Se encuentra usted aquí

Navegar como tontos

Viernes, 11 de Agosto 2017 - 15:00

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

ship-of-fools_bosch.jpg

Desde el libro IV en La República de Platón, surge esa nave de tontos en la que el mundo ha viajado, solo unos cuantos la han abandonado y otros pocos desistieron de formar parte de la tripulación. Los más, siguen viajando en una embarcación que no lleva a ningún lado y siguen, desde tiempos remotos, discutiendo con el capitán que ya para este tiempo, es uno casi ciego y además sordo.

La nave de los tontos (Ship of fools) es una alegoría que surge del diálogo que sostiene Adímato con Sócrates mientras planeaban la organización del gobierno, comparando a este, con una embarcación, “una nave en la que, en lugar de gobernar el capitán, lo hacen los marineros aun sin tener conocimiento del arte de la navegación. Estos marineros defienden, además, que ese arte no es enseñable y se pasan la vida buscando la manera de persuadir al piloto para dirigir el barco donde les plazca. No se dan cuenta, que para navegar hay que conocer bien los astros y los vientos. En una nave tal, qué podrán decir del verdadero capitán, sino que es solo un observador de las cosas que están en lo alto, un charlatán e inútil. Esos marineros corruptos no son otros que los políticos”

Esa nave sigue vigente y toma importancia cada vez con más fuerza. Aquel libro IV de La República de Platón, ha sido reescrito y retomada la comparación infinidad de veces, en cada una, cambiando un tanto con tiempo que se vive en cada época. En 1494, Sebastian Brant escribe la sátira, Ship of fools, a partir de los diálogos del libro IV. Es en 1962 que Katherine Anne Porter escribe Ship of fools como novela y cuenta que es una anécdota real que le sucede en un viaje en barco que ella realizó del Puerto de Veracruz con destino a Alemania. Los personajes, los mismos de la sátira de Brant y muy parecidos a los que expone Sócrates y Adímato.

En 1984, Cristina Peri Rossi, escribe una novela en español titulada igual, que es en realidad, una traducción de la sátira de Brant y la novela de Porter solo con cambios en el lenguaje y el destino de la embarcación, al final, el contenido es el mismo. En 1997, Dave Stone, escribe su novela Ship of fools, que es lo mismo.

El cuento, Ship of fools de Theodore Kaczynski (Unabomber), se publica en Librería Anarquista en 1999 ya estando él en prisión y del que existe un corto en animación. En este, los marineros son el pueblo y la tripulación a cargo, el gobierno, esta es una enérgica bofetada a la realidad. Este cuento, se escucha en voz del narrador en el documental de Discovery Channel: Manhunt, Unabomber que se estrenó el pasado 1 de agosto.

En 2001, la novela de Richard Russo, también en 2001 otra novela de Gregory Norminton y en 2002 el cuento de Charles Stross, todos con el mismo título y la misma temática, la misma comparación del gobierno, el pueblo y los absurdos tripulantes de una navegación fracasada.

Hay 18 canciones con el título Ship of fools lanzadas al mercado entre 1970 y 2009 y que han sido interpretadas, entre otros, por The Doors, Bob Seger y Scorpions. Hay una banda de música llamada Ship of fools. En arte, existen dos pinturas con ese título y que muestran a la tripulación en guerra. Una es de Hieronymus Bosch pintada entre 1490 y 1500; la otra es de Lucien Smith creada en 2016 ésta, basada en la nave original de Platón.

En 1965 se filma la película Ship of fools que está basada en la novela de Katherine Anne Porter y anunciada como original de la autora del libro. Y en televisión, la escena de la nave y su tripulación se recrea en el capítulo de la serie japonesa animada Kappa Mikey en 2006.

Nunca se ha hablado de plagios. Si quisieron presumirse como autores intelectuales de la obra o si quisieron apuntar el sentido correcto de la veleta, todos fallaron porque sus obras no se reconocen como se conoce el libro IV. Los autores de los libros y las canciones no se atreverían a denunciar a los otros porque la cadena sería una reacción que, de llegar a su origen, tendrían que compensar a Platón.

Sin saberlo, los mismos autores fabricaron su propio barco en el que ninguno pudo ser capitán, ninguno de ellos conocía los astros y los vientos y todos naufragaron. Se salvaron dos, Platón, que está muerto hace cientos de años y Kaczynski, que pasó por la quilla por socairero, el capitán se sintió amenazado y lo encerró en una cárcel de Colorado para ser “liberado” 20 años después por Discovery Channel.

O son los escritores quienes plagiaron o es el mundo que sigue copiando esa forma inútil de navegar y por eso es necesario reescribir tantas veces la misma historia.

Como quiera que sea, la multiplagiada obra Ship of fools es un referente de gran importancia para todos, aventarse un clavado al mar entre las olas embravecidas de la corrupción y el miedo es de valientes. La inteligencia y la sagacidad de los navegantes es lo único a lo que el gobierno teme.

ruiz-healy_times_num_11_pagina_01.jpg
Número 11 - octubre 2017
Descargar