Se encuentra usted aquí

asamblea constituyente

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¡La última reforma y nos vamos!

Hoy 15 de diciembre es el último día del periodo ordinario de sesiones de la Cámara de Diputados y de la Cámara de Senadores. Se nos dice que los legisladores no están con animo de convocar a un periodo extraordinario. 

Los temas que se quedan en el tintero legislativo, y de mayor urgencia en su aprobación y aplicación, son la iniciativa anticorrupción donde los legisladores del PAN y del PRI, no se ponen de acuerdo en su contenido. Y, el otro tema es con relación al mando único policial y las policías municipales.  

En ambos temas, se nos dice que serán discutidos para el próximo periodo ordinario que inicia en el mes de febrero de 2015. Son temas de vital importancia en su discusión y aprobación, y sobre todo, en su urgente aplicación, ya que su vigencia es para combatir los actos de corrupción, al implementar instituciones eficientes y eficaces que transfieran a la población, confianza y certeza de seguridad en el desempeño de sus servidores públicos. 

El consenso legislativo no logró la mayoría de sus legisladores en dichos temas. No obstante, la última reforma de hoy, es la reforma política para el DF. El senado de la República, se muestran los avances en torno a su aprobación en comisiones y llevada al Pleno de legisladores para que se conviniera la primera lectura.

Todo parece indicar que conforme a los consensos en el senado, la reforma política para la ciudad de México será una realidad dentro de poco. Con el dictamen aprobado en comisiones de Puntos Constitucionales, Distrito Federal, Estudios Legislativos, Estudios Legislativos, Primera, y de Estudios Legislativos, se dice que incluye los temas siguientes.

La naturaleza jurídica del Distrito Federal: esto es que la Ciudad de México se transforme en una entidad federativa, y por tanto sea considerada con autonomía constitucional en todo lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa, y así crear su propia Constitución Política de la Ciudad de México. 

Además, se incluye, en otras palabras, que las actuales delegaciones políticas cambien de denominación, es decir, en Alcaldías, integradas por un Alcalde y por un Concejo. Asimismo, incorporar el acceso de las alcaldías a los recursos y ramos federales. 

Otras características de los puntos acordados para el cambio de régimen político consiste en establecer dos tipos de asambleas. Por una parte implica una Asamblea de carácter ordinario, tal como ahora se encuentra constituida la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, y por otra parte la Asamblea será con carácter de Asamblea Constituyente, a fin de proceder a la creación de la nueva Constitución de la Ciudad de México, pues a la par de conceder facultades para su propia creación al Jefe de Gobierno, y sin duda, a los integrantes del Congreso Constituyente. 

Del mismo modo, se incluye, recrear las atribuciones de las alcaldías con base a la experiencia de las atribuciones del ejercicio de gobierno de las actuales delegaciones políticas.  

Por último, uno de los puntos acordados que quizá se mayor importancia para el ejercicio de la administración pública del Gobierno del DF, es lo referente a la seguridad pública. En tal contexto, se nos dice que el Jefe de Gobierno asumirá la dirección de dicha institución con la facultad establecida en la nueva Constitución Política del DF y leyes respectivas, para nombrar y remover libremente al servidor público que ejerza el mando directo de la fuerza pública.

Estimado lector, en este mismo espacio anteriormente preguntaba ¿Urge: una reforma política para el DF? Y, también  señalé que el problema no es el que los partidos y legisladores incluyan el tema de la citada reforma en sus agendas legislativas, más bien, el problema surge, precisamente, en los consensos de los grupos parlamentarios. 

¿Cuáles serán las condiciones políticas de los grupos parlamentarios para llegar el consenso y cambiar el texto constitucional en materia de reforma política del DF?

En definitiva, querido lector, le pregunto una vez más: ¿Usted cree que con la aprobación de la reforma política del Distrito Federal, traerá como consecuencia una mejor organización política y administrativa del Gobierno, y por ende, una mejor calidad de vida para la protección a los derechos de los ciudadanos de la metrópoli: educación, salud, trabajo, cultura, seguridad pública e inclusive recubrir los hoyos de la calle con material de calidad o un piso de calidad para transitar con debida protección en sus derechos? Tal y como ocurre en las ciudades de primer mundo.

Así que, querido lector, Usted tiene la última decisión: ¿Quiere o no quiere una reforma política-administrativa para el DF? Mientras lo decide, la reforma política del DF continúa su proceso legislativo en el senado y luego con los diputados y luego en las legislaturas de los estados. Por tanto, es posible que para el año 2015 sea realidad. Ya falta poco.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Lunes, 15 de Diciembre 2014 - 18:30
Redes sociales: 
1