Se encuentra usted aquí

apolinar mena vargas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Quién detendrá el escándalo de OHL?

Obrascon Huarte Lain (OHL) protagoniza un escándalo que está siendo seguido por los medios de México y España, como producto de la revelación de unas grabaciones en las que uno de los ejecutivos de la firma trata con el secretario de Comunicaciones del Estado de México “arreglar” unas vacaciones para el funcionario, a cambio de que se permita a la empresa incrementar el costo del peaje que se paga en las autopistas concesionadas. Por supuesto, ambos implicados negaron la veracidad de la grabación. Pablo Wallentin (OHL) aseguró que se trataba de un montaje. Algo parecido respondió Apolinar Mena Vargas, secretario de Comunicaciones del Estado de México hasta hace unas horas.

La prensa señala que desde que comenzó el sexenio, OHL ha ganado contratos por 26 mil millones de pesos. Ahora, sus acciones sufren en la bolsa y hay varias investigaciones acerca de su proceder. El gobernador Ávila ha ordenado que las tarifas de las autopistas permanezcan sin cambio hasta nuevo aviso.

La semana pasada, Pablo Wallentin presentó su “renuncia voluntaria” a OHL y ayer Mena Vargas también hizo lo propio, es decir, ambos fueron renunciados. El ahora ex funcionario fue multado, además, con 189 mil pesos, una bicoca si se toma en cuenta que las vacaciones de marras costaron alrededor de 124 mil pesos.

Se dice que la empresa está siendo investigada, pero nadie habla de quitarle las concesiones, tal vez conseguidas a fuerza de pagar vacaciones. Tampoco se habla de excluirla de futuras licitaciones. Por su parte, a Mena Vargas se le multó y se le despidió, pero no se le inhabilitó, en un esquema muy parecido al de David Korenfeld. Cabe preguntarse si ambos funcionarios, el federal y el local, serán reinstalados en otro puesto una vez capeado el temporal.

¿Esta es la forma de enfrentar la corrupción y el abuso en los cargos? Claramente no. Se están haciendo las cosas a medias ante una ciudadanía que no asume su función de vigilante y juez y medios que se ostentan como jueces morales, sin serlo.

La pregunta ahora es: ¿la salida de Wallentin y Mena Vargas detendrá el escándalo? Ojalá no, porque parece haber mucho más fondo.

MAL Y DE MALAS: sólo puede ser atribuido a la mala suerte lo ocurrido este fin de semana al satélite Centenario, que debía servir para dar rapidez y eficiencia a las comunicaciones en nuestro país. El lanzamiento de este satélite causó cierta expectación y terminó en desastre. El secretario de Comunicaciones, el inefable Ruiz Esparza, dice que el artefacto estaba totalmente asegurado. Por supuesto, nada mencionó sobre los servicios que ya no prestará el Centenario. Como decían las abuelas: el gobierno de Peña Nieto necesita una limpia… ¿de gabinete?

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

OHL y De Oteyza

El 23 de julio de 1999, en mi columna que entonces se publicaba en el diario defeño El Universal, escribí sobre un individuo que como secretario de Estado fue funesto pero que gracias a sus influencias logró acomodarse muy bien dentro de la iniciativa privada después de fracasar dentro del sector público. Me referí a José Andrés de Oteyza, el catastrófico Secretario de Patrimonio y Fomento Industrial durante el gobierno de José López Portillo.

Esto es lo que anote hace ya casi 16 años: “Es increíble como políticos perdedores pegan el chicle dentro de la iniciativa privada. Por ejemplo, José de Andrés de Oteyza, el demagogo que contribuyó a la quiebra nacional al provocar la devaluación del peso en 1982, después de que como Secretario de Patrimonio y Fomento Industrial convenciera a José López Portillo a aumentar el precio de la mezcla del petróleo mexicano cuando los precios mundiales iban en picada, es vicepresidente de la constructora Tribasa, la misma cuyas carreteras tuvieron que ser adquiridas por el gobierno federal, la misma que se dice se benefició excesivamente gracias al Fobaproa. No hay que ser un genio para imaginarse la gran influencia que este ex funcionario público tiene dentro la administración zedillista, la cual le permite obtener trato privilegiado para la empresas a la cual hoy pertenece. Así, mientras que las estupideces de este individuo provocaron más hambre y miseria entre los mexicanos, él vive como potentado. Este es un caso en donde la revolución sí hizo justicia. Lástima que fuera para un churumbel que demostró ser muy mal mexicano”.

Desde ese mes de julio de 1999 a la fecha, Oteyza prosperó. Desde hace varios años es el presidente de la filial mexicana de la española OHL, la constructora y concesionaria del Circuito Exterior Mexiquense, de la carretera Atizapán-Atlacomulco, del Viaducto Bicentenario, de la Autopista Urbana Norte, de la Supervía Poetas, de la Autopista Amozoc-Perote, del Libramiento Elevado de Puebla y del Aeropuerto Internacional de Toluca. Todas ellas obras de mala calidad y altos precios para sus usuarios.

Durante las últimas semanas el nombre de OHL México ha estado en las noticias. Por un lado se hizo pública su intención de elevar aún más la de por sí alta y abusiva tarifa que le cobra a los usuarios del Viaducto Bicentenario en el Estado de México. Por el otro lado, también se difundieron sus planes de no concluir la obra que aún está inconclusa. Por si lo anterior no fuera suficiente, se supo que el gobierno del Estado de México le amplió su título de concesión hasta 2051. Y, para empeorar las cosas, se difundieron dos grabaciones de audio que dejan muy mal parada a la empresa.

En las grabaciones se escucha a quien hasta hace unos días era el director de Relaciones Institucionales OHL, Pablo Wallentin. En la primera conversa con el desde ayer ex Secretario de Comunicaciones mexiquense, Apolinar Mena Vargas, a quien le ofrece pagar sus vacaciones familiares en la Rivera Maya. En la segunda, Wallentin platica con Jesús Campos López, el director técnico de OHL, en donde aceptan que en enero la constructora infló las previsiones de tráfico del Viaducto Bicentenario, califican a la construcción como un “desmadre” y comentan como la constructora “salió forrada” gracias una obra cuyo coste se triplicó con respecto a las previsiones iniciales.

Derivado del escándalo, ayer rodó la cabeza de Apolinar Mena, quien fue cesado por el gobernador mexiquense Eruviel Ávila y sancionado con una multa de 189,000 pesos. Curiosamente, hasta ahora no ha sido mencionado el papel que en todo este asunto puede haber tenido el mero mandamás de OHL México, José Andrés de Oteyza.

¿Quedarán impunes los abusos demostrados y el probable fraude cometido por OHL? ¿Todo acabará con los ceses de Wallentin y Mena? ¿En las otras concesiones de OHL hubo abusos y malos manejos como los que ahora que se están conociendo en torno al Viaducto Bicentenario?

¿Cuál es el papel que en todo esto jugó José Andrés de Oteyza?

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1