Se encuentra usted aquí

El trastorno bipolar, sub diagnosticado en México

Jueves, 29 de Diciembre 2016 - 12:00

Autor

cua_eduardorh.jpg
Eduardo Ruíz-Healy

Compartir

carrie-fisher.jpg

Murió a los 60 años de edad la actriz Carrie Fisher, famosa por haber interpretado a la princesa Leia en la trilogía original de las películas Star Wars (Las Guerras de las Galaxias).

Dejar de existir a los 60 años de edad es demasiado temprano cuando se vive en un país desarrollado como Estados Unidos, en donde la expectativa de vida de una mujer al nacer es actualmente de 84.7 años. En 1956, año en que nació Fisher, la expectativa de vida de una mujer al nacer era de 72.9. Véase como se vea, la actriz podría haber vivido muchos años más de no haber padecido un desorden cerebral conocido como trastorno bipolar y ser adicta a las drogas, el alcohol y los antidepresivos.

En la versión española del sitio medlineplus.gov, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el trastorno bipolar se define como “una afección mental en la cual una persona tiene cambios marcados o extremos en el estado de ánimo. Los períodos de sentirse triste o deprimido pueden alternar con períodos de sentirse muy feliz y activo o malhumorado e irritable. El trastorno bipolar afecta por igual a hombres y mujeres. Con frecuencia comienza entre los 15 y 25 años. La causa exacta se desconoce, pero se presenta con mayor frecuencia en parientes de personas que padecen dicho trastorno. En la mayoría de las personas con trastorno bipolar, no hay una causa clara para los períodos (episodios) de extrema felicidad y mucha actividad o energía (manías) o de depresión y baja actividad o energía (depresión)”.

Como sucede con otras afecciones mentales, se desconoce el origen del trastorno, pero parece ser que es orgánico y consecuencia de un mal aprovechamiento de los neurotransmisores cerebrales.

También se ha demostrado que existe una correlación entre el trastorno bipolar y las adicciones, aunque no se entiende por qué sucede esto. Un estudio realizado en Estados Unidos concluyó que aproximadamente el 60% de quienes padecen el trastorno son o han sido consumidores de alcohol o drogas.

Las drogas y el alcohol empeoran los síntomas del trastorno bipolar. Lo peor es que personas sin ningún antecedente de padecimientos mentales pueden desarrollar el trastorno como resultado de consumir drogas.

De acuerdo a la Asociación Psiquiátrica Mexicana, en nuestro país cerca de tres millones de personas padecen trastorno bipolar. Lo peor es que el 70% de los que lo padecen no son diagnosticados correctamente cuando son vistos por un médico general que lógicamente carece de los conocimientos necesarios para descubrir el trastorno.

El consumo de drogas y alcohol va en aumento en México y es probable que muchos de los alcohólicos y drogadictos padezcan el trastorno bipolar y otros trastornos, como es el trastorno límite de la personalidad, que también predisponen a las personas a consumir más alcohol y drogas.

¿Cuántos hombres y mujeres hay en México que por no estar diagnosticados están condenados a vivir en un verdadero infierno?  Si de por sí el tratar exitosamente a quienes padecen estos trastornos es difícil, tardado y costoso, ¿cuáles son las perspectivas de vida para millones de mexicanos que los sufren?

¿Están haciendo algo nuestras autoridades para enfrentar y resolver de alguna manera el problema?

Lo dudo.

vol.08_digital_pagina_01.jpg
Número 8 - Julio 2017
Descargar