Se encuentra usted aquí

Faltan 18 días

Lunes, 02 de Enero 2017 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

trump-presidente.jpg

Ahora sí, la pesadilla que para México y el mundo representa Donald Trump está a punto de convertirse en realidad.

En tan solo 18 días asumirá la presidencia de Estados Unidos un individuo que ganó la elección de noviembre pasado pese a ser un xenófobo, racista y hostigador sexual; un hombre que se burló de las personas con impedimentos físicos y de héroes militares que según él no lo son porque permitieron ser capturados por el enemigo; un tipo que sin la menor pena pedía que golpearan a quienes se atrevían a interrumpir sus actos de campaña; un mentiroso populista que prometió hasta lo imposible a un público harto de las mentiras y promesas incumplidas de los políticos profesionales, sean republicanos o demócratas.

Durante su campaña emitió un contrato con el votante estadounidense que contiene su plan de 100 días para hacer nuevamente grande a su país. Este plan incluye medidas y acciones que realizará a partir del 20 de enero y algunas de ellas afectarán negativamente a nuestro país.

Estas son algunos de las acciones:

“Anunciaré mi intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o retirar a Estados Unidos del TLCAN de acuerdo a su Artículo 2205”. El artículo mencionado por Trump dice que “Una Parte podrá denunciar este Tratado seis meses después de notificar por escrito a las otras Partes su intención de hacerlo. Cuando una Parte lo haya denunciado, el Tratado permanecerá en vigor para las otras Partes”. Es decir, si la intención del siguiente presidente estadounidense es retirar a su país del TLCAN, lo anunciará en enero y seis meses después podrá retirarse sin mayor trámite, quedando en vigor un tratado entre México y Canadá únicamente.

“Le daré instrucciones al Secretario de Comercio y al Representante Comercial de Estados Unidos que identifiquen todos los abusos de comercio internacional que injustamente impactan a los trabajadores estadounidenses y les ordenaré que utilicen cualquier instrumento disponible bajo el derecho estadounidense e internacional para acabar inmediatamente con esos abusos”. Según esto, los funcionarios mencionados por Trump podrían decidir cuales acciones de México impactan a los trabajadores de Estados Unidos e intentar acabar con ellas a pesar de que afecten a los trabajadores mexicanos.

“Cancelaré todas las acciones ejecutivas, memoranda y órdenes inconstitucionales emitidas por el presidente Obama”. Entre estas acciones ejecutivas está la orden de Obama de no deportar a millones de mexicanos que desde jóvenes fueron llevados a Estados Unidos por sus padres, los famosos dreamers. Trump la dejará sin efecto y estos jóvenes podrían ser deportados a un país que, a fin de cuentas, ya no es el suyo.

“Empezaré a remover del país a los más de dos millones de inmigrantes ilegales criminales y cancelaré las visas a aquellos países que rehúsen recibirlos”. ¿Qué hará México con cientos de miles de criminales que nos enviará Trump? ¿Los encarcelará en prisiones que están hasta el tope? ¿Los dejará libres? ¿Irán a engrosar las filas de la delincuencia?

En su contrato, Trump se compromete a enviar iniciativas de leyes al Congreso para que sean aprobadas durante los primeros días de su mandato, entre ellas, la que impondrá tarifas a aquellas empresas que envíen sus plantas manufactureras a ortos países (como México) y la que buscará terminar con las inmigración ilegal mediante diversas medidas, entre ellas “la construcción de un muro en la frontera sur de Estados Unidos bajo el pleno entendimiento de que el país México reembolsará a Estados Unidos el costo de dicho muro”.

El aún presidente electo ha dicho una y otra vez que cumplirá lo que prometió en su campaña. El contrato aquí referido forma parte de sus promesas.

No se engañe nadie. Trump va en serio y solo faltan 18 días para que empiece la pesadilla de los mexicanos.

vol.08_digital_pagina_01.jpg
Número 8 - Julio 2017
Descargar