Se encuentra usted aquí

abstención

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Segunda vuelta

El PAN, por conducto de su senadora defeña Mariana Gómez del Campo presentó una iniciativa para reformar el Artículo 81 de la Constitución con el objeto de que a partir de 2018 el presidente de la república sea electo por una mayoría absoluta de los electores y no, como ha venido sucediendo desde 1994, por una mayoría simple inferior al 50%.

Recordemos cuáles han sido los resultados de las elecciones presidenciales desde ese año.

1994 - Zedillo (PRI): 48.7%; Fernández de Cevallos (PAN): 25.9%; Cárdenas (PRD): 16.6%; seis otros candidatos: 5.8%; candidatos no registrados: 0.1%; votos nulos: 2.9%.

2000 – Fox (PAN-PVEM): 42.5%; Labastida (PRI): 36.1%; Cárdenas (PRD-PT-CD-PAS-PSN): 16.6; tres otros candidatos: 2.6%; candidatos no registrados: 0.1%; votos nulos: 2.1%.

2006 – Calderón (PAN): 35.9%; López Obrador (PRD-PT-CD): 35.3%; Madrazo (PRI-PVEM): 22.3%; dos otros candidatos: 3.7%; otros no registrados: 0.6%; votos nulos: 2.2%.

2012 – Peña Nieto (PRI-PVEM): 38.2%; López Obrador (PRD-PT-MC): 31.6%; Vázquez Mota (PAN): 25.4%; Quadri (PANAL): 2.3%; otros no registrados: 0.0%; votos nulos: 2.5%.

Los anterior nos indica que 51.3% de los electores no votaron a favor de Zedillo, 57.5% no eligieron a Fox, 64.1% no apoyaron a Calderón y 58.7% no sufragaron a favor de Peña Nieto.

En suma: los últimos cuatro presidentes de México, incluido el actual, llegaron al poder contra la voluntad de la mayoría de los electores que acudieron a las urnas el día de la elección.

El apoyo popular con que ha llegado al poder cada uno de ellos es aún menor si tomamos en cuenta el nivel de abstención registrado en las elecciones presidenciales de 1994, 2000, 2006 y 2012, que fue de 22.8%, 36.0%, 41.5% y 36.9%, respectivamente.

Al presentar la propuesta panista, Mariana Gómez dijo que lo que busca la reforma constitucional es “que no sólo la gane quien tenga más votos, sino también que sea el candidato que cuente con el respaldo de la mayoría de los electores” para que quien gobierne al país sea un “presidente fuerte”. De acuerdo al Boletín de Prensa 136 que emitió el grupo parlamentario del PAN en el Senado: “la segunda vuelta daría gobernabilidad, ya que casi todos los gobernantes en México al ser electos por una minoría y no por la mayoría, enfrentan graves problemas de gobernabilidad que llevan a parálisis y crisis políticas… solucionaría, en parte, este problema de gobernabilidad, pues obligaría a los candidatos a formar alianzas con distintas fuerzas políticas, puntualizó… motivaría que los ciudadanos deban informarse sobre los perfiles y propuestas de los candidatos, pues en la segunda vuelta no podrían emitir un voto a ciegas para un candidato o partido que ya no está contendiendo… fortalecería a los partidos políticos, pues el partido ganador lograría mayor consenso en favor de su gobernante, se reduciría el número de partidos improvisados que se benefician del principio de representación proporcional, y se fortalecería el sistema interno de los partidos, pues se fomentaría la elección interna de candidatos que beneficien a los ciudadanos y no únicamente a los propios partidos”.

Es innegable que la fuerza de los últimos cuatro presidentes es mucho menor de la que gozaron quienes los antecedieron. Eso explica, en parte, los problemas de gobernabilidad que cada vez más afectan a nuestro país. La segunda vuelta para elegir a nuestros presidentes podría restituirle esa fuerza al cargo.

Muchos países han adoptado este sistema para elegir a sus presidentes. Entre ellos: Argentina, Armenia, Austria, Brasil, Bulgaria, Chile, Chipre, Colombia, Costa Rica, Croacia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Francia, Guatemala, Haití, Indonesia, Kazajstán, Kirguistán, Lituania, Macedonia, Mongolia, Perú, Polonia, Portugal, Rumania, Rusia, Serbia, Turquía, Ucrania, Uruguay y Uzbekistán.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 25 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mis Tres de Tres

¡Ya éramos muchos y parió la abuela!

Lo mejor hubiera sido recurrir a “la píldora del día siguiente” para evitar quedar ¡otra vez! preñados por la vergüenza de una paternidad dudosa e irresponsable. ¿Qué les costaba, primero darse un buen baño, darle una buena zacateada al cuarto, desempulgar el catre y “aplazar” las elecciones? Pero nada. Nos volvieron a salir con su “Domingo 7”. (Tal y como se lo adelantamos ¡Aquí!, en la anterior del “Viene, Viene” y antes que cualquier otro medio “Ajúa”)

(Pero a reserva de echarle a perder el día, alégrese un poco con Tito Nieves quien nos invita a “fabricar fantasías” ¡Súbele!)

Una vez bien fantasiosos, ¡Oremus!

Antes del revolcón dominguero, ya nos habíamos amanecido con aquella de que “la evaluación magisterial” –versión light de “la Reforma Educativa”- iba pa’tras. Explicada Magistralmente en chuayfeteano versículo, a nivel de Artículo de Fe, impreso en papel membretado de la SEP, con el Escudo Nacional en el margen superior izquierdo y que a la letra decía, si mal no recuerdo, más o menos así: “Luego de evaluar lo evaluable, y toda vez que hay consideraciones que considerar, queda postergablemente postergada la evaluación con la que íbamos a evaluar a los evaluadores que evaluarán a las pasadas, presentes y futuras generaciones. ¡Sufragio Efectivo-No Evaluación!” Por aquello de no hacer olas entre los chicos y chicas acarreados, y para que todos fuesen a votar, como ¡se acordó!, bien formaditos, y bien peinados.

(Adelantadita que también dimos en este espacio que ya sigue una ¡GRAN, PERO GRAN COMUNIDAD!)  

Ya calmada la enjundia de las huestes -esas que ¡Usted conoce y conoce bien! por sus “causas e ideales” tan nobles y nacionalistas- previa compensación, salieron todos a votar de “a trenecito”. El lunes se podría volver “al México Real” (como si hubiera otro) y decirles a los desmotherosos de la indeCente que “na-nai”, que siempre no, y que iba pa’tras, “lo que ya había ido pa’tras”. Sin el menor respeto a “La Veda Comicial” y sin dejarnos guardar “la cruda nacional” –producto del partido de LA VERDE que vistió vergonzosamente LA NEGRA y una buena rociada de moches al Piojo- comenzamos la semana con la siempre muy bienvenida llegada de La Porra Magisterial. Los que no “alcanzaron” –y que se calculaba, serían más de cincuenta mil- no pudieron asistir, por lo que enviaron a sus “representantes” que no pasaron –según los polis de tránsito del DF- de cinco mil. Se le encuera a uno el chino al ver esos movimientos “reivindicatorios”, inflarse y desinflarse con sólo una pasadita por la mesa de con$erta-$e$ión de Bucareli. Siempre con estricta observancia del calendario escolar para hacer sus plantones en esas fechas, cuidando de guardar, puentes, fines de semana, fiestas religiosas y de los Santos Patrones.   

Pero aunque en aritmética y cálculo los maistros ándenos fallos, en gramática “nos hacen lo que Borjes al Chente”.  Partidos, árbitro, consejeros; y los y las y les candidateados – “todos y todas” egresados de la escolástica a la mexicana-  si algo saben usar es la lengua. El más iletrado le da clases al maestro Alfonso Reyes ¡Vaya manera de conjugarla! Las voces no se han hecho esperar:

Desde el Pretérito Perfecto Simple del Indicativo del “Clásico” ¡GANAMOS! -aunque nos haigan puesto al último y con letra muy chiquita- ¡Snif!; pasando por el Copretérito del (créibamos) que ¡GANÁBAMOS! de los bárbaros del norti (¡Se la bañó el Bronco!); y hasta la Cuauhtemiña del “Ya me los ching...”, expresión por demás académica, castiza y vernácula, versellesquemente expresada por el Cuauh, en pretérito perfecto del verbo ¡YO ME ADELANTO! y que ching%&/()= a su drame el árbitro. (Mmmmto, ¡¡¡La Porra te saluda!!!)

Por otro lado –al más puro estilo cetemista de las épocas de Don Fidel- no se han hecho esperar las “invitaciones” a ¡la concordia! y ¡a la sensatez! de los que “no se vieron favorecidos” con la voluntá del Respetable. ¡Mi gooobieerno será totalmente incluyente!!! Con decirles que uno de los del Camino Real de Colima, ¡Ya “bien poseso”! y con “Su Constancia de mayoría”, suya de él, Pre-Reloaded, se aventó el puntadón de invitar a un locutor a su Toma de Posesión. ¡URGENCIAS!

Ni qué decir sobre el INExacto árbitro. Desde “el jueves” (habían dicho que el miércoles) –día del lanzamiento de esta emisión, más certera que el cuete del satélite Centenario- ya nos adelantaba sus “resultados”; calculados con su plurimillonario Sistema de Cómputo. Echando mano del ábaco virtual,  blindado contra caídas (Avísenle a Bartlett) -hasta el cierre de esta edición-  se habían “computado” ¡óyelo y leételo! ¡EL CIENTO PUNTO SESENTA Y SEIS POR CIENTO! de los comicios emitidos… ¡Ay Güey! In Fkn Pitágoras we Trust!… (nos sobraron sesenta y seis, que le pedimos prestados a los cien que ya llevábamos, de las CIENTO CINCUENTA MIL CASILLAS (Sic.), que formaban parte de las CIENTO CUARENTA Y OCHO MIL que debíamos haber tenido) y nos sobran dos mil, que guardamos para el 2018. Cálculo que El Beni –consejero aconsejador- intentó explicarle al reportero, siguiendo la Alta Escuela de la Universidad Cordovesa -para al dejar “claro” que: “eh, eh eh, eh, eh, eh, eh…”, todos eh, eh, eh esperamos, que eh, eh, todo quede eh, eh, eh, resuelto a la eh, eh, brevedad, eh, eh, ¿eh?     

Pa’ parecer intelec-cual y ser políticamente correcto, les diré que: “Hoy por Hoy” –mañana no- quiero dejar constancia de que Don Eduardo Ruiz-Healy (Nótese mi Institucionalidad) ha señalado que en el mejor de los casos, la “representatividad” de los votados, a duras penas anda rondando el 12 o 15 por ciento. Toda vez que, los mejor colados, fueron “elegidos” por un treinta o cuarenta y tantos por ciento del  40% del Padrón total. (Versión Remix, del que se birlaron del IFE) Id. Est. Si entendí bien las “instrucciones” del Jefe Máximo de este medio, intuyó que la Mayoría Representativa “Se Abstuvo” d’ir. “Abstemios y Abstemias del Mundo, ¡Uníos!” (¿No ‘tán de acuerdo con Ruiz-Healy..? ¡Háganle las cuentas! (Yo despacho en otra ventanilla)

Aún con la prerrogativa de que el voto es “Secreto” (Shhh) he de confesar: ¡Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa! que: luego de “reflexionar”, “hacer examen de conciencia y “propósito de enmienda –durante CINCO DÍAS Y SUS NOCHES- en Vigilia Electoral –mas no cárnica- yo me lancé como “Votante Independiente”.

Pero ¿Cómo participar en una elección organizada por una institución que se llamaba IFE y que de un día para otro apareció como INE; sin mediar la menor explicación expresada en términos claros, sencillos y convincentes, además del dineral que costó?; ¿Cómo hacerle caso a un “presidente consejero” que –no obstante con toda una “consejería” soplándole a sus espaldas- se expresa como se expresa eh, eh, eh, eh no mam…eh, eh, eh, y se la fuma y “nos las quiere vender como ¡las elecciones más complicadas de la Historia del país!” ¡Un alpargatero viniéndonos a taconear, a los que usamos huarache Florsheim con suela de Good Year-Oxo! ¿Cómo esperar que “cuenten como Dios manda” quienes ¡se pasan! aceptando que un “Total” equivale a un CIENTO SESENTA Y SEIS POR CIENTO del TOTAL..?

¿Cómo votar por “algún” partido luego de escuchar hasta la náusea toda una pléyade de “ideas inconexas” escupidas sin pudor por una serie de merolicos y sin el menor de los respetos a la audiencia; dilapidando dinero público “necesarísimo para Obra Social” y “reciclando” entre “los mismos” dineros públicos para pagar ¡multas derivadas de estupideces! y otorgar prebendas oscuras? ¿Cómo votar en “mi distrito” por una serie de personas, personos y persones ilustremente desconocidos pero evidentemente analfabetas; de los cuales, ¡NINGUNO NI NINGUNA! se tomó la molestia de darse un bañito de pueblo y darse una “pasada”, ya no “a por” mi casa, a por mi calle, a por mi colonia, pa’decir siquiera, ¡De aquí quiero cobrar!?    

Así que, NO “al final del día” –sino muy tempranito- y a sabiendas de que “La Patria es Primero” y que La Nación no podría seguir adelante sin mi “participación”, le dije al Sancho: ¡Votan Sancho…luego, apechuguemos! Con pulgar en ristre, salí ¡a cumplir! con el deber que “aquella” –mi conciencia- me demandaba, ¡en caso de que así no lo hiciere! 

Y así llegué a la casilla, me “identifiqué” –con credencial que dice: “IFE” pero que me fue emitida por el “INE”, en febrero de 2014, ¡casi veinte días después! de que el “nuevo” instituto se había constituido. Tomaron mi Credencial, “le pusieron su sellito” a la copia de mi identificación que aparecía en el cuadernito;  recogí “mis boletas”; me metí muy circunspecto en el cuartito; salí con mis boletas muy bien dobladitas y las deposité en su respectiva urnita. Sin quitarme la vista de encima, me pintaron mi pulgarcito y me devolvieron mi IFECREDI. ¡Qué rechulo se siente cumplir con el deber cumplido!

Obvio debo asentar que se me hubiera hecho gacho no “acudir” al llamado de La Patria y tampoco a “la pachanga” (Total, la habían organizado, no con su lana, sino con la mía) Hubiera sido gacho también, votar por “ilustres desconocidos y desconocidas” cuyas hazañas y mañas desconozco. Y más requete gacho, se me hubiera hecho tachonear o marcar todas las boletas, para ¡anular Mi Voto! Me educaron de chiquito que eso de rayar –documentos “propiedad de La Nación”- pintarrajear bardas; hacer grafiti en puertas de escusados; o depositar detritus o líquidos, fuera del retrete o del mingitorio, es ¡de pelados!

Así que, “al final del día” –‘ora sí- y no “hoy por hoy”, sino “el domingo por el domingo” ¡presenté! ¡MI TRES DE TRES! como “Votante Independiente” y en cada una de las tres urnas, deposité mis TRES DE TRES boletas ¡EN BLANCO!

Dejo constancia: Quienes se hayan atrevido a mancillar o hacer mal uso de mis boletas, y las hayan “mal-usado” se les pudrirá el tamal La Porra Celestial, junto con todas las barras de los avernos ¡los saludará! y les deparará que les vaya como a los que organizaron, jugaron y tuvieron que ver con el partido México-Brasil y como les ha de ir a los que se pasaron de lanza en la FIFA. ¡Por gachos! 

*Con genealógica dedicatoria, retache y refrendo para los y las y les quienes han expresado sandeces, tales como:

“Si no votas, ¡no tienes derecho a quejarte! (Tomándola con “teikirisi”, mis otorgantes de “derechos”)

“¿Con qué ‘calidad moral’ puede hablar quien no vota?” (Trankis sus Santísimas Santidades repartidoras de “la Moral”)

Interesados: pasar a recoger su “Recordatorio” y “Certificado de Calidad Moral” ISO-2015 al Departamento de Quejas

Con gusto les atenderemos.  

Autor:

Fecha: 
Viernes, 12 de Junio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Falta de representatividad

53% de los electores se abstuvieron de votar el domingo pasado. Digamos que cinco de cada 10 mexicanos decidieron, por algún motivo u otro, que ningún candidato, partido o coalición merecía recibir su voto. Lo anterior significa que quienes ganaron representan la voluntad, en promedio, de una mayoría de los cinco de cada 10 mexicanos que sí acudieron a las urnas para votar a favor de algún candidato. Es decir que los nueve nuevos gobernadores, cientos de diputados, presidentes municipales y delegados defeños y miles de regidores municipales representan la voluntad de una pequeña minoría de ciudadanos y harán muy bien en no olvidar esta realidad al momento de asumir y ejercer sus encargos.

Por ejemplo, en la delegación Cuauhtémoc del Distrito Federal ganó el candidato de Morena, Ricardo Monreal, con el 29.24% de los votos que emitieron 195,874 ciudadanos. En total obtuvo 57,269 votos a su favor. El problema es que en la Cuauhtémoc tenían derecho a votar 466,028 personas, lo que se traduce en una abstención del 57.97%. En pocas palabras, el ex priísta, ex perredista, ex petista y ex emeceísta será jefe delegacional por la voluntad expresa del 12.3% de los habitantes de la Cuauhtémoc, sólo 12 de cada 100. Y hará bien en recordar esto el zacatecano antes de tomar decisiones que puedan afectar a los 88 de cada 100 que no votaron por él, ya sea porque lo hicieron por otro candidato o porque se abstuvieron de votar. Si realmente busca ser el candidato de Morena a la Jefatura del Gobierno del DF en 2018 no puede encabezar un gobierno delegacional pensando que sólo se debe a los militantes de este partido.

Otro ejemplo puede verse en el caso del exitoso candidato independiente y virtual gobernador electo de Nuevo León, Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón, quien a pesar de que el domingo ganó con el 48.86% de los votos a su favor no llega al cargo por la decisión mayoritaria de lo neoleoneses. La abstención en ese estado fue del 41.0%. De 3,560,457 de electores registrados votaron 2,100,670 y el carismático ex priísta obtuvo 942,836 votos. Es decir, el 26.5% del total de los ciudadanos que aparecen en la lista nominal de votantes. Siendo electo por solo 27 de cada 100 de sus paisanos, El Bronco no puede darse el lujo de actuar como si en realidad fuera un gobernador de mayoría, a pesar de que obtuvo casi el 49% de los votos emitidos.

Los casos de dos políticos exitosos como lo son Monreal y Rodríguez se observan en casi todos los procesos electorales efectuados el domingo pasado. Hasta ahora no he detectado un solo caso de que alguien ganara un cargo por voluntad del 51% o más del total de los votantes registrados en el INE.

Lo que esta situación me indica es que los gobernantes estatales y municipales así como los legisladores federales y locales electos el 7 de junio poseen la legitimidad necesaria para ocupar sus cargos, pero carecen de la representatividad necesaria para desempeñarlos con la suficiente autoridad moral que tendrían si hubieran sido electos por una verdadera mayoría de los votantes. Y ahí reside uno de los principales problemas de la gobernabilidad de nuestro país.

Si se modificara la Constitución para hacer obligatoria una segunda vuelta electoral en aquellos casos en donde ningún candidato obtuviera por lo menos el 51% de los votos, por lo menos para los cargos del poder ejecutivo, se daría un gran paso adelante para mejorar la mala gobernabilidad del país.

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 10 de Junio 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Desilusión, aburrimiento

Las campañas electorales que concluirán el miércoles entrante han sido aburridas, poco imaginativas, llenas de promesas vacuas, abundantes en anuncios de radio y televisión vulgares, y con una buena dosis de conversaciones telefónicas ilegalmente interceptadas y difundidas que no han ofendido a la sociedad pese a las cochinadas que escuchamos decir, planear y hacer a los candidatos que parecen no saber que la privacidad en las pláticas telefónicas es cosa del pasado.

Durante semanas hemos sido bombardeados por cientos de miles de spots de radio y televisión que en nada han contribuido al debate político que debería existir durante una campaña electoral.

El resultado de tanta mediocridad es una desilusión colectiva que se expresará el domingo 7 de junio mediante una alta tasa de abstención. Como se ve la situación, un porcentaje minoritario de los votantes –el 40% si es que las cosas van bien- llegará a las urnas para votar o anular su voto.

El fracaso de los partidos políticos, de sus candidatos y de las autoridades electorales quedará demostrado ese día. Alta abstención y, probablemente, un también alto porcentaje de votos anulados por personas que ya se cansaron de votar por los que parecen ser los candidatos menos tontos, o menos corruptos, o menos impreparados, o menos rateros, o menos mentirosos, o menos demagogos ante la ausencia de candidatos que pudieran calificarse como mexicanos íntegros que estén por encima del resto de nosotros e inspiren verdadera confianza.

Es probable que en algunos distritos electorales federal o locales, en algunos municipio o delegaciones defeñas o en algún estado de la República haya candidatos cuyos valores estén por encima de la norma, hombres y mujeres que en caso de ganar un cargo de elección representen un cambio para bien. Es probable…

A partir de hoy solo tendremos que aguantar la propaganda barata, las mentiras y la demagogia de la mayoría de los candidatos durante una solo semana más. Al terminar el miércoles entrante terminará todo y el siguiente domingo los votantes decidiremos.

Por lo pronto, ya decidí no votar por los candidatos que no se hayan molestado en hacer públicas sus declaraciones patrimoniales, fiscales y de intereses en candidatotranparente.mx y tampoco por los que no hayan subido sus currículos en la sección correspondiente de www.ine.mx.

Solo siete días más. Ánimo y paciencia…

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 27 de Mayo 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Pecado de Abstención (Esta colaboración, NO causa honorarios)

“Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio” J.M. Serrat

Hasta ahora no lo he cometido, mas que con el pensamiento. Pero me acuso de que lo cometeré. Aún más, ¡me gozaré en ello! hasta la perversión. Y así actuaré durante las próximas “tres” elecciones, “tres”, como Dios y Paquita mandan: La primera ¡por coraje!; la segunda, ¡por capricho! Y la tercera, ¡por placer! Y viviré en pecado hasta que no surja algún individuo “o individua”, que medianamente merezca –ya no digamos, mi repudio- sino tan siquiera mi atención.

Con “estriiiicto apeeego a dereeecho” (San Tiaguito Dixit) y a los usos, costumbres y desmanes que se dan al interior del Congreso de la Unión, de todos y cada uno de los partidos políticos y del propio INE, -antes IFE y después quién sabe-  adentro todos pueden votar campechano, es decir: “a favor”, “en contra” o “abstenerse”; sin que a ningún “abstemio” o “abstemia” –si es que aún existen- les hagan el fuchi.   

¡Ah! pero si algún ciudadano tiene la osadía de “abstenerse” de votar, en pensamiento, palabra, obra u omisión, se le acusa de falta de civismo, anti patriota, y hasta de pécora o pécoro (para no faltar a la sacrosanta equidad de género). Amenazándolo de que se le va a aparecer el chupa niños de Coyoacán o que le va brotar un chancro púbico.                               

Oremus: Mientras el INE  -la entidad “quesque” garante del voto ciudadano- goza de dudosa reputación, gracias a que cuando se llamaba IFE, alguien o “alguienes” se guardaron entre las ingles, nada menos que EL PADRÓN CON LOS DATOS Y “TODA” LA INFORMACIÓN DE MILLONES DE CIUDADANOS, para luego ponerlo a la venta en Tepito, a la voz de “Llévelo, tómelo, entérese… diez pesitos le vale, diez pesitos le cuesta…”

Y cuando un día, de la noche a la mañana, nomás porque sí, con absoluta y total ¡carencia de progenie y por razones ignotas! (Traduzco: Con poca madre y sin mediar explicación alguna), el IFE muere para resucitar como INE. ¿Por qué el cambio de apelativo..?; ¿Lo agarraron como a La Martina..?, (“No es lo que tú estás pensando…”) ¿Cuánto costó el chistecito..? Nomás en siglas, papelería, membretes. Más la “liquidación forzosa” de tuti il personare, ya que al “morir” el patrón, ni modo de seguir cobrándole al difunto. Y la jocosa recontratación y neo contratación de hartos new comers, Id. Est. “trepadores”; con sueldos vergonzosos y vergonzantes por lo abultado -que a mí me daría “asco”, al mismo tiempo que “envidia” y me encantaría ganar y me aguantaría las náuseas y hasta el ¡qué dirán! (¿Ya vítes a ese güey..? dirían mis cuates), ¿Dónde habrá estado el bisne…? ¿Algún día se sabrá..? ¿Te acordás che, del RENAVE “gate” cuya escoria remanllada salió a relucir precisamente por el ¡comercio de la base de datos! y el boludo de Cavallo resultó ser todo un pájaro de cuenta…? Fuera de ese –que ya las debía, desde la dictadura argentina-  y del “suicidio” ¡con un cutter! (“Vooooy”, Tusita’s Dixit) de uno de los directivos, más nada se supo de aquella entidad surgida de “la cultura del esfuerzo” y el “bienestar para la familia” del preciso y las personas y perosonos ilustres de aquel México de mis recuerdos y “las netas”. (Perdón por el desvarío, pero “lo que pasa” es que en México casi todos los caminos llevan, no precisamente a Roma, sino a Michoacán, Guerrero, Tamaulipas y 28 anexas. ¿R. U. Following me, inoutiles..?  

'tons, de veras, y de a de veras, ¿alguien puede pasar a creerle al INE..? que pretende botarse –si no es que ya se la botó- la módica de 18 mil 572 millones 422 mil 236 morlacos, y de paso, poniendo a la ciudadanía a chambear ¡de a gratis, en domingo, y cruda! Mientras que en democracias “imperfectas”, como todas, pero más parejas que la nuestra, como es el caso de Estados Unidos, con dos partidos tienen, -nosotros con diez, no hacemos “uno”-  organizan sus propias elecciones con recursos locales y sin necesidad de “instituciones garantes del voto”. Eso sí, cualquiera que se pase de lanza, basta con denunciarlo ante cualquier policía de esquina y ¡va pa’dentro! (Obvio que si es negro o hispano, generalmente es atendido con un poquito más de rigor. Y nada de ponérsele al brinco al policeman, porque ese sí está entrenado ¡para matar!, sin necesidad de desaparecer a nadie. A todas luces una práctica ¡salvaje!, pero bastante efectiva para que los ciudadanos conozcan los riesgos y la piensen dos veces, antes de intentar chamaquear a quien porta placa y uniforme)

Creerán que ya me piqué, pero es que estoy realmente “encara-bonado”. ¿Alguien puede pasar a creerle a los partidos ¡Todos!, a partir del griterío de sus “campañas”, donde no hay quien sea capaz de hilar una sola idea coherente? Donde los otros y los unos se la pasan en el chacoteo de refrasear sus propias babosadas, exacerbando a las audiencias por todos los medios. Y sobre todo, montándose sobre los tiempos de transmisión impunemente; mofándose de los señalamientos del INEpto árbitro y en todo caso, pagando millonarias multas con el mismo “dinero público” recibido con toda anticipación para jinetearlo a placer. Cuando el propio INE, con la “sensibilidad” de un erizo, y el mayor desaseo, en sus arengas al voto se atreve “democráticamente” a expresar que “Hay que votar…” (Sic.), en “imperativo” del verbo “a ovo”. ¿Hay que..? ¿Os cae? Cuando el voto es un “derecho”; y como tal, puede ejercerse o dejarse pasar. Con razón han comenzado a salir algunos ins-pirados, hablando de establecer el “Voto Obligatorio” ¡Bolas! De ahí al totalitarismo, sólo nos separarían unos diez centímetros.  Cuando el “árbitro” electoral, “democrática y libremente” tiene que “arreglarse” con los zares del futbol para que no le chicoleen al Respetable y el día de la elección, la Selección en lugar de que juegue con “la verde”, salte a la cancha con “la negra”. (Adolf Manué y Epiggoebbels Ibarra han de estar ¡hasta las manitas!, de alegría, por el apoyo “subliminal” que recibirá ese día “la negra morena”) 

Si aspiran algún día a abatir el abstencionismo, primero tendrán que refundarse los partidos políticos y en todo caso, surgir auténticas entidades partidistas con las que se identifique la ciudadanía. Tendrán que surgir auténticos líderes, no  sólo con carisma, sino con probada experiencia, prístina trayectoria y probidad. Si se quiere, de esos y esas, llamados “apóstoles”. Entonces sí, los ciudadanos y ciudadanas, solitos bajarían –bajaríamos, pues-  a las urnas, sin necesitar de ser bombardeados con campañas fatuas. Tendría que desaparecer el desprestigio del árbitro; de hecho, desaparecer el árbitro mismo. Para lo cual, tendrían que existir Tribunales Probos, blindados contra la corrupción, el bandidaje y la impunidad. Y no me refiero a “tribunales electorales”, sino a Tribunales para la impartición de Justicia. Amén de una auténtica “autonomía” de entidades que la “procuren”. 

Si queremos llegar a algún lado, me temo que tendremos que empezar a levantar todo nuestro tiradero y ¡volver a empezar! Hasta ahorita, lo que se hizo para tratar de “darnos” buen gobierno y democracia, fundamentalmente ha servido para empoderar a unos cuantos y forrar de billetes e impunidad a otros tantos. Como quien dice, hemos hecho un batidillo y no nos queda otra más que comenzar a limpiar nuestras porquerías. Apurémonos pues, porque ya mero llegan “las visitas” y no estaría bien que nos encontraran en estas fachas. O peor aún, que nos llegue el día del Juicio Final y nos agarren “pecando”.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 15 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Serán competitivos los partidos políticos y sus candidatos?

¿Las elecciones del 2015 serán competitivas? ¿Serán competitivos los partidos políticos y sus candidatos? En estos días, por lo menos cuatro de los diez partidos políticos con registro nacional el PAN; PRD y MORENA, PRI y el PVEM, se encuentran organizando sus precandidaturas internas.  

Se nos dice en diversos medios que el PAN concretó su lista de 15 personas para diputados plurinominales. En el PRD, los  14 jefes delegacionales del DF, que son militantes del referido partido, solicitarán licencia a su cargo para buscar un nuevo puesto de elección popular. El Partido de MORENA, presentó su lista de candidatos a la jefaturas de las delegaciones del DF. Y, el PRI emitió su convocatoria para elegir en coalición con el PVEM a 250 aspirantes a candidatos a diputados federales. Así las cosas para estos partidos políticos.

No obstante, por lograr una candidatura toda la clase política partidista busca estar incluida en las preferencias de la oligarquía partidista, compromisos políticos –amarres con los grupos y líderes políticos- por una candidatura.  

Ahora bien, cabe preguntar: ¿los candidatos serán competitivos en las elecciones del 7 de junio? 

Según se estima que la problemática es la credibilidad de los electores por el compromiso que ofertan durante las campañas los partidos y sus candidatos, por resolver los problemas de la población, tales como: la educación, el empleo, la salud, en fin, diversas necesidades básicas para una mejor calidad de vida. 

El discurso de los candidatos es el mismo de siempre, es decir, “ahora que sea, diputado, delegado…, les prometo resolver los problemas”.  Y, al no cumplir con los compromisos de campaña, entonces los electores dejan de creer en ellos, partidos y candidatos.  

La consecuencia es la abstención. En las elecciones del 2009 para elegir a los 500 diputados federales, los habitantes inscritos en el listado nominal fue de 77,815.606, y la participación ciudadana fue de un 44.60%, es decir, votaron 34,708.444. En las elecciones federales (Presidente, senadores, diputados) del 2012, los habitantes inscritos en el listado nominal fue de 79,454,802, y la participación ciudadana fue de 63.14%, es decir, votaron 59,323,153. 

Estimado lector, esperemos que la participación ciudadana para las próximas elecciones de diputados federales sea de 81,207,010, es decir, del total del listado nominal actual.

Así que, querido lector, la participación ciudadana es fundamental para elegir a las personas más competitivas y comprometidas con la población.

Al tiempo, tiempo…

Fecha: 
Martes, 13 de Enero 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1