y deliciosos, desde luego el pato Beijing, los dim sum cantoneses, y el chop suey me encantaron. El restaurante es muy grande y espacioso, así que se pueden ir cómodamente un domingo con toda la familia. Desde luego me gustó tanto porque hay una bonita terraza para fumar. Y hasta aquí hoy. Besitos a los niños. Bye.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 26 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Simulación... ¿Deporte Nacional...?

Cada cierto tiempo el lenguaje que utilizamos —y que se lee o escucha frecuentemente— cambia. Se modifica, se enriquece, se prostituye. Hay palabras o frases que se usan un montón y ahora se dice que se hacen "virales", lo que quiere decir que se difunden ampliamente en las redes sociales, en las conversaciones entre amigos, entre los artículos y columnas de periodistas prestigiados. Y también se utilizan nuevas expresiones como mar de fondo cuando el oleaje del mar se enfurece.

Palabras como conflicto de interés, impunidad, corrupción, transparencia, rendición de cuentas, narcotráfico, delincuencia organizada se escuchan cada vez con más frecuencia. Falta la palabra simulación, acción que me parece se está convirtiendo en deporte nacional. Existe una gran simulación en este país. Pocas personas —sobre todo en el sector público— hacen su trabajo, se la pasan simulando que trabajan y que cumplen con sus obligaciones. ¿A poco no?

Así, desde el policía de crucero que se la pasa viendo a quién le levanta una infracción —sin dejar de mirar de vez en cuando las piernas de las valientes conductoras— hasta la actuación de los servidores públicos de todos los niveles. Hasta la estratósfera. Se la pasan simulando. Para mí es sorpresa —reconozco mi ignorancia— que es todo un tema y jurídicamente se toca con suficiencia.

Encontré que "En las relaciones jurídicas diarias los seres humanos, realizan una diversidad de actos simulados. Algunos por el simple gusto de mentir otros con relevancia jurídica. En el ámbito de los actos jurídicos, la simulación es muy frecuente. Se usa para engañar a terceros con los más diversos fines: aparentar solvencia o insolvencia económica, defraudar a los acreedores, engañar a un pariente pedigüeño, eludir prohibiciones legales, protegerse contra la delincuencia, evitar herir susceptibilidades, evitar el pago de impuestos, beneficiar a unos hijos antes que a otros, facilitar la realización de ciertos negocios" y así la simulación... ¿llegó para quedarse?

Así pues están "algunos" diputados y senadores que simulan que trabajan y que legislan, cuando muchas veces son despachos que fueron contratados por los interesados en que se promulgue cierta Ley —cabildearon para ello— y las redactaron.

Todo lo anterior lo afirmo por mi experiencia. Cuando nos invitaron a dar nuestra opinión como especialistas en la Industria Hípica, en los foros que organizó la anterior legislatura de la Cámara de Diputados para conocer el estado que guardaban las empresas permisionarias en materia de juegos y sorteos —hasta una Comisión Especial se formó— y luego para enriquecer la nueva Ley de Juegos con Apuesta pues el resultado fue claro: muchas palabras y pocas nueces. Los recursos públicos se gastaron; se escucharon las voces de los expertos y se presentaron ponencias. Al final la Dirección de Juegos y Sorteos contrató un despacho de abogados que redactó la Ley la cual quedó dormida en el Senado sin que se promulgara. Y cuando le pedimos al senador Miguel Barbosa, en ese entonces presidente del Senado una reunión para explicarle el tema, no fue ni para responder a nuestra solicitud. Todo ello efecto de la simulación que padecemos.

Y así puedo enumerar y dar muchos ejemplos. El sistema de las escuelas multigrados y su forma de operar es una simulación como lo expone Maite Azuela en su artículo reciente de El Universal.  

Ahora, hasta acusan a AMLO de utilizar su visita al Papa Francisco para buscar votos simulando su fe cristina. Son simulaciones perfectas los escándalos recientes de las casas: la casa blanca y la otra y la otra... ¿O no?

Otro ejemplo: La integración de la Comisión Mexicana de Carreras de Caballos y de Galgos, A,C. que inventó Santiago Creel cuando era secretario de Gobernación—a través de su amigo Manuel I. Pacheco Hinojosa—. En asociación con la empresa permisionaria del terreno que ahora disfruta las 52 hectáreas del Hipódromo de las Américas (antes CIE ahora CODERE) formaron una simulación perfecta. La Comisión la formó la misma empresa y por años su comisionado presidente fue el mentado señor Pacheco. Ahora el ingeniero Patricio Zambrano Plant se presta al juego y así, alguien tiene un negocio redondo. Y así regulan y vigilan a su conveniencia... mientras la industria hípica va despareciendo.

Un ejemplo más. Las subastas que organiza la Asociación de Criadores de Caballos Pura Sangre en donde se subastan sólo la tercera parte de los caballos inscritos en el catálogo y los otros —los buenos— pues no se ofrecen, queriéndole tomar el pelo a algún incauto que se acerque por allí, todo por la ignorancia, falta de capacidad e imaginación de sus dirigentes que después de años de organizarlas no se han dado cuenta del daño que le han hecho a la industria solo por complacer a la empresa porque a los criadores mexicanos no los benefician. Y así con algún propietario, que bajo diferentes seudónimos ofrece él solo una carrera, defraudando así a los ilusos y escasos aficionados y con la venía de las autoridades reguladoras.

Y la pregunta que tomé prestada de alguna parte es ¿Por qué México sigue metido en un sistema de simulaciones y escarceos que se traducen en leyes de avanzada y reformas constitucionales de primer mundo, pero que se quedan en agua de borrajas cuando se trata de temas trascendentes?

Fecha: 
Miércoles, 21 de Octubre 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Aurelio Nuño en campaña

Cuando el presidente Peña Nieto realizó ajustes en su gabinete, con una clara intención de reposicionar a sus colaboradores con miras a la sucesión presidencial, en perspectiva quien parecía que sería el más beneficiado era José Antonio Meade.

De la misma forma que Aurelio Nuño, hasta entonces Jefe de la Oficina de la Presidencia, aún siendo designado Secretario de Estado, había sido relegado a una posición poco grata.

Lo anterior, porque en la Sedesol Meade tiene las herramientas a la mano para recorrer el país y entregar recursos públicos, en un formato en el cual las giras de trabajo y los eventos para el propósito bien se pueden calificar como actos encubiertos de precampaña, sobre todo porque estas apariciones públicas no contraponen lo dispuesto en la regulación electoral, toda vez que son actos de gobierno, de tal suerte que la Sedesol es la mejor plataforma oficial para impulsar proyecto político.

Sin embargo, desde ese momento hasta la fecha, poco o más bien casi nada relevante se ha visto o dicho de Meade, quien sin duda por su perfil seguramente se está dedicando a hacer la tarea eficientemente, pero con la sensación de que está desaprovechando el escenario publicitario.

En contraste, Aurelio Nuño, a quien en un principio dio la impresión de que le tocó “bailar con la más fea” no ha desperdiciado un solo minuto desde su arribo a Educación Pública.

Nuño Mayer asumió el cargo en un momento crucial del progreso de la Reforma Educativa, su desempeño se ha distinguido en estas pocas semanas, caracterizándose por la seriedad, pero sobre todo por su postura enérgica.

Como mejor ejemplo de ello, su resolución inflexible de descontar el día a los maestros faltistas que marcharon en varios estados en contra de la Reforma Educativa.

Su estrategia personal deja ver que, independientemente de sus eventuales aspiraciones electorales, como Secretario de Educación no va a relajar la aplicación de la ley, que no pretende sumar puntos a su causa desde una posición de debilidad.

Por el contrario, se ha empeñado en fortalecer el marco institucional, para ofertar un proyecto en el que se privilegia el orden más allá de simpatías efímeras, la suya es una actitud sobria, no se ha dejado seducir por los reflectores.

Nuño se ha dedicado como quizá ningún otro Secretario de Educación a tener una presencia constante en medios de comunicación. Todas las semanas, desde que tomó posesión, visita escuelas en las entidades para sostener encuentros con autoridades, docentes, estudiantes y padres de familia.

Pero hay que reconocer que aún y con toda esa exposición, su talante sigue siendo templado, incluso parco en donde lo que sobresale es el mensaje sin explotar el culto a la personalidad.

Desde el análisis de sus propias circunstancias, habría que decir que Aurelio Nuño se ha decantado por ofrecer una imagen adusta, pero efectivista, contrario a la usanza preelectoral; no ha modificado sus formas para presentar al juicio social, un personaje que no corresponde a sus características originales.

En términos estrictamente publicitarios, tal vez esa coyuntura no resulte ser la más favorable cuando de ganar adeptos se trata, pero no por ello limita la posibilidad de ganar en reconocimiento si los resultados lo avalan en el largo plazo.

Es innegable que Aurelio Nuño está en campaña, lo que llama la atención es la forma como la hace, de alguna manera hay que otorgarle el privilegio de la duda, ya que el objetivo, al menos hasta ahora, impone antes que nada priorizar el aspecto institucional por encima del personal.

Porque en este caso, a diferencia de cuando era Jefe de la Oficina de la Presidencia, se miden otros aspectos y uno de ellos, el más visible, es la exposición pública a la que él mismo y por decisión propia se ha expuesto.

Por las características de la Secretaría de Educación Pública, y tomando en cuenta el momento álgido por el que atraviesa este sector, se entiende que en comparación con la Sedesol, el lugar no es el más propicio para un proyecto electoral.

Pero en términos reales, hoy quien ha ganado en presencia es Nuño y no Meade, además y eso tampoco es cosa menor, dejando ver un crecimiento personal que hace percibir madurez y conocimiento de causa y del entorno.

Eso no puede hacer que de un día para otro se olviden los errores de interpretación y operación que cometió como jefe de la Oficina de la Presidencia; sin embargo, en Educación Pública se le nota empoderado, cómodo. Nuño está dejando claro es que su apuesta se orienta a buscar los resultados de la gestión, que a una tendencia publicitaria populista con tintes electoreros.

Eso se contrapone a los dictados de la doctrina electoral, pero también obliga a considerar que Nuño está construyendo un espacio de participación singular, aún en contra de los pronósticos iniciales,  que no sólo no lo descarta, sino que lo incluye.

Fecha: 
Martes, 20 de Octubre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Beltrones contra Nuño por la presidencia del PRI

Aunque en este momento toda la atención está concentrada en el proceso electoral, no se pueden perder de vista algunos acontecimientos que si bien sucederán después de la elección, implican una gran trascendencia.

Por ejemplo, la designación del nuevo dirigente nacional del PRI, quien tendrá la responsabilidad de conducir la preparación del proceso para la próxima candidatura presidencial.

Es innegable que una vez que concluyan los comicios, sean cuales fueren los resultados, los aspirantes de todas las fuerzas políticas nacionales comenzarán sus campañas rumbo al 2018.

El PRI no será la excepción y aun cuando su formato es mucho más estricto que el de los otros partidos, necesariamente tendrá que empezar a construir el camino de posicionamiento y fortalecimiento de su eventual candidato a la Presidencia de la República.

Andrés Manuel López Obrador es desde ahora candidato de su propio partido, Morena, y seguramente el abanderado del perredismo será Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

En Acción Nacional se sabe que los tres principales aspirantes son Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla; el propio presidente del partido, Gustavo Madero y la ex primera dama Margarita Zavala.

 El PRI es el único partido que en este momento no tiene precandidatos definidos, a pesar de las especulaciones al respecto, porque con todo y que se mencionen algunos nombres no hay todavía una decisión tomada.

Si acaso se podría decir que en la lista de posibles candidatos priistas el más “adelantado” es el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, se podría sumar a ella algún otro miembro del gabinete o gobernador.

Pero como todavía no hay una línea presidencial definida, el nombramiento del nuevo dirigente nacional del PRI es un factor fundamental, no sólo por su nivel de importancia efectiva, sino porque él mismo podría ser considerado para la postulación “a la grande”.

Manlio Fabio Beltrones ya expresó públicamente su deseo de ocupar el cargo, y, considerando su habilidad política, el anuncio no se puede ver como un hecho menor.

Beltrones es, sin duda, el político más experimentado y completo con el que cuenta el priismo; la manifestación abierta de su deseo no puede ser obra de la casualidad, sino que obedece a una estrategia: O ya pactó con el presidente Peña Nieto su arribo a esa posición o bien, lo está presionando, esto independientemente de lo que suceda en la elección para gobernador en su estado natal Sonora, toda vez que el resultado que obtenga el PRI en esa entidad será su responsabilidad, tanto por haber sido él quien eligió a la candidata Claudia Pavlovich, como por ser el encargado, como él dice, de que “las cosas sucedan”.

Sin embargo, con todo y que la relación personal entre el presidente Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones se ha transformado de institucional y respetuosa a cercana y afectiva, pareciera que la personalidad de Beltrones intimida al mandatario.

Seguramente Peña Nieto no tiene dudas respecto a que Beltrones sería un magnífico presidente del partido, eficiente e institucional, pero que desde esa posición es capaz de construir su propio camino hacia Los Pinos.

Empero, el presidente Peña Nieto todavía no está convencido, a pesar de no tener una mejor opción propia, de que Beltrones sea su sucesor; es un tema que todavía está en el análisis personal, más aún cuando ha trascendido que la otra carta del mandatario para dirigir al partido ni siquiera es Osorio Chong, lo cual tendría sentido en función de su nivel político, sino el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño.

La posibilidad de que el presidente Peña Nieto esté valorando seriamente enviar a Nuño Mayer al partido, sólo puede obedecer a una presión impuesta por su propio círculo rojo encabezada por Luis Videgaray.

Porque aunque Aurelio Nuño no cuente con la experiencia partidista, imagen, capacidad y el talento mínimo requerido para el cargo, su arribo al Comité Ejecutivo Nacional del PRI sería una estrategia de Videgaray para cerrarle el paso a Beltrones.

Ya hemos visto que a Videgaray poco, más bien muy poco, le importa la parte política, sino su fortalecimiento personal para poder influir en todas las decisiones del régimen, aun cuando él mismo no quiere ser candidato presidencial por decisión propia, eso sin omitir que en las condiciones actuales de todas formas ya no podría serlo.

A Videgaray lo que sí le interesa es acumular poder, de tal suerte que si no va a ser el candidato, al menos querrá poner a uno de los suyos al que pueda controlar.

El asunto es que lo que se discute no son los intereses particulares y las ambiciones del peor Secretario de Hacienda que ha tenido el país, sino los de todo el régimen priista.

Esa es una responsabilidad que le atañe a Enrique Peña Nieto, misma que tendrá que hacer efectiva inaplazablemente una vez que concluyan las elecciones.

Poner a Beltrones en la presidencia del partido podría ser un acierto, pero colocar ahí a Aurelio Nuño sin duda significaría el peor error político de todo su sexenio.

Fecha: 
Martes, 02 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas: