Se encuentra usted aquí

Lo que encontrará Peña Nieto

Fecha: 
Martes, 03 de Enero 2017 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

Mañana regresará de sus vacaciones de fin de año el presidente Enrique Peña Nieto y deberá enfrentar el enorme enojo popular que han generado los aumentos de los precios de las gasolinas y el diésel, el incremento de las tarifas de electricidad, y la casi segura elevación de los precios del gas LP después de que el 1 de enero fueron liberados después de que durante medio siglo fueron fijados por el gobierno.

Desde el domingo pasado, como se había anunciado días antes, subieron los precios de la gasolina y el diésel: 14.2% el litro de la Magna; 20.1% el de la Premium; 16.5% para el diésel, con respecto al precio máximo observado en diciembre de 2016.

También el domingo se elevaron la mayoría de las tarifas eléctricas: entre 3.2% y 4.5% las industriales y comerciales; 2.4% la de uso doméstico de alto consumo.

Y ese mismo día, las más de 350 empresas distribuidoras de gas LP que hay en el país empezaron a aumentar sus precios de acuerdo a un esquema regional similar al que ahora rige para las gasolinas y el diésel.

El enojo de las mayorías se justifica plenamente porque tanto Peña Nieto como los principales funcionarios de su administración nos dijeron una y otra vez que entre los muchos beneficios de la Reforma Energética estaba el de la reducción de precios y tarifas.

Además del enojo que genera la promesa incumplida o la mentira descarada, también ofende que los funcionarios peñistas digan que los aumentos no afectarán el bolsillo de la mayoría de las personas cuando el mismo Banco de México informó el jueves pasado que la mayoría de los miembros de su junta de gobierno “anticipa que para los próximos meses la inflación presente un incremento transitorio, derivado fundamentalmente de choques en precios relativos, para luego retomar la convergencia a su meta”, que es lo mismo que decir que los aumentos en los precios y tarifas arriba mencionados causarán un incremento generalizado en los precios de los productos y servicios que consumimos.

Consciente de que la liberación de los precios y tarifas altamente subsidiados no iba a traducirse en su reducción, hace unos tres años le dije a quien entonces era un alto funcionario de Pemex que eran francamente mentirosos los mensajes que en radio y TV nos decían que la Reforma Energética ocasionaría una baja en los precios. La frase que recuerdo en uno de los anuncios afirmaba que con la reforma “vamos a tener más energía a menor costo”. Su respuesta fue: “En Pemex no hicimos esos anuncios, los hicieron en Presidencia”.

Pues ahora, Peña Nieto y todos los funcionarios de su gobierno que hicieron la falsa promesa deberán pagar las consecuencias y enfrentar a millones de mexicanos encolerizados y decepcionados. En las cuatro elecciones estatales del primer domingo de junio pagarán parte de lo que deben. La otra parte la deberán pagar el primer domingo de junio de 2018 cuando los mexicanos votemos por un nuevo presidente, renovemos el congreso federal y votemos en elecciones locales en cinco estados.

Es indudable que Reforma Energética es trascendente para el país y que al mediano y largo plazo va a beneficiar al país. La historia la registrará como uno de los más importantes legados de Enrique Peña Nieto.

Lástima que para convencernos de sus bondades hayan recurrido a la mentira.

La Revista

revista_ruiz-healy_times_4.jpg
Número 4 - Marzo 2017
Descargar

Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad
de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista del ruizhealytimes.com o del Editor.
Iniciar sesión