Se encuentra usted aquí

Andres Manuel Lopez Obradro

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hasta ahora ha fracasado la estrategia pacifista de AMLO

Culiacán, Sinaloa, fue atacada el jueves por cientos de sicarios pertenecientes al Cártel de Sinaloa y bandas aliadas cuando una treintena de policías ministeriales militares pretendieron arrestar a Ovidio “El Ratón” Guzmán, hijo del encarcelado exjefe del cártel, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Las diversas versiones que se proporcionaron de lo ocurrido generaron confusión en gran parte del público.

La primera es la que dio el jueves en la noche el Secretario de Seguridad Pública Alfonso Durazo, quien entre otras cosas dijo: “una patrulla integrada por 30 elementos de la Guardia Nacional y SEDENA se encontraba realizando un patrullaje…  cuando fueron agredidos desde una vivienda. El personal de la patrulla repelió la agresión y tomó control de la vivienda localizando en su interior a cuatro ocupantes... se identificó a uno de ellos como Ovidio Guzmán López…”.

La segunda versión la dio AMLO el viernes en su conferencia de prensa cuando dijo que “se trató de un operativo que llevó a cabo el Ejército a partir de una orden de aprehensión de un presunto delincuente”.

Las dos versiones obligan a formular estas preguntas: ¿La violencia empezó cuando los militares fueron agredidos mientras patrullaban la zona o cuando llegaron a arrestar a Ovidio Guzmán por órdenes de un juez?

El viernes, después de la conferencia de prensa presidencial, los integrantes del Gabinete de Seguridad ofrecieron otra conferencia de prensa para explicar más ampliamente lo que sucedió el día anterior.

Sandoval explicó que “se trató de una acción directa para la captura de un presunto delincuente al contar con orden de aprehensión provisional con fines de extradición emitida por un juez federal”. Añadió que el grupo conformado por policías ministeriales militares y guardias nacionales, “en un afán de obtener resultados positivos, actuó de manera precipitada con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención, omitiendo además obtener el consenso de sus mandos superiores” y sin contar con la orden de cateo necesaria”.

Con base en los hechos y la información proporcionada puede deducirse que:

  1. El jueves en la noche el Gabinete de Seguridad no tenía una idea clara de lo que sucedió.
  2. Los responsables de arrestar a Ovidio Guzmán omitieron “obtener el consenso de sus mandos superiores”.
  3. Los dos puntos anteriores permiten suponer que son defectuosas las comunicaciones entre los distintos niveles del Ejército y la Guardia Nacional.
  4. Los soldados, guardias nacionales y policías estatales en Culiacán no son suficientes para enfrentar un ataque coordinado de sicarios del Cártel de Sinaloa.
  5. Ovidio Guzmán fue dejado en libertad para que los sicarios no mataran a más civiles, militares y policías.
  6. Las instalaciones militares, por lo menos las de Culiacán, son sumamente vulnerables.
  7. Los capos de otras bandas criminales pueden tratar de emular en diversas ciudades lo que hicieron el jueves los del Cártel de Sinaloa.
  8. Si ocurriera otro ataque similar, la credibilidad presidencial se desplomaría.
  9. Hasta el momento ha fracasado la estrategia pacifista de AMLO para enfrentar a la delincuencia organizada. Los índices de criminalidad lo demuestran contundentemente.

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 21 de Octubre 2019 - 10:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 21 de Octubre 2019 - 18:50
Fecha C: 
Martes, 22 de Octubre 2019 - 06:05
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los gobiernos deben ser optimistas siempre

La mayoría de los analistas económico-financieros así como los políticos y líderes empresariales y sociales que hoy se oponen al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador acusan a este y a los funcionarios de la Secretaría de Hacienda (SHCP) que comanda Arturo Herrera de ser demasiado optimistas al proyectar el futuro económico del país.

Afirman que son inalcanzables y poco realistas la mayoría de los estimados anotados en los Criterios Generales de Política Económica que conforman el Paquete Económico 2020 que el presidente le envió al legislativo el domingo pasado.

De acuerdo a la SHCP, en 2020:

  1. El producto interno bruto (PIB) crecerá entre 1.5% y 2.5% (2% nominal).
  2. La inflación anual será de 3.0%; el tipo de cambio nominal será de 20.00 pesos por dólar, y la tasa de interés nominal promedio de Cetes a 28 días será de 7.4%.
  3. El precio promedio de la mezcla mexicana de exportación será de 49.00 dólares por barril y la producción de petróleo promediará 1 951 000 barriles diarios.

Algunas de las razones que esgrimen quienes aseguran que dichas proyecciones son optimistas son las mismas que se anotan en los mencionados Criterios Generales que advierten que “el marco macroeconómico podría verse afectado si llegaran a exacerbarse algunos riesgos, entre los que destacan: un mayor retraso en la aprobación del T-MEC; un escalamiento de los conflictos geopolíticos y comerciales a nivel mundial; una mayor desaceleración de la economía mundial, principalmente, en la producción industrial de Estados Unidos; un mayor deterioro en la calificación crediticia de PEMEX con su posible contagio a la deuda soberana; y una mayor debilidad de la inversión privada”.

Resultan curiosas, aunque no sorprendentes, las críticas lanzadas contra el Paquete Económico 2020, pues son similares a las que, en su momento, hicieron los opositores a las seis administraciones federales que gobernaron a México de 1982 a 2018.

Ahora le toca a los morenistas defender el optimista proyecto de su presidente contra los ataques de priistas, panistas, perredistas y emecistas, usando argumentos similares a los que en su momento esgrimieron los del PRI y los del PAN cuando le tocó a uno de los suyos ser presidente de la República.

Afortunadamente para AMLO y Herrera, el público está más que acostumbrado a escuchar el debate que cada año se da entre los defensores y detractores del Paquete Económico porque sabe que, conforme transcurra el tiempo, se irán revisando los estimados que hoy son calificados de optimistas.

Nadie se sorprenderá cuando, durante el primer trimestre de 2020, el gobierno anuncie una reducción en el estimado del crecimiento del PIB, explique por qué no se alcanzará la plataforma de producción petrolera de casi dos millones de barriles diarios, o proporcione las razones técnicas de por qué el precio del petróleo está por debajo de los 49 dólares por barril o por qué el dólar se encareció más allá de los 20 pesos esperados.

Un gobierno, cualquier gobierno, siempre debe mostrarse optimista, y más cuando se trata de pronosticar lo que sucederá en el futuro. Después de todo, nadie quiere escuchar a sus dirigentes decir que mañana la situación será peor que la de hoy.
 

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 11 de Septiembre 2019 - 12:55
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Miércoles, 11 de Septiembre 2019 - 21:40
Fecha C: 
Jueves, 12 de Septiembre 2019 - 08:55
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La esquizofrenia de Trump y el baño helado para AMLO (y el país)

El comportamiento del presidente Donald Trump podría ser calificado de esquizofrénico en cualquier otro, pero en él resulta natural: el mismo día que inició el proceso para ratificar ante el congreso de su país el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), decide también amenazar con aranceles del 5% a los productos mexicanos el próximo 10 de junio y hacerlos progresivos mensualmente hasta llegar a un 25% el 1 de octubre. Esta medida es una presión para que el gobierno mexicano haga mucho más para frenar la migración ilegal. Es difícil saber a qué se refiere el mandatario norteamericano cuando habla de “frenar la migración ilegal”. Si aspira a que no exista este fenómeno, entonces no hay poder humano que logre esta meta.

El mismo día que, con bombos y platillos, el presidente López Obrador decide pedir a la Cámara de Senadores mexicana que avale el T-MEC, Trump le da un baño de agua helada, como en sábado de Gloria. Jesús Seade, el negociador mexicano del Tratado, calificó el anuncio de Trump como algo desastroso y dijo que era “una ducha helada”, fino como es. Aseguró que México no se quedaría con los brazos cruzados y que lo conducente era contestar ojo por ojo (¡qué imaginación!). Por lo pronto, hasta entrada la noche, el dólar se había encarecido 36 centavos.

Lo sucedido demuestra dos cosas, por un lado, que Trump no es confiable nunca, cosa que ya se sabía; por otro lado, dice algo que se sospechaba: el presidente mexicano inventa. Inventó que había una buena comunicación con las autoridades norteamericanas (si la había, ¿por qué la sorpresa e indignación de Seade?); inventó que la Casa Blanca había sido receptiva a la propuesta de Ebrard sobre Centroamérica. En fin, no había tal.

Donald Trump ocasionó una crisis en México con su amenaza, pero el presidente mexicano le contestó con una de sus famosas cartas. En ella le dice: “no me falta valor, no soy cobarde ni timorato”. Agrega muchas cosas, pero lo básico es que le propone un diálogo y afirma que México limita el paso a los centroamericanos tratando de no violar sus derechos humanos. Para el diálogo, viajará el canciller Ebrard a Estados Unidos el último día de mayo.

Los días siguientes, el presidente López Obrador será sometido a una presión enorme. Algunos, pedirán que se cierre el paso a los centroamericanos argumentando la importancia del Tratado. Otros, sugerirán tomar una medida nacionalista y radical, como, por ejemplo, ya no impedir el paso a los migrantes y rechazar que se estacionen en México mientras tramitan su asilo en los Estados Unidos. En pocas palabras, dejar que se sature la frontera con los viajantes. El gobierno de López ya está rechazando la entrada de la mayoría de migrantes centroamericanos. Hacerlo más descaradamente simplemente haría que se le viera como una especie de Trump tropical. Algo que su ego no podría soportar.

¿Qué hará AMLO? Es difícil saberlo. Esta es, tal vez, la primera prueba de fuego para su Presidencia. La situación no es irresoluble, pero exige imaginación y una cabeza fría. Cabe señalar que se pueden señalar la demagogia y exageración de AMLO para con las relaciones con Estados Unidos, avizorarle una derrota política, pero hay que tener en cuenta que un fracaso presidencial podría tener repercusiones graves para el país, es decir, para todos. Critíquenle lo que quieran, pero no se alegren con su fracaso.

Trump está mezclando la agenda política con la económica para tratar de consolidarse en su Presidencia, algo que no hicieron sus predecesores, al menos con México. Presionar a un populista como López Obrador podría ser contraproducente para los intereses norteamericanos en el mediano plazo. Imaginen un gobierno radical (el sueño de Cuba, Venezuela, Rusia y China) con tres mil kilómetros de frontera con los Estados Unidos.

Fecha: 
Viernes, 31 de Mayo 2019 - 13:20
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 31 de Mayo 2019 - 15:35
Fecha C: 
Sábado, 01 de Junio 2019 - 04:35