Se encuentra usted aquí

Moda tóxica

Lunes, 12 de Septiembre 2016 - 17:00

Autor

foto-celene_diaz.jpg
Celene Díaz Espíndola

Compartir

clothing-industry-pollution.jpg

Vestir es una simple necesidad para unos y toda una obsesión para otros. Definitivamente la ropa y la inherente moda han acompañado al hombre desde tiempos remotos.

Los hombres y las mujeres de cro-magnon (homínidos) que vivieron durante el periodo Paleolítico, o sea, hace unos 4 millones de años, cubrían el cuerpo con pieles, que sujetaban con tiras de cuero crudo; se adornaban con collares hechos con las uñas y los dientes de los animales que cazaban para su sustento, así como también de caracolillos, que enhebraban en finas tiras de cuero. Entre los primeros ropajes figuran el taparrabos y la túnica.

Ante fenómenos climáticos extremos como las glaciaciones, el hombre tuvo que refugiarse en las cavernas naturales para poder soportar los crueles fríos que sobrevinieron. Comenzó a utilizar nuevos elementos para la confección de las ropas de abrigo que se vio forzado a vestir. Con astillas pulidas de hueso creó la aguja y cosió sus prendas, con las que llegó a cubrir enteramente su cuerpo. Estas manifestaciones de arte marcan los albores de una cultura que revela cómo las circunstancias crean en el hombre la renovación de sus ideas para una vida mejor.

Hoy en día la variedad de atuendos que consume la gente es tan enorme que se ha convertido en una industria monstruosa que crea millones de empleos y genera ganancias estratosféricas convirtiéndola en una de las más importantes del mundo.

En México, la industria del vestido está integrada por 20,000 empresas –que dan más de un millón de empleos–, representa 10% del Producto Interno Bruto Manufacturero y el 90% de las compañías son pequeñas y medianas, según datos de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE).

No obstante, esta industria como muchas otras, tiene un lado muy oscuro que la mayoría de los consumidores desconoce. La industria textil es químicamente intensiva, utilizando una cantidad de diferentes productos químicos para todo, desde la tintura de los tejidos, hasta las impresiones y los acabados. Las aguas residuales de estos procesos, a menudo, son tóxicas y pueden contaminar vías fluviales importantes. Estas peligrosas descargas, pueden afectar negativamente la salud humana, la fauna y el medio ambiente. En julio de 2011, la organización ambientalista Greenpeace publicó un informe titulado Dirty Laundry (ropa sucia), en el que denunciaba la contaminación de las aguas con productos tóxicos por parte de dos grandes fábricas textiles en China. Estas instalaciones, afirmaba Greenpeace, fabrican productos para varias de las marcas internacionales más populares en todo el mundo. Algo que han denunciado varios países además de la propia organización ambientalista a través de su campaña Detox.

Sin embargo, los ingredientes tóxicos en la fabricación de ropa y calzado no son un problema exclusivo de un país concreto, ni son solo un azote medioambiental. El primer informe tenía su continuación un mes después en Dirty Laundry 2: Hung Out to Dry (Ropa Sucia 2: secar colgada). En esta segunda entrega, Greenpeace analizaba varias decenas de artículos de ropa y calzado de marcas muy conocidas en busca de la presencia de nonilfenoles etoxilados (NFE), también llamados nonoxinoles. Estos compuestos se degradan para formar nonilfenoles (NF), tóxicos para los seres vivos incluso en dosis bajas por su interferencia con el equilibrio endocrino.

Según Kevin Stairs, director de Políticas de Productos Químicos de Greenpeace para la Unión Europea, los estudios científicos sobre los efectos del NF demuestran "reducción de la fertilidad y anomalías en el desarrollo". La investigación de Greenpeace reveló que los productos que contenían NFE, la mayoría de los examinados, se fabricaban en 12 de los 13 países de origen de los artículos (exceptuando Túnez) y se vendían en 17 de los 18 estados considerados en el estudio.

Por su parte, Stairs coincide en que el contacto de la prenda con la piel es una de las vías de exposición, y por tanto uno de los factores de riesgo. Pero no el único; el portavoz de Greenpeace aclara que la ropa tóxica no solo perjudica a quien la lleva, sino a toda la población: "La principal preocupación es la contaminación ambiental, pero no solo en el lugar de fabricación". Después de sus dos primeros informes sobre textiles y polución, la organización publicó un tercero en marzo de 2012. Dirty Laundry: Reloaded mostraba que una parte significativa del NFE de las prendas se arrastra con el lavado, liberándose a los ríos, lagos y mares. "Las plantas de tratamiento de aguas residuales no eliminan eficazmente el NF", añade Stairs.

En consecuencia, productos como el NFE y el NF contaminan las aguas y entran en la cadena alimentaria, lo que acrecienta nuestro riesgo. "Nuestra exposición total al NF procede de una combinación de varias vías, incluyendo la comida, el agua y su presencia en productos de consumo", resume Stairs

Se están logrando cambios paulatinos en la manufactura de los “trapos” que nos ponemos encima gracias a organizaciones como Greenpeace, sin embargo debemos cada uno de nosotros como consumidores y finalmente quienes hacemos a las compañías del vestido monstruos poderosos hacer algo para que no sigan incurriendo en prácticas que hagan nuestra indumentaria y medio ambiente tóxicos, ¿cómo? Consumiendo únicamente marcas que están trabajando para disminuir o desaparecer los químicos dañinos. Charlotte Russe, Wet Seal, Forever21 y otras marcas populares aún venden carteras, cinturones y zapatos contaminados con plomo que exceden lo legalmente permitido, aún años después de llegar a un acuerdo para limitar el uso de metales pesados en sus productos.

Tú puedes sumarte al manifiesto de moda Detox de Greenpeace para ejercer presión a todas esas marcas que siguen amasando fortuna a costa de nuestro desconocimiento que involucra nuestra salud y la de nuestro planeta.

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Ciberacciones/Detox-Fashion-Manifesto/

Además te comparto el link donde te enterarás de qué compañías de ropa están caminando sobre la pasarela por un futuro libre de tóxicos.

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Campanas/Toxicos/Contaminacion-de-nuestros-rios/Detox/

_________________________________________________________________

Fuentes

http://historiayevoluciondelvestido.blogspot.mx/

https://www.entrepreneur.com/article/265613

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Footer/Descargas/reports/Toxicos/Hilos-toxicos-los-grandes-parches-de-la-moda/

http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/report/2012/hilos_toxicos.pdf

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Footer/Descargas/reports/Toxicos/Hilos-Toxicos-Al-desnudo/

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Campanas/Toxicos/Contaminacion-de-nuestros-rios/Detox/detox-fashion/

http://www.huffingtonpost.es/2015/11/07/ropa-toxica-_n_8487100.html

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Campanas/Toxicos/Contaminacion-de-nuestros-rios/Detox/Las-once-sustancias-quimicas-a-eliminar/

vol.07_final_1.jpg
Número 7 - Junio 2017
Descargar