Se encuentra usted aquí

Recordando al último Emperador

Miércoles, 28 de Marzo 2018 - 15:00

Autor

sergio-avila.jpg
Sergio Ávila

Compartir

cuauhtemoc.jpg

Cuauhtémoc nació en Tenochtitlán, aproximadamente en el año de 1502, asesinado por Hernán Cortés un día como hoy, 28 de febrero de 1525, habiendo transcurrido ya 493 años. Fue el último emperador de los mexicas, su padre fue el emperador Ahuizotl y su madre  la princesa Tlalaicápatl. Se casó con una hija del emperador Moctezuma II, bella joven de nombre Tecuichpo. 

El nombre Cuauhtémoc viene del náhuatl cuauhtli = Águila, y de témoc = que descendió o desciende (sobre su presa). Respecto al nombre de este emperador debo decir que, me tocó estrenar la primera remesa que editó la “Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos” en el año 1960; era un ejemplar de tercer año de primaria.

En su contenido decía que tal nombre significaba Águila que cae, seguido de la imagen de un águila al parecer sin vida, que iba cayendo cabeza abajo.

Es posible que el ilustrador realizara ese dibujo simplemente guiado por la anterior etimología, lo cual resulta totalmente opuesta a un águila que vaya descendiendo en pos de su presa. De ello han pasado ya varias décadas y, el reciente 24 de febrero por fin he vuelto a ver a un Águila que cae.

Eso sucedió en el Campo Marte, donde nuestro lábaro patrio fue izado al revés y, cuando se ordenó que se arriara fue cuando vi esa águila cayendo. Protocolariamente, al ser izada una bandera al revés significa una forma de protesta. ¿Sería contra el nefasto presidente norteamericano Donald Trump? ¿O subliminalmente ese hecho indicó que el país se encuentra patas arriba?

Bien, pero no era mi intención hablar sobre estas cosas, sino acerca de la forma de expresión del jefe de los mexicas. Hay un triste y a la vez alentador poema adjudicado a él, que ante la inminente caída de Tenochtitlán, a manera de último mensaje dirigió a sus súbditos el 12 de agosto de 1521; a tres y medio años de ser asesinado.

¡Y de la siguiente manera se expresaba nuestro Emperador-Poeta! 

 

Nuestro sol se ocultó,

nuestro sol desapareció su rostro,

y  en completa obscuridad nos ha dejado,

pero sabemos que otra vez volverá.

 

Que otra vez saldrá.

Y nuevamente nos alumbrará,

pero mientras allá esté

y en la mansión del silencio permanezca,

muy prontamente reunámonos y estrechémonos

 en el centro de nuestro ser ocultemos

todo lo que nuestro corazón ama

y que sabemos que es gran tesoro.

 

Destruyamos nuestros recintos al principio creador,

nuestras escuelas, nuestros campos de pelota,

nuestros recintos para la juventud,

nuestras casas para el canto y el juego.

Que nuestros caminos queden abandonados

y que nuestros hogares nos resguarden

hasta cuando salga nuestro nuevo sol.

 

Los papacitos y las mamacitas

que nunca olviden guiar a sus jóvenes

y hacer saber a sus hijos mientras vivan

cuán buena ha sido

hasta ahora nuestra amada madre tierra Anáhuac

al amparo y protección de nuestro destino

y por nuestro gran respeto y buen comportamiento,

confirmados por nuestros antepasados

y que nuestros papacitos muy animosamente

sembraron en nuestro ser.

 

Ahora nosotros les encargaremos a nuestros hijos

que no olviden informar a sus hijos

cuán buena será, cómo se levantará

 alcanzará fuerza

 cuán bien realizará su gran destino

esta nuestra amada madre tierra Anáhuac.

revista_octubre.png
Número 22 - Octubre 2018
Descargar