Se encuentra usted aquí

agustín carstens

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del dicho al hecho…

Los economistas que trabajan en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no son los únicos que durante las últimas décadas han fallado al estimar el crecimiento anual del producto interno bruto del país.

La falta de tino para pronosticar el desarrollo de la economía de quienes han sido presidentes de México y los titulares de la SHCP y sus subordinados se aprecia en los llamados criterios de política económica que forman parte del paquete económico que cada año el Poder Ejecutivo envía al Legislativo para su análisis, discusión, modificación y aprobación.

Analicemos lo ocurrido desde 1994 en lo que al estimado del crecimiento del producto interno bruto (PIB) se refiere. A continuación anoto los nombres de los secretarios de Hacienda que aprobaron los criterios de política económica para el año bajo consideración, el PIB estimado para el año y el PIB real finalmente alcanzado ese año.

1995-2000 Sexenio de Ernesto Zedillo. Crecimiento anual promedio: 3.67%.

  • 1995: Jaime Serra Puche: Estimado: 3.10%. Real: -5.76%.
  • 1996: Guillermo Ortiz Martínez: Estimado: 3.0%. Real: 5.87%.
  • 1997: Guillermo Ortiz Martínez: Estimado: 4.0%. Real: 6.96%.
  • 1998: Guillermo Ortiz Martínez: Estimado: 5.20%. Real: 4.70%.
  • 1999: José Ángel Gurría: Estimado: 3.0%. Real: 2.67%.
  • 2000: José Ángel Gurría: Estimado: 4.50%. Real: 5.30%.

2001-2006 Sexenio de Vicente Fox. Crecimiento anual promedio: 2.13%.

  • 2001: Francisco Gil Díaz: Estimado: 4.50%. Real: -0.61%.
  • 2002: Francisco Gil Díaz: Estimado: 1.70%. Real: 0.13%.
  • 2003: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.00%. Real: 1.42%.
  • 2004: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.10%. Real: 4.30%.
  • 2005: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.80%. Real: 3.03%.
  • 2006: Francisco Gil Díaz: Estimado: 3.60%. Real: 5.00%.

2007-2012 Sexenio de Felipe Calderón. Crecimiento anual promedio: 1.86%

  • 2007: Agustín Carstens: Estimado: 3.60%. Real: 3.15%.
  • 2008: Agustín Carstens: Estimado: 3.50%. Real: 1.40%.
  • 2009: Agustín Carstens: Estimado: 3.00%. Real: -4.70%.
  • 2010: Ernesto Cordero: Estimado: 3.00%. Real: 5.11%.
  • 2011: Ernesto Cordero: Estimado: 3.80%. Real: 4.04%.
  • 2012: José Antonio Meade: Estimado: 3.50%. Real: 4.01%

2013-2018 Sexenio de Enrique Peña Nieto. Crecimiento anual promedio: 1.77%.

  • 2013: Luis Videgaray: Estimado: 3.50%. Real: 1.39%.
  • 2014: Luis Videgaray: Estimado: 3.90%. Real: 2.15%.
  • 2015: Luis Videgaray: Estimado: 3.70%. Real: ?
  • 2016: Luis Videgaray: Estimado: 2.60 a 3.60%. Real: ?

La economía dista de ser una ciencia exacta. Por eso, del dicho al hecho hay gran trecho.

Secciones:

Fecha: 
Jueves, 17 de Septiembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del dicho al hecho…

“La depreciación que ha registrado el tipo de cambio en los últimos días ha sido “exagerada” por elementos como la crisis de deuda de Grecia, consideró el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens. En entrevista, aseguró que la crisis griega tiene una aportación muy limitada de contagiar a los países emergentes, entre ellos México, por lo cual opinó que esta depreciación “podría ser un fenómeno transitorio”. Publicado el jueves 2 de julio a las 23:34 horas (Centro) en www.unotv.com/noticias/negocios/detalle/dificil-crisis-griega-afecte-paises-como-mexico-agustin-carstens-619188/??utm_source=Uno-Tv&utm_medium=link&utm_campaign=Modulo-Lo-Ultimo.

“México está en mejor posición que otros países para resistir los embates de la crisis de deuda de Grecia sobre la economía mundial, afirmó el titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo. Señaló que México ha generado esquemas y mecanismos que le permiten resistir de manera diferencial el embate que tendrá la crisis griega sobre las economías del mundo, y es afortunado porque los inversionistas logran diferenciar este impacto entre las economías emergentes”. Publicado el lunes 6 de julio a las 13:57 horas (Centro) en www.cronica.com.mx/notas/2015/907814.html.

“El secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, afirmó que pese a los problemas financieros internacionales por el caso de Grecia, los mercados financieros en México funcionan con orden y adecuada liquidez. Indicó que la situación en Grecia es un evento que afecta a los mercados financieros internacionales, sin embargo, “México no tiene vínculos grandes con la economía de Grecia, ni en lo comercial ni en la inversión”. Publicado el martes 7 de julio en www.ejecentral.com.mx/videgaray-mexico-desvinculado-con-grecia/#sthash.O9OiO95Z.dpuf.

“Mezcla pierde 1.24% y se ubica en 50.11 dpb. La mezcla mexicana cerró con una pérdida de 1.24% y al cierre de la jornada del martes se ubicó en 50.11 dólares por barril. La mezcla mexicana cerró en un precio 50.11 dólares por barril lo que representó una pérdida de 1.24% respecto al cierre de la jornada previa, de acuerdo con información de Pemex. Desde finales de mayo al cierre del martes la mezcla registró un descenso de 12.40 por ciento. Los precios del petróleo en Estados Unidos cayeron el martes por segundo día consecutivo, debido a que los inversores optaron por activos considerados como refugio ante las preocupaciones por Grecia y las profundas pérdidas del mercado bursátil de China”. Publicado el martes 7 de julio a las 17:10 horas (Centro) en eleconomista.com.mx/mercados-estadisticas/2015/07/07/mezcla-pierde-124-se-ubica-5011-dpb.

“Tipo de cambio, en nuevo máximo. El tipo de cambio peso-dólar finalizó con una depreciación de 0.35% en las negociaciones de este martes, al pasar de 15.7450 a 15.8040 pesos por billete verde; sin embargo, durante la jornada se observaron cotizaciones máximas de 15.8685 pesos, mientras las operaciones por ventanillas de bancos cerraron en 16.14 pesos por unidad. Las divisas de los mercados emergentes también son afectadas por el nerviosismo de la mayoría de los inversionistas internacionales, que buscan instrumentos más seguros, como el dólar estadounidense, ante la inquietud sobre la crisis de la deuda de Grecia”. Publicado el martes 7 de julio a las 21:07 horas (Centro) en eleconomista.com.mx/mercados-estadisticas/2015/07/07/tipo-cambio-nuevo-maximo

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 08 de Julio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Grecia: un “NO” para negociar

Desde que se planteó el referendo, el gobierno de Alexis Tsipras sabía que el resultado de este ejercicio serviría para negociar, no para romper. El rompimiento no lleva a ningún camino y el líder griego lo sabe. Pero los europeos también lo saben y, sobre todo, lo saben los líderes como Hollande y Merkel, viejos lobos de mar. También lo sabe Christine Lagarde, del Fondo Monetario Internacional (FMI). El claro resultado a favor del “no” (61.31% contra 38.69%) es contundente en Atenas, pero no en Bruselas, París o Berlín. Cuestión de geografía. De cualquier modo, con el resultado del referendo bajo el brazo, Tsipras se sentará a la mesa de negociaciones con tiburones. Si bien seis griegos de cada diez dijeron “no”, los otros cuatro contestaron que sí. ¿Para qué le alcanza a Tsipras su “no”? Dice Paul Krugman que llegó el momento de la verdad para los europeos.

Por lo pronto, Tsipras ha prescindido de Yanis Varoufakis, el beligerante Ministro de Finanzas, quien comparó a la troika (Banco Europeo, Unión Europea y el FMI) con terroristas.  Si el líder griego no tuviera intenciones de negociar Varoufakis seguiría en su puesto, pero habrá de ser sustituido por otra persona, menos confrontada con los agentes europeos. Esta característica de la izquierda griega es digna de reconocimiento: usan las victorias para negociar, no para romper o intentar doblegar, a diferencia de la izquierda mexicana.

Como respuesta a los resultados del referendo, el día de hoy se reunirán Merkel y Hollande y mañana martes el llamado Eurogrupo para analizar los pasos a seguir. La situación es delicada para ambas partes: la Unión Europea y Grecia. Tsipras sabe que sin Europa se enfrenta a una crisis de grandes proporciones que no podría manejar. El apoyo popular que hoy ostenta es un bien que tiende a desgastarse rápidamente cuando falta pan, como bien lo sabe Nicolás Maduro. Pero la Unión Europea sabe que si pierde a Grecia el futuro del proyecto de una Europa unida se verá comprometido.

Los primeros efectos del referendo griego en México se dejaron sentir muy pronto: ayer en la tarde el peso perdió terreno frente al dólar y es previsible que mientras no se llegue a un acuerdo que estabilice la situación siga la devaluación de nuestra moneda. No tranquilizan para nada las declaraciones de Agustín Carstens, cabeza del Banxico, quien lejos de explicar qué sucede, se dijo extrañado por el fenómeno. Valiente cosa que el encargado de nuestra moneda no sepa qué pasa.

Hacia el futuro, los europeos tendrán que decidir entre conservar su unidad y, por lo tanto, flexibilizar las condiciones que le imponen a Grecia; o bien, castigar al país mediterráneo para que no cunda el ejemplo. De lo que hagan, se escribirá el futuro de un sistema caduco y agotado, que privilegia la salud de los bancos por sobre las personas. 

Fecha: 
Lunes, 06 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Firmemente anclados en las nubes

Agustín Carstens comentó en febrero de 2008 sobre el decrecimiento de la economía de Estados Unidos: a México “le dará un catarrito y no una pulmonía como antes”. Por esa recordadísima frase han puesto verde al entonces secretario de Hacienda y hoy gobernador del Banco de México.

Es peligrosa una frase recordable: se recuerda la palabra pero no el contexto, argumentos o circunstancias en que fue dicha. Felipe Calderón habló de “guerra” contra los narcos, lo cual tacha con tinta negra su memoria y le cargan la culpa hasta de los ajustes de cuentas entre bandas. Otro ejemplo: Adam Smith sólo escribió en una línea lo de “mano invisible” en La Riqueza de las Naciones, sin ser esencial a lo mucho que dijo en esa gran obra. Las metáforas recordables son peligrosas.

Incurro en el riesgo de que me echen en cara una frase recordable: en lo financiero estamos firmemente anclados en las nubes. Lo dije hace días en un grupo de gente informadísima en que tengo el por demás inmerecido privilegio de participar. La reacción no fue favorable. Trataré de explicar por qué insisto en algo tan subido.

Al comparecer ante senadores el 23 de abril, ya no usó don Agustín la recordable metáfora del catarrito sino la de una tormenta:

“Nos hemos… venido preparando para esta tormenta. Desde el año 2008, 2009, que fue cuando realmente se inició esta crisis financiera global, el Banco de México ha venido acumulando montos muy importantes de reservas: hemos aumentado en más de 120 mil millones de dólares las reservas, desde 2008. Y por otro lado, también hemos contratado la línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional, lo cual nos da un arsenal de cerca de 270 mil millones de dólares para enfrentar cualquier contingencia.”

Los comentadores financieros hablan de tormenta por los trastornos y secuelas de aumentar tasas acá cuando las suban allá, impactando más una economía herida por la deforma fiscal. Yo creo que don Agustín —una de las mentes más inteligentes e informadas en nuestro ámbito financiero— sabe algo más. No creo que hable de una tormenta ordinaria.

Claro que ayuda a México el arsenal de dólares construido gracias a una larga temporada de sensatez financiera, pero falta averiguar si esos dólares son roca o vapor de agua.

El 15 de agosto de 1971 Nixon desligó del oro al dólar, al que estaba sujeto desde 1944. Cantina libre para The Federal Reserve System, banco central privado que no se atreve a decir que lo es, que no tiene reservas, ni es federal, y no parece un sistema sino un cártel: sin la obligación de que cada dólar estuviera obligatoriamente respaldado en equis onzas de oro, la Fed pudo legalmente emitir dólares según se le antojara.

Lo mismo pasó en el resto del mundo porque toda moneda tenía alguna liga con el dólar, y así indirectamente con el oro. Por eso desde 1971 están ancladas en las nubes las monedas del mundo: monedas fiduciarias. Monedas fiat. Monedas sujetas a la siempre elástica moral de burócratas y grandes bancos que emiten algo que llaman “dinero”, con papel o dígitos en un registro informático. Moneda fiat (de decreto), moneda virtual sólo basada en la fiducia, la fe, la muy evanescente confianza; la fe en un burócrata que en todo caso —y digo en todo caso— cae en la tentación de financiarse emitiendo de más. Falsificando legalmente, pues. Si creemos que la falsificación legal de dinero es una práctica saludable o decente, de plano estamos en las nubes.

Claro que hay grados de irresponsabilidad y de fiducia; no todos los burócratas son iguales y hay monedas mejores y peores. El peso es infinitamente mejor hoy que el de Miguel de la Madrid, mientras que en Venezuela Maduro imita al campeón: Zimbabue. La desgracia es que los responsables del otrora prestigioso dólar actúen como dictador bananero. Desde 2008 han hecho crecer la moneda en circulación más de cuatro veces. Me parece ingenuo pensar que algo así no traiga consecuencias gravísimas. Y la deuda nacional de ese país ha crecido 80% desde ese año. Cada contribuyente de EEUU promedia una carga de $154,200 dólares, mucho más de 2 millones de pesos. Uf.

En tiempos más decentes Thomas Jefferson escribió que el papel es pobreza; sombra de dinero, no dinero de verdad. No hay que confundir dinero con moneda. A la moneda fiat la llaman dinero pero el auténtico dinero mantiene su valor independientemente del decreto, la declaración, la confianza o desconfianza en el gobierno que la emite. El dinero de verdad no depende de un burócrata; trasciende gobiernos, revoluciones y fronteras y pervive a los años, sexenios y siglos. El oro y la plata son auténtico dinero, no nada más mercancía o commodity como el cobre o el petróleo. El oro amonedado emitido en Liria o Atenas o Egipto sigue teniendo valor en sí, no sólo histórico o numismático. En cambio los billetes emitidos por Echeverría no pasan de curiosidades para coleccionistas. Si el dólar se ha degradado 96% desde 1913 ¿cómo le ha ido al peso? No quiero ponerme a llorar.

Addison Wiggin ha investigado que en toda la historia mundial, ningún sistema monetario basado en la fiducia ha perdurado. Cero absoluto. Todos han muerto porque siempre los políticos encuentran motivos magníficos para imprimir billetes de más. Toda moneda fiduciaria morirá. Unas pronto, otras después. Todas. Nuestro indispensable filósofo de Güémez avalará que las únicas monedas que no han muerto son las que están vivas. Y son las únicas que conocemos.

Si toda moneda fiduciaria se acaba, no esperemos al largo plazo en que todos estaremos muertos. Según Mike Maloney cada 20 o 30 años cambia el sistema monetario mundial, y el actual lleva 44. Las probabilidades y evidencias apuntan a que el sistema monetario basado en el dólar morirá en la presente década. No puedo imaginarme una bomba más nuclear, que la implosión de ese tinglado de naipes. Será desagradable confiar en un arsenal de nubes cuando el dólar demuestre su verdadera condición de moneda sin respaldo en algo de verdad, como era el infalsificable oro.

Las generaciones vivas sólo saben del sistema fiduciario y han nacido sin conocer monedas de plata y mucho menos de oro; les sonará a vejestorio hablar de metal precioso amonedado, cosa del pasado y no del futuro. Las escuelas de economía suelen hablar del oro y la plata como ven en las de historia el transporte en carabelas. Y además, quien esté fosilizado en sus paradigmas standard (sigo hablando de las escuelas de economía y de sus egresados) no acepta que el todopoderoso dólar esté plantado sobre las nubes y pueda derrumbarse.

Si algo no ha pasado aún no hay que suponer que no pasará nunca, como reza la fábula del señor que se lanza desde el mirador de la Torre Latinoamericana y cuando va por el piso 5 dice que los rumores de su suicidio son exagerados. Los judíos que no huyeron oportunamente de los nazis porque pensaban que las cosas no podían ser peores, no se imaginaron las consecuencias de un cambio radical de paradigma.

Resulta tan ridículo pensar que el fin de un sistema monetario fiduciario obligará a regresar al trueque de granos de café, como suponer que el automóvil haría que se extinguieran los caballos. Hace 2,600 años inventaron en Grecia un medio de cambio y unidad de cuenta duradero y auténtico, con piezas de oro fino de la misma forma y peso. Las piezas de cuño y gramaje uniformes, además de ser durables, pueden transportarse, intercambiarse fácilmente a cambio de mercancías, y muy importante: la pieza que trae en su bolsa otra persona se acepta en el mercado y paga lo mismo que la que traigo yo.

Si el sistema basado en el dólar se muere, habrá de venir uno más sólido. China es el mayor comprador y productor de oro del mundo. Dudo que lo compren por toneladas porque les guste una “reliquia bárbara” (Keynes). Algo saben, y no hacen planes sexenales sino centenarios. China se prepara para sustituir al dólar con una moneda fuerte, respaldada en oro. Lástima que el Banco de México sólo tenga unas 150 toneladas en sus reservas, y no en territorio nacional.

Vivimos en la mayor burbuja monetaria en la historia, y ninguna burbuja es estable ni tiene los pies en la tierra. Todas ocurren en la estratosfera nubosa de las ilusiones, los fraudes y las mentiras. Más vale prepararnos para la tormenta.

¿Cómo? México tiene la oportunidad de monetizar plenamente onzas de plata en un sistema monetario paralelo al peso fiduciario que nos daría, de un día al otro, la mejor moneda del mundo: dinero verdadero. Pero aunque el Banco de México o sus patrones del norte no acepten esta posibilidad, todavía es legal comprar y atesorar onzas Libertad de plata pura. 

Autor:

Fecha: 
Lunes, 11 de Mayo 2015 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El futuro visto por los “economistas” que “mueven a México”

El señor Luis Videgaray (que sigue cobrando como Secretario de Hacienda) inauguró The Real State Show 2015, que es el evento más importante del sector inmobiliario de México, organizado por la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI). En ese evento dijo algunas cosas que resultan de interés para todos los mexicanos:

  • Es evidente que habrá un ajuste de la tasa de interés de la Reserva Federal estadounidense y ello contraerá el flujo de capitales hacia México.
  • El precio internacional del petróleo se mantendrá bajo durante muchos años pues los países exportadores no tienen intención de reducir su producción.
  • Existe un panorama económico internacional incierto a mediano y largo plazos que tendrá como consecuencia un bajo crecimiento económico global.

Tras ese su diagnóstico, nos hizo saber su pronóstico: “no estamos enfrentando una situación transitoria sino algo de características permanentes” y obviamente su “receta” para evitar la catástrofe: “la reducción del gasto público será permanente”

El señor Agustín Carstens estuvo en el Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC) del FMI y BM en Washington. Aunque funge como Gobernador del Banco de México, asistió en su calidad de jefe de Comité Monetario y Financiero en Fondo Monetario Internacional (FMI) y parece que anduvo repartiendo entrevistas, pues varios diarios se atribuyen ese mecanismo para reproducir sus opiniones de la economía mexicana.

Pues bien, el siempre “muy atinado” analista de la situación económica nacional, según El Economista, aseguró que: “México ha venido fortaleciendo su macroeconomía, está preparado para el impacto de un incremento de la tasa de interés de la FED, además nuestra nación mantiene una política monetaria flexible, tiene el apoyo de finanzas públicas sanas, un sistema financiero bien capitalizado y muchas reservas internacionales. Es un periodo transitorio, que puede tener buenos aspectos como el que la Reserva Federal considere que retires políticas monetarias, eso implica que Estados Unidos se va recuperando y nos beneficia”

También hizo mención a la deuda pública en manos de extranjeros y consideró que “es un reto, es manejable”. En resumen, Carstens, nos informó que “México está preparado para salir adelante”

Me resulta preocupante -y debía resultar así para muchos de nuestros preocupados inversionistas nacionales, para muchos de los posibles interesados en invertir en México y para el resto de los mexicanos - que la visión de la SHCP y Banxico sean tan diferentes. Es más, según Carstens, “la flotación del peso (sin decir devaluación) no es un factor que deba influir en la decisión de incrementar la tasa de interés doméstica”

Adecuadamente interpretada la “intervención” de Videgaray, debemos suponer tres cosas:

  • La economía mexicana (según él ante la volatilidad e incertidumbre de los mercados mundiales) no despegará en su crecimiento en un plazo mediano (tres años)
  • Los precios internacionales del petróleo se mantendrán bajos y ello obliga a una disminución de gasto público en ese periodo.
  • Las inversiones internacionales se retardarán, e incluso se retraerán, debido al incremento de la tasa de interés en Estados Unidos.

Pues bien, el escenario pintado por el señor Videgaray es catastrófico. Llevamos dos años con crecimiento económico menor al 2.2% (promedio de los últimos 20 años) y no hay esperanza de que los próximos cuatro sean mejores, pues ante su previsión de bajo crecimiento global, no llegada de inversiones y poco gasto social, lo más probable será una desaceleración.

Por otra parte, lo dicho por Carstens es que no importa una devaluación si no hay inflación,  aunque no explicó cómo puede lograrse eso y hasta donde sé no es posible lograrlo.

En fin, esperemos unas elecciones tranquilas pues seguramente después los principales de la economía se descompondrán y una devaluación (deslizamiento muy pronunciado) será inevitable, lo que seguramente influirá en un menor crecimiento económico y hasta en un mayor descontento social.

SALUD

Autor:

Fecha: 
Martes, 28 de Abril 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1